Color amarillo: qué significa, cómo influye en el hogar y por qué se regalan flores amarillas

El amarillo es reconocido por su luminosidad y su conexión con la energía, pero su significado varía según las diversas culturas y contextos a lo largo del tiempo.

Color amarillo significado
iStock

 

El color amarillo, con su luminosidad y vitalidad, evoca según la psicología del color una variedad de emociones, desde la alegría radiante hasta la cautela; y simbolismos que se entrelazan con la historia, la psicología, la espiritualidad y la vida cotidiana. 

En la naturaleza, el amarillo se manifiesta de manera espectacular. Desde la luminosidad de las flores como los girasoles hasta la intensidad de los atardeceres dorados, este color juega un papel crucial en la expresión visual de nuestro entorno. Incluso en el reino animal, insectos como las abejas y avispas o las mariposas amarillas aportan su propia dosis de resplandor a la biodiversidad.

En el mundo culinario, el amarillo es un invitado especial en la mesa. Desde frutas como el plátano y la piña hasta verduras como el maíz y el pimiento amarillo, este color aporta una dosis de sabor y vitalidad. La asociación del amarillo con la acidez y la frescura lo convierte en un elemento común en bebidas y postres.

Además, el azafrán, un condimento amarillo brillante, añade no solo color sino también un sabor distintivo a muchas cocinas del mundo; se le atribuyen además propiedades antidepresivas.

Significado del color amarillo en psicología

En la psicología del color, el amarillo se asocia con la felicidad, la creatividad y la vitalidad. Este color ilumina la mente y el espíritu, transmitiendo un sentido de optimismo y entusiasmo. 

A menudo se cree que el amarillo puede mejorar el estado de ánimo y fomentar la claridad mental. Sin embargo, su impacto puede variar; en tonalidades más suaves, puede generar una sensación de calma, mientras que en tonos más vibrantes, puede intensificar la energía y la actividad mental. 

La cromoterapia, una práctica que utiliza colores para promover el equilibrio y la salud en el cuerpo y la mente, atribuye al color amarillo una serie de beneficios terapéuticos. En cromoterapia se utilizan fuentes de luz amarilla, cristales o incluso alimentos de este color para influir en el bienestar general y la curación.

La cromaterapia emplea el amarillo para el tratamiento de trastornos relacionados con el sistema nervioso, la depresión y la falta de energía. Se utilizan diferentes métodos para aplicar el color amarillo, como luces de colores, baños de sol, o alimentos de este color.

Se cree que al exponerse al amarillo, se activan diferentes mecanismos en el cuerpo que favorecen el bienestar. Se dice que el amarillo estimula la mente y el sistema nervioso, aumenta la confianza en uno mismo y facilita la toma de decisiones. Además, se cree que puede promover la digestión y mejorar la energía física. 

Decoración en amarillo: cómo te influye

Si el amarillo puede estimular el sistema nervioso y activar la mente creativa, es algo de lo que intentarán beneficiarse los interioristas al incorporar el uso del amarillo en la decoración de interiores. Desde tonos suaves como el amarillo pastel hasta variantes