Inositol

Regula la función hepática, estimula el crecimiento del cabello y contribuye a nutrir las células cerebrales.

El inositol o vitamina B8 se halla tanto en los tejidos animales como en los vegetales. En los primeros, forma parte de los fosfolípidos –sustancias estructurales que conforman las membranas celulares–, mientras que en las plantas está presente como ácido fítico, un ácido orgánico que se une al calcio y al hierro en un complejo insoluble.

Función del inositol en el organismo

Para cubrir sus necesidades de inositol, el organismo lo puede sintetizar a partir de la glucosa. Además, junto con la colina y la biotina, se halla en altas concentraciones en la lecitina, una sustancia imprescindible para que el hígado pueda procesar las grasas, lo que contribuye a evitar la hipercolesterolemia y la formación del llamado "hígado graso". 

El inositol estimula también la pigmentación y el crecimiento del pelo, previene el endurecimiento de las arterias, ayuda a la nutrición de las células cerebrales y es indispensable para la adecuada conducción de los impulsos nerviosos.

El consumo de bebidas con cafeína, fármacos, alcohol y alimentos procesados, así como ciertas enfermedades como la diabetes pueden ocasionar una deficiencia de inositol que se manifiesta en síntomas muy diversos, como acumulación de grasa en el hígado y de colesterol LDL en la sangre, caída del cabello, debilidad muscular, eccemas e inestabilidad nerviosa, entre otros.

Cuándo tomar un suplemento de inositol

La suplementación con inositol puede ser beneficiosa una vez diagnosticada cualquiera de las siguientes dolencias:

 • Arteriosclerosis, colesterol alto, derrame cerebral.

 • Calvicie y encanecimiento precoz.

 • Cirrosis e hígado graso.

 • Diabetes, sobrepeso y obesidad.

 • Gastritis, estreñimiento.

 • Ansiedad, depresión, trastorno bipolar, de atención y obsesivo-compulsivo.

Precauciones

Cuando se toma un suplemento de inositol hay que tener presente el equilibrio con sus nutrientes sinérgicos. Se recomienda tomar por cada tres partes de inositol, una parte de niacina o vitamina B3. El aminoácido GABA incrementa su utilización. También es aconsejable ingerir un suplemento de calcio aminoquelado para mantener el equilibrio calcio-fósforo del organismo, ya que el inositol en su forma química vegetal puede interferir en la absorción del calcio. 

Dosis adecuada

El inositol se comercializa en cápsulas unitarias o bien como ingrediente de complejos terapéuticos o fórmulas multivitamínicas. Aunque oficialmente no se ha determinado la cantidad diaria que el organismo precisa para su correcto metabolismo, se considera que una nutrición óptima y equilibrada aporta de 100 a 500 mg de inositol diarios. Para el tratamiento de patologías se pueden llegar a prescribir hasta 3.000 mg al día. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?