El desmodio (Desmodium ascendens) es una planta herbácea africana que crece en los bosques de Ghana y Senegal. Desde tiempos remotos, los curanderos africanos usan las hojas y el tallo para las afecciones hepáticas.

En nuestras latitudes es menos conocido, pero diversos estudios científicos han confirmado su efecto protector de las células hepáticas, su acción antiviral y su poder desintoxicante de metales pesados. También inhibe una enzima –la monooxigenasa hepática– que interviene en la oxidación del ácido araquidónico, un proinflamatorio. En consecuencia el cuerpo genere menos compuestos lipídicos inflamatorios, causantes de la degeneración tisular. Esto se debe a:

  •  Las saponinas triterpénicas, que ejercen una acción antimicótica, antiviral e hipocolesterolemiante;
  •  Las moléculas derivadas de la quinoleína, de efecto bactericida;
  •  Las betafeniletilaminas, que favorecen la regeneración del tejido conjuntivo.

Uso terapéutico del desmodio

El desmodio se puede usar junto con otras sustancias naturales o farmacológicas en el tratamiento de múltiples patologías originadas por una disfunción de las células hepáticas:

  • Hepatitis crónica. En la hepatitis B la mayoría de afectados normalizan el nivel de las transaminasas y el antígeno HBs deviene negativo en seis semanas. En la hepatitis C los resultados son variables, pero siempre se constata una mejora de las transaminasas.
  • Hepatitis viral aguda. Ayuda a superar la infección y evita que las hepatitis se cronifiquen.
  • Intoxicaciones. En las causadas por metales pesados o quimioterapia y en las etílicas, limpia y regenera las células hepáticas.

Otras patologías

El desmodio también puede ser útil para tratar algunos dolores de cabeza y el asma alérgica, porque reduce las contracciones de las vías aéreas que provocan los espasmos del asma. Sus componentes activan una enzima celular (la ciclooxigenasa) que incrementa la producción de prostaglandinas miorelajantes (PGE2) e inhibe la síntesis de los leucotrienos broncoconstrictores.

Cómo se toma el desmodio

Se comercializa en forma de extracto seco o en solución hidroalcohólica y la dosis depende del problema.

Para una hepatitis aguda se recomienda hervir unos 15 gramos de planta seca en un litro y medio de agua 15 minutos; se deja reposar otros 20, se cuela y se guarda en un recipiente opaco que se pueda cerrar para proteger de la luz y el aire. Se toma un vaso cada cuatro horas con el estómago vacío. La decocción debe prepararse cada día y desechar la sobrante, ya que se oxida con rapidez.

Si se desea realizar una limpieza hepática, basta hervir 10 gramos y tomar tres tazas diarias o bien ingerir de 1 a 3 gramos de extracto seco encapsulado. En forma líquida la dosis oscila entre los 10 y los 30 ml diarios, antes de las comidas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?