Pitahaya o fruta de dragón

La pitahaya y la pitaya son frutas parecidas, pero no idénticas, aunque con propiedades similares. Son frutas ricas en minerales, fibra, vitaminas y compuestos antioxidantes.

Es frecuente confundir la pitahaya y la pitaya. Ambas frutas son producidas por cactus autóctonos de Centroamérica, pero de diferentes especies, que se plantan y consumen actualmente en todas las zonas tropicales. La confusión se acentúa porque sobre todo en inglés se utilizan indistintamente ambas palabras. 

¿Cuáles son las diferencias entre la pitahaya y la pitaya?

La más conocida es la pitahaya (Hylocereus) o fruta de dragón, de pulpa blanca trufada de pepitas negras y con unas protuberencias verdes características en la piel rosada y brillante. Una curiosidad es que las grandes y hermosas flores con forma de este cactus se abren solo por la noche y tienen una vida muy corta. 

Existen dos variedades principales de pitahaya o fruta del dragón: la amarilla y la roja.

  • La roja (H. triangulares) es más atractiva a la vista por su piel roja y por las grandes escamas de dragón; sin embargo, es más frágil y delicada, sobre todo a la hora de transportarla y manejarla.
  • En cambio, la pitahaya amarilla (H. ocamposis), de aspecto un poco menos llamativo, ofrece mejores posibilidades comerciales por su sabor y porque es más resistente. 

La piel de la pitaya, en cambio, está cubierta de espinas. También existen dos variedades principales: la Selenicereus megalanthus, de pulpa blanca y piel amarilla; y la Stenocereus thurberi, la pitaya dulce de pulpa roja y piel rojiza.

Propiedades de la fruta de dragón o pitahaya

El sabor de la fruta de dragón se puede definir como dulce y con notas que recuerdan al kiwi y a la pera. 

La fruta del dragón contiene una gran proporción de agua, fibra y cantidades significativas de varias vitaminas y minerales, sobre todo magnesio.

Composición nutricional (100 g):

  • Calorías: 60
  • Proteína: 1,2 g 
  • Grasa: 0 g 
  • Hidratos de carbono: 13 g 
  • Fibra: 3 g 
  • Vitamina C: 3% de la cantidad diaria recomendada (CDR)
  • Hierro: 4% de la CDR
  • Magnesio: 10% de la CDR

Además de en nutrientes, la fruta de dragón es rica en compuestos antioxidantes, que protegen las células de los radicales libres, que están vinculados a enfermedades crónicas y al envejecimiento. 

Estos son algunos de los principales antioxidantes contenidos en la pulpa de la fruta del dragón:

  • Betalaínas: que se encuentran sobre todo en la pulpa de la fruta del dragón rojo, se ha demostrado que estos pigmentos de color rojo intenso protegen el colesterol LDL "malo" para que no se oxide y se convierta en un problema. 
  • Hidroxicinamatos: este grupo de compuestos ha demostrado actividad anticancerígena en estudios en probeta y en animales. 
  • Flavonoides: este grupo grande y diverso de antioxidantes está relacionado con una mejor salud cerebral y un riesgo reducido de enfermedad cardíaca y cardiovascular.  

Beneficios para la salud de la pitaya

La fibra prebiótica de la pitahaya favorece el buen estado de la microbiota intestinal y ayuda a controlar los niveles de glucosa y azúcar en sangre. Por ello es una fruta indicada en una dieta para mantener el peso o adelgazar. 

En un estudio, los ratones que seguían una dieta alta en grasas y recibieron un extracto de la fruta ganaron menos peso, se redujo su resistencia a la insulina y la inflamación. Los beneficios se asocian esencialmente al efecto de la fibra sobre la microbiota.  

El hierro y la vitamina C se combinan para prevenir la anemia, y el magnesio favorece el buen estado de los sistemas nervioso y músculo esquelético.

Por su riqueza en antioxidantes, la fruta de dragón previene la inflamación y el envejecimiento prematuro. En un estudio, las ratas con diabetes tratadas con un extracto de la fruta tuvieron una reducción del 35% en malondialdehído, un marcador de daño de los radicales libres. También tenían menos rigidez arterial, en comparación con el grupo de control. 

Un remedio tradicional contra el estreñimiento se elabora con la mitad de la pulpa de una pitahaya y una cantidad similar de papaya. Se pasan ambas frutas por la licuadora hasta conseguir una textura fina y se toma en ayunas. 

Para perder peso se recomienda tomar 2 piezas al día o tomar un vaso grande al día de la pulpa licuada junto con medio vaso de zumo de naranja recién hecho. O puedes añadir pomelo y trozos de kiwi y piña.

La pitaya en la cocina

Aunque es una fruta exótica, actualmente se puede encontrar fruta de dragón procedente de Andalucía o Canarias.

Las frutas maduras tienen un color rojo brillante y la piel cede un poco cuando se la aprieta.

Para comerla, corta la fruta de dragón por la mitad y con una cuchara se saca la pulpa y las semillas (que son pequeñas como las de un kiwi y también se comen).  

También se puede pelar la piel y cortar la pulpa en rodajas o cubos, que se pueden tomar tal cual o añadirlos a un yogur o una ensalada.  

Por su aspecto exótico, queda muy bien como decoración nutritiva en cócteles o incluso tartas. 

Para conservarla en casa, es recomendable tenerla fuera del frigorífico en un lugar fresco, oscuro y seco.

Referencias científicas: 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?