Ashwagandha

La ashwagandha o withania suele llamarse "ginseng indio" por su poder estimulante y tonificante. Sin embargo, también combate el insomnio y el estrés. Su raíz puede aumentar el nivel de testosterona.

 

Ashwagandha o withania: el "ginseng indio"

Ashwagandha es el nombre que la tradición ayurvédica da la withania (Withania somnifera), también conocida por orovale.

La ashwagandha o withania pertenece a la familia de las solanáceas. Es una mata difusa, algo lignificada, con las hojas ovales, pilosas; las flores axilares, muy numerosas, de corola verdosa, y bayas esféricas, carnosas, de un tono rojo vivo. La ashwagandha tiene un sabor picante, que puede derivar en dulce, y despliega una energía fuerte y caliente. 

Se extiende por la India, Pakistán, Oriente Medio y el norte de África, pero alcanza también las costas andaluzas, levantina y balear, donde es poco común. Florece a finales de primavera y en verano.

En el ayurveda se considera una gran planta medicinal: se utiliza para equilibrar las constituciones (doshavata y kapha

La medicina ayurvédica la indica sobre todo como tónico y adaptógeno para la debilidad física y el agotamiento mental. De ahí que haya quien la conozca como el "ginseng indio"

Es, además, el componente principal de ciertos remedios ayurvédicos llamados rasayanas, indicados para fortalecer el organismo y frenar el envejecimiento.

Propiedades medicinales de la ashwagandha

Con fines medicinales se usan las bayas frescas y desecadas, las hojas y la raíz. Contiene alcaloides activos, lactonas (withanoloides), flavonoides y sales minerales. 

Se prescribe como tónico y reconstituyente, regulador del sistema nervioso y como remedio para combatir el insomnio y el estrés.

  • Como reconstituyente se recomienda a personas mayores que sufren episodios de despistes y desorientación, y para tratar de reducirles la inquietud y los miedos.
  • Por su capacidad adaptógena también se considera un buen aliado frente al estrés laboral o las preocupaciones familiares, para disminuir la irritación nerviosa y la intranquilidad y favorecer el descanso.
  • Puede contribuir asimismo a fortalecer la capacidad de atención y concentración, sobre todo en personas hiperactivas, y se ha usado para calmar la migraña nerviosa.
  • Además, por su alto contenido en hierro se ha integrado en preparaciones herbarias para la anemia, la debilidad y la astenia. En la India se recomienda como tónico para recuperarse tras un episodio de enfermedad y crisis nerviosa.

A tenor de algunos estudios clínicos en laboratorio, la ashwagandha o withania podría ser útil como regulador del sistema inmunitario, por cuanto puede estimular la actividad bactericida de los macrófagos; como hipolipemiante, al poder reducir la concentración de colesterol LDL y triglicéridos; y como anticancerígeno.

También se ha estudiado la capacidad del extracto de raíz de ashwagandha de elevar el nivel de testosterona; en la tradición ayurvédica se utilizaba como afrodisíaco y para remediar la disfunción sexual y la infertilidad masculinas. Sin embargo, estos supuestos deberían refrendarse con más estudios. 

Cómo se toma la ashwagandha

En los herbolarios españoles se puede encontrar desde hace pocos años, aunque es importada y a menudo difícil de obtener. Aunque algunos comercializan las hojas y la raíz, los comprimidos suelen ser más fáciles de encontrar. En cuanto a la dosis diaria, bastan 2 o 3 al día, en ayunas.

En la India se mascan las bayas frescas o desecadas, sobre todo en periodos de convalecencia y debilidad física.

Con las hojas secas se prepara una infusión –en general con plantas complementarias y que compensen su amargor–, y con la raíz, decocciones.

Precauciones de uso y contraindicaciones

Debe evitarse en el embarazo y la lactancia, o si se toman sedantes o barbitúricos.
 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

Artículos

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?