Eleuterococo o ginseng siberiano

Es un súper estimulante del sistema nervioso que combate el estrés y la fatiga, mejora la concentración y el rendimiento deportivo y sube las defensas y la tensión arterial.

¿Qué es el eleuterococo o ginseng siberiano?

El eleuterococo (Eleuterococus senticosus), está considerado uno de los tónicos estimulantes más potentes de cuantos existen.

El eleuterococo es un arbusto que alcanza hasta tres metros de alto. Es muy ramificado, con hojas compuestas de cinco foliolos. Crece sobre suelos húmedos en linderos de bosques y caminos, pero también en parques y jardines.

De él se aprovecha la raíz, que se arranca en otoño y se deja secar en espacios a la sombra con cierta ventilación para conservarla seca entera o troceada. Contiene muchos glucósidos como el eleuterósido, cumarinas, saponinas y una determinada proporción de azúcares.

Se sabe que en los programas espaciales soviéticos era costumbre administrar esta raíz a los astronautas que debían viajar al espacio para dotarles de mayor vigor y resistencia en sus arriesgadas operaciones, y como un recurso para contrarrestar los efectos de la ingravidez.

En general, esta raíz es muy apreciada por los habitantes de las frías y desoladas regiones del norte de China y Siberia como un remedio natural para luchar contra la fatiga.

Eleuterococo, un súper estimulante contra la fatiga

  • Su principal virtud es como estimulante del sistema nervioso central. Su efecto estimulante es incluso superior al del ginseng coreano.
  • Aporta toda su fuerza para luchar contra el estrés y la fatiga, e infunde energía a aquellas personas bloqueadas por la astenia o por procesos depresivos.
  • Aumentar el rendimiento intelectual, por lo que está especialmente indicado para estudiantes, opositores, y en general para mejorar la capacidad de concentración, agudizar el ingenio y potenciar la creatividad y la imaginación.
  • Resulta igualmente eficaz para combatir el agotamiento físico y la sensación de debilidad general tras largas jornadas de trabajo o periodos prolongados de convalecencia, y es de gran utilidad para deportistas de élite y aficionados.
  • Refuerza también nuestras defensas contra el ataque de virus y bacterias, y contribuye a acelerar la recuperación tras una larga enfermedad. 
  • Se ha empleado como apoyo contra la impotencia.
  • El eleuterococo se aconseja también para tratar la anemia, las bajadas de tensión y las alteraciones nerviosas asociadas al síndrome premenstrual y a la menopausia.

Cómo tomarlo

  • Para ganar concentración y reforzar la resistencia física:  una sencilla decocción, que prepararemos combinando una cucharada sopera de raíz de eleuterococo y anís estrellado por 1/4 de litro de agua. Se hierve la mezcla durante 10 minutos, a fuego lento. Se deja reposar, tapada, durante toda la noche, para que mantenga intacto el potencial de sus minerales y al día siguiente, se cuela y se bebe en ayunas, una vez al día.
  • Como remedio contra el estrés, en periodo de exámenes o de mucho trabajo: Se recomienda probar la tintura de eleuterococo, de la que podemos tomar media cucharadita de postre, disuelta en agua, tres veces al día.
  • Para el insomnio: Una opción es masticar la raíz o bien cocerla y disolverla en la sopa. También hay pastillas de ginseng siberiano de las que basta con tomar 2 gramos diarios en tres dosis.

Precauciones y contraindicaciones

Las personas con tendencia a la hipertensión o con trastornos cardiovasculares deben consultar con el médico o especialista antes de tomar eleuteroco.

Asesora: Trini Ferrán, herborista de «El Manantial de Salud»

Artículos

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?