Remedio natural

Cómo se prepara el jarabe de cebolla contra la gripe

Claudina Navarro

El jarabe de cebolla y miel es un remedio tradicional y muy eficaz para favorecer la recuperación de gripes y resfriados.

La cebolla y la miel forman una pareja inseparable con propiedades únicas para combatir los síntomas de las infecciones respiratorias.

La cebolla y la miel están indicadas ante gripes y resfriados

La cebolla contiene compuestos azufrados como los tiosulfinatos y flavonoides como la quercetina, ambos con propiedades antiinflamatorias.

Estas sustancias, junto con los aceites esenciales, poseen efectos mucolítico, expectorante y antitusivo.

La cebolla es uno de los alimentos más ricos en inulina, el tipo de fibra más beneficioso para la microbiota intestinal, colaboradora con el sistema inmunitario en la lucha contra las infecciones.

En medicina natural se considera que la cebolla es un alimento muy beneficioso para los pulmones.

Artículo relacionado

té-verde

6 alimentos eficaces para combatir gripes y resfriados

La miel, por su parte, posee acción antibiótica y suaviza las mucosas de las vías respiratorias.

Los dos juntos, cebollas y miel, aúnan virtudes y favorecen la lucha del organismo contra los virus y las bacterias que causan las gripes y los resfriados.

Si se toma el jarabe diariamente desde los primeros síntomas de afección respiratoria, la intensidad y la duración de la gripe o el resfriado serán menores. Y además se reduce el riesgo de sufrir complicaciones, como las infecciones bacterianas.

Cómo hacer jarabe de cebolla y miel en casa

  1. Pica una cebolla mediana lo más finamente que puedas, en pequeños daditos. Puedes elegir cebolla blanca o morada; esta es más rica en quercetina y posee antocianinas antioxidantes.
  2. Mezcla la cebolla picada con tres cucharaditas de miel dentro de un tarro de cristal bien limpio.
  3. Cierra el tarro con una tapa de rosca y deja que repose 12 horas.
  4. Transcurrido el tiempo, cuela la mezcla y pásala a una botella limpia. Puedes apretar la cebolla contra el filtro para sacar hasta la última gota de zumo.
  5. Si lo deseas, puedes preparar una infusión contra la tos con los restos de cebolla de la mezcla recién filtrada.
  6. Puedes tomar tres cucharaditas diarias del jarabe obtenido, que puedes guardar en la nevera durante 4-5 días. Te ayudará sobre todo a mitigar la inflamación de la garganta y a abrir los bronquios.

Además, para tratar la gripe y los resfriados, tienes que beber en abundancia y descansar. Puedes tomar vahos de eucalipto e infusiones de jengibre con limón.

En ningún caso este jarabe sustituye un tratamiento prescrito por el médico. Si te recetan antibióticos, recuerda que es necesario completar el tratamiento.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?