Piedras preciosas: nombres, propiedades, significado y cómo activar y cuidar las gemas

Las gemas y las piedras han tenido desde la antigüedad un papel importante en la historia de la humanidad. Cada gema tiene una energía cuyas propiedades pueden resultar beneficiosas para nuestro cuerpo físico y energético.

Piedras preciosas

Las piedras preciosas, las gemas, los cristales y los minerales han tenido desde la antigüedad un papel importante en la historia de la humanidad. Por ejemplo, en América los aztecas, los mayas y los toltecas ya usaban las piedras con fines curativos. En la India la medicina ayurvédica emplea las gemas con propósitos medicinales y sanadores desde hace miles de años.

La belleza de las gemas ha seducido a muchos personajes y a grandes pensadores a lo largo de la historia. Plinio el Viejo (23-75 d.C.) en su obra Historia Natural, la enciclopedia en la que el autor pretendía reunir todo el conocimiento que se tenía en aquella época,  dedicó un tomo titulado Lapidario a las distintas propiedades y aplicaciones de las gemas y las piedras.Otros muchos personajes han abordado el tema de las gemas como, por ejemplo, Leonardo Da Vinci (1452–1519), quien afirmaba que la amatista alejaba los pensamientos negativos y agudizaba la inteligencia.

Piedras preciosas: nombres

Estos son los nombres de las principales piedras preciosas o gemas:

  • Ágata
  • Aguamarina
  • Amatista
  • Ámbar
  • Aventurina
  • Calcedonia
  • Calcita
  • Citrino
  • Coral
  • Coralina
  • Crisocola
  • Cuarzos (blanco, rosa, ahumado…)
  • Esmeralda
  • Fluorita
  • Granate
  • Hematites
  • Jade
  • Lapislázuli
  • Malaquita
  • Obsidiana
  • Ojo de tigre
  • Ónix
  • Ópalo
  • Piedra luna
  • Pirita
  • Rubí
  • Sodalita
  • Topacio
  • Turmalina
  • Turquesa

Piedras preciosas o gemas: propiedades y significado

Cada gema, piedra o mineral es distinto y tiene una vibración específica. Cualquier objeto, y, por lo tanto, los minerales también, está compuesto por átomos que no paran de moverse y lo dotan de una vibración específica. De esta manera, cada gema tiene una energía cuyas propiedades pueden resultar beneficiosas para nuestro cuerpo físico y energético.

Si te llaman la atención las piedras, las gemas y los cristales, no es por casualidad. Ésta es una práctica que también se rige mucho por la intuición, de modo que tu conocimiento de los minerales estará siempre en constante evolución.

Te invito a mantener la mente abierta y a dejarte llevar por tus sensaciones. Cuando interactúas con una gema, tu energía y la de la gema se sintonizan y por eso cada persona puede sentir cosas diferentes con cada piedra.

Cómo escoger las piedras preciosas o gemas

Para escoger los minerales, es recomendable que te dirijas a alguna tienda especializada. No recomiendo comprar los minerales por internet porque, aunque tengas claro, por ejemplo, que quieres un cuarzo rosa, sería más apropiado que tocaras varias piedras y escogieras la que más te guste.

Además, escoger las gemas que formaran parte de tu vida es una actividad muy enriquecedora. De hecho, existe la creencia de que la gema te escoge a ti y no al revés.

Forma y color de las piedras preciosas o gemas

De los minerales o las piedras nos suelen llamar la atención el color y la luz, pero hay otros factores a tener en cuenta como, por ejemplo, cómo esté tallada la pieza. Según la forma en que esté tallada, se acentuarán unas propiedades u otras:

  • Forma curva: atenúa las dificultades y las hace fluir al conseguir que emane la energía de forma pausada y, por lo tanto, ayuda a equilibrar sutilmente situaciones tensas.
  • Forma recta: tiene un efecto más rápido y directo.
  • Forma piramidal: amplifica la energía.
  • Forma de huevo: equilibra la energía de la piedra y se usa mucho con fines terapéuticos, por ejemplo, en reflexología podal.
  • Forma de bola: expande la energía en todas las direcciones y se usa mucho para dar masajes.
  • Forma cuadrada: asienta las energías y asienta las situaciones, emociones, etc.

Además, también hay piezas más naturales como, por ejemplo, las drusas, que tienen grandes propiedades tranquilizantes.

