Hematites: propiedades y significado espiritual de la piedra que refuerza tu voluntad

La hematites es una piedra con una alta cantidad de hierro a la que tradicionalmente se le han otorgado propiedades curativas relacionadas con la sangre. Se cree también que aumenta la fuerza de voluntad y aporta ímpetu.

Hematites piedra preciosa
iStock

La hematites es una piedra muy fácil de identificar porque tiene el mismo brillo y color que el papel de aluminio. Aunque por fuera es brillante, la hematites está formada un 70% de hierro.

La hematites tiene múltiples propiedades y hoy vamos a verlas todas. Además, te contamos, paso a paso, cómo cuidarla. ¡Toma nota!

Hematites: características y origen

El nombre de la hematites proviene del griego y significa “rojo sangre” y hace honor al color del polvo que desprende cuando se raspa. 

De forma natural, en los yacimientos, la encontramos cogiendo muchas formas distintas. Sus cristales pueden ser octaédricos, romboédricos, tabulares o granulares. Dependiendo del yacimiento tendremos una hematites con una forma u otra, aunque en las tiendas solemos encontrarlas ya pulidas y con formas cómodas para llevar en el bolsillo. 

Los principales yacimientos de hematites están en China, India, Brasil, Suiza, Australia, Liberia, Alemania e Italia. 

Hematites y la fuerza de voluntad

Si te sientes con mucho agotamiento mental, falto de motivación para la vida y con necesidad de un empujón, la hematites es tu gema.  

La hematites aporta ímpetu. Clarifica los pensamientos y mejora la capacidad intelectual. Por ese motivo se recomienda para momentos en los que necesitamos un especial empujón o fuerza de voluntad. 

Para beneficiarte de las virtudes de la hematites, solamente es necesario que la lleves en el bolsillo y la toques varias veces a lo largo del día. Imagina que llevas contigo la fuerza de voluntad y que cuando tocas la piedra es como si un vigor grande y poderoso entrara en tu cuerpo. Será el recordatorio que necesitas en este momento de tu vida. 

hematites: propiedades

La hematites es una piedra relacionada con la protección y con la conexión con la naturaleza y la Tierra. 

Podrías probar a meditar con una hematites para enraizarte con más fuerza en el momento presente. Puedes practicar este ejercicio en tan solo cuatro pasos: 

  1. Estírate en la cama y coloca la hematites por dejado del sacro, entre tus piernas. 
  2. Ahora imagina que un flujo de mucha energía entra en tu columna vertebral a través de la hematites.
  3. Disfruta de esta visualización durante un par o tres de minutos. 
  4. Ahora observa cómo te sientes. 

Mantener la conexión con la tierra y enraizarte es importante para conectar con el ahora y estar más presente. De esta manera, conseguiremos que nuestra mente no esté siempre divagando y necesitada de estímulo y tomaremos consciencia de todo lo que ya tenemos y de nuestro bienestar en el ahora. 

Además, la hematites se usa como amuleto para atraer la buena suerte y evitar accidentes. Siguiendo esta creencia, hay quien regala una hematites a los conductores noveles. 

Hematites: cómo escogerla

Puedes encontrar fácilmente tu pieza de hematites en cualquier tienda especializada. En joyería no es muy utilizada, por ese motivo es mejor ir a tiendas de minerales, puesto que ahí encontrarás hematites con miles de formas: colgantes, pulseras, etc. 

Aunque, dependiendo de para qué la quieras y de tus gustos, será mejor quedarte con un canto rodado de hematites. Será la forma más cómoda para poder llevarla en el bolsillo. 

Hematites: usos tradicionales 

Tradicionalmente, la hematites se usaba para las hemorragias. Se creía que podría prevenirlas y ayudar en problemas de circulación sanguínea y como remedio para las anemias. También se utilizaba para calmar los dolores menstruales

Por su alto contenido en hierro y su color rojo, siempre se le ha asociado propiedades curativas relacionadas con la sangre y el sistema circulatorio. 

Se dice que es una de las mejores gemas para las mujeres en su fase menstruante, puesto que podría aliviar los dolores y proporcionar un agradable efecto antiinflamatorio. 

Hematites: cómo cuidarla

Ahora que ya tienes tu bonita pieza de hematites, tienes que aprender a cuidarla. 

Debido a su alto contenido en hierro, la hematites requiere de ciertos cuidados especiales. Aunque no es una piedra blanda, sí que es muy suave, con lo que es mejor limpiarla con un paño un poquito húmedo y jabonoso. Sin embargo, sécala inmediatamente después para evitar posibles oxidaciones que podrían provocar el cambio de color de tu pieza y su envejecimiento. 

¡Deseamos que tu hematites te llene de fuerza de voluntad y buena suerte! Recuerda siempre que el poder lo tienes tú: confía en ello y se dará. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?