Trucos de cocina

3 maneras de esterilizar recipientes de cristal

Si esterilizas correctamente los botes de vidrio antes de usarlos, la comida que guardes en ellos te durará mucho más. Te enseñamos tres métodos sencillos.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Para mantener la mermelada casera o las verduras cocidas durante mucho tiempo, lo mejor que puedes hacer es esterilizar los frascos antes de usarlos. De esta manera te aseguras de que se eliminen tantos microorganismos como sea posible, ya sean bacterias, hongos o virus. Los microorganismos son responsables del deterioro de los alimentos porque se alimentan de ellos y se multiplican.

Te mostramos las mejores formas de esterilizar tarros y botellas para prolongar la vida útil de tus alimentos. Además te explicamos consejos útiles sobre todos los aspectos de la esterilización.

3 formas de esterilizar recipientes de cristal

1. Esterilizar en agua caliente

Para eliminar tantos gérmenes como sea posible se puede recurrir a la esterilización en un baño de agua caliente. Este método es especialmente adecuado para tarros de rosca como los necesarios para guardar verduras o frutas, para fermentar, para mermeladas caseras, chutneys o para encurtir pepinos o tomates.

Cómo hacerlo:

  1. Coloca los frascos (con la abertura hacia arriba) y las tapas en una cacerola grande.
  2. Vierta agua sobre ellos hasta cubrirlos.
  3. Pon a hervir el agua de la olla.
  4. Hierve los frascos durante 15 minutos.
  5. Transcurrido el tiempo saca el agua de la olla.
  6. Retira con cuidado los frascos y las tapas de la olla con un paño de cocina recién lavado.
  7. Déjalos escurrir brevemente y llénalos enseguida.

2. Esterilizar en el horno

También puedes esterilizar frascos de conservas en el horno y así garantizar la mayor vida útil posible de tus alimentos cocidos. Este procedimiento es particularmente útil si deseas esterilizar recipientes o botellas grandes que no tienen espacio suficiente en una olla.

Instrucciones paso a paso:

  1. Lleva agua a hervir.
  2. Enjuaga los vasos y botellas con el caliente.
  3. Sécalos con un paño de cocina limpio.
  4. Precalienta el horno a 130 grados.
  5. Coloca los recipientes en el horno caliente durante 15 minutos.
  6. Deja que los vasos y botellas se enfríen un poco en el horno cerrado.
  7. Retira los recipientes con un paño de cocina recién lavado.

Es mejor esterilizar las tapas con un anillo de goma en un baño de agua, ya que la goma se vuelve quebradiza en el horno y puede afectar a la conservación de los alimentos. Las tapas metálicas en su totalidad se pueden esterilizar en el horno sin problemas.

3. Esterilizar en el microondas

El microondas también esteriliza perfectamente tus frascos de conserva. Con este método, la esterilización es más rápida. Sin embargo, solo es adecuado si tiene unos pocos o pequeños recipientes que necesitan ser esterilizados.

Cómo se hace:

  1. Llena los vasos con un poco de agua y mételos en el microondas.
  2. Calienta los recipientes a 600 W hasta que el agua hierva.
  3. Deja que el agua hierva durante otros 60 segundos.
  4. Deja enfriar los vasos.

Ten en cuenta que las tapas metálicas no deben colocarse en el microondas.

También se puede conseguir esterilizar vasos con el lavavajillas. Para ello coloca los recipientes en la máquina sin otros platos. Usa la configuración más caliente, pero sin detergente.

La desventaja de este método es que el consumo de agua es bastante elevado y el propio lavavajillas también debe estar limpio y esterilizado.

5 consejos inteligentes para esterilizar tarros de cristal

  1. No empieces a esterilizar hasta que la comida esté lista para ser guardada en los tarros. Si esterilizas los frascos demasiado pronto, existe el riesgo de que los microorganismos se vuelvan a asentar en ellos.
  2. Mete la comida en caliente en los frascos preparados recién esterilizados y ciérralos inmediatamente.
  3. Toca únicamente el exterior de los recipientes limpios para evitar que entren bacterias u otros gérmenes.
  4. Las tapas con goma son especialmente adecuadas para hacer conservas. Es mejor esterilizarlos en agua caliente, porque es mejor cerrarlos cuando están mojados.
  5. Los envases para alimentos como yogur, pesto o humus, que por naturaleza no se pueden conservar tanto y se guardan en el frigorífico, no necesitan esterilización.
  6. Para que los cosméticos caseros duren más, también es buena idea utilizar envases esterilizados.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?