Esta vitamina, además de obtenerla a través de los alimentos, nuestro organismo la puede sintetizar en pequeñas cantidades a partir del aminoácido triptófano.

Para qué sirve la vitamina B3

Participa en el metabolismo de los aminoácidos, ácidos grasos e hidratos de carbono. En estudios se ha demostrado que la niacina reduce la progresión de la aterosclerosis, reduciendo la lipoproteína (a); molécula de colesterol que puede bloquear las arterias, y aumentando el colesterol “ bueno” o HDL.

Desempeña un papel clave en la secreción de insulina y en la regulación de la expresión génica, la reparación y envejecimiento del ADN.

La enfermedad por la gran carencia de la ingesta o absorción de la niacina es la pelagra, una enfermedad con manifestaciones gastrointestinales, neurológicas y cutáneas. Esta enfermedad es rara en países desarrollados, pero se puede dar en personas desnutridas, alcohólicas, con anorexia nerviosa, enfermedad de Crohn y en tratamientos con quimioterapia.

La deficiencia de vitamina también ha sido reconocida como un factor patógeno para los déficits neurológicos y la demencia, así como para las lesiones neuronales y los trastornos psiquiátricos

Posibles síntomas de deficiencia de vitamina B3

Apatía, anorexia,  cansancio extremo, comportamiento agresivo, pérdida de memoria, problemas de mucosas, dislipemias, depresión.

Alimentos con vitamina B3

Levadura de cerveza, cacahuetes, lácteos,  huevos, las semillas de gramíneas, vegetales verdes, carnes y pescados

El consumo de alimentos con altas concentraciones de leucina, como el maíz o el sorgo, disminuye la biosíntesis de niacina; mientras que una  la dieta enriquecida con ácidos grasos insaturados, la aumenta.

Necesidades diarias: para personas mayores de 18 años de ambos sexos:  900 mg/día nicotinamida o 10 mg de ácido nicotínico/día

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?