Piedras preciosas: cómo cuidar las gemas

Las gemas hay que cuidarlas y se recomienda no compartirlas. Podemos regalarlas, pero es mejor no dejarlas prestadas. Por ejemplo, las personas que usan gemas siempre las lavan entre cliente y cliente.

Las piedras tienen una energía muy sutil que interactúa fácilmente con su alrededor. Por lo tanto, suelen ser grandes agentes transmutadores. Eso quiere decir que eliminan las energías negativas y por eso deben lavarse correctamente. Los antiguos chamanes ya dejaban sus gemas sumergidas en el agua en movimiento de ríos y arroyos para poder usarlas de nuevo, limpias y reactivadas.

Cada mineral requiere su ritual de limpieza, pero en líneas generales se recomienda sumergirlas en agua en circulación durante un minuto y después secarlas. No hace falta complicarse demasiado: con un minuto debajo del grifo de la cocina será suficiente. A excepción, por supuesto, de las gemas que no se pueden mojar.

Lo que no es recomendable es la creencia generalizada de que hay que fregarlas con sal porque se pueden rallar. También hay quien prefiere pasar las piedras cerca del humo de algún incienso, como, por ejemplo, el de palo santo. Eso se explica porque el humo del incienso tiene propiedades de limpieza energética.

Cuando no estés usando los cristales, los puedes guardar en una caja de madera o en una pequeña bolsa de tela. Donde tú consideres. A mí personalmente me gusta guardarlas en una bombonera de cristal. Así puedo seguir disfrutando de su belleza aunque estén guardadas.

Cómo reactivar las cualidades de las piedras

Es importante saber cómo reactivar las cualidades de las piedras. Por ejemplo, podrías llevarlas a parajes naturales que destaquen por su belleza como, por ejemplo, montañas, grutas, la orilla del mar, etc. La naturaleza está repleta de iones negativos, que interactúan con las gemas y las recargan.

Dependiendo del tipo de mineral, se puede exponer a la luz del sol o de la Luna para que se recargue con su luz y fuerza o incluso se puede enterrar para que se active con la energía del planeta.

También, podemos usar el sonido armónico de los cuencos tibetanos.Basta con dejar la piedra cerca del cuenco y hacer sonar el cuenco de manera sutil. Personalmente, me gusta mucho este método porque hacer sonar un cuenco tibetano ya es en sí una experiencia maravillosa: no sólo recargarás las gemas, sino que también te recargarás a ti. También hay quien medita con las gemas entre las manos para activarlas.

Cómo programar las gemas

Como hemos visto, las gemas desprenden vibraciones y de manera consciente o inconsciente siempre interactuamos con ellas. Así que, si quieres que una piedra en concreto te ayude a armonizar algún aspecto de tu vida, debes pedírselo.

Para programar la gema, sencillamente debes tener claro en qué quieres que te ayude. Después, sujetando la gema entre las manos, basta con repetir mentalmente y con claridad aquello en lo que quieres que te ayude.

Usos de las piedras preciosas o gemas

A los minerales se les pueden dan muchos usos. Pueden constituir objetos decorativos y armonizadores de tu hogar, servir de amuletos que te ayuden a recordar algo, ayudar a practicar la meditación, etc. Realmente, el uso de las gemas es tan amplio como gemas hay en el mundo.

Truco para reducir la ansiedad con gemas

En este breve artículo me gustaría darte un truquito para que ya puedas empezar a usar y disfrutar las cualidades de las piedras.

Truco para reducir la ansiedaden un momento de impaciencia como, por ejemplo, haciendo cola.

  • Escoge un pequeño mineral que puedas llevar en el bolsillo del pantalón o en el bolso.
  • Déjate llevar por la intuición para escoger la piedra en cuestión. Puede ser la primera que te atraiga en una tienda por su forma y color o por la vibración que te transmita. Quizá también se trate de una piedra especial que te haya llamado la atención en el campo.
  • Cuando te sientas en una situación incómoda que veas que te puede crear ansiedad, entonces métete la mano en el bolsillo y frota el mineral suavemente con los dedos.
  • Verás cómo descargas esa angustia en un par de minutos y puedes transformar en positiva la situación que te creaba ansiedad.
  • Después, para lavar la piedra, sólo tendrás que dejar correr el agua del grifo sobre ella. Con hacer el ritual de limpieza un par de veces por semana es suficiente.

Si la utilizas muy a menudo, a la que hayan pasado unas semanas deséchala dejándola en el campo. Y no te olvides de reemplazarla dejándote llevar por la intuición.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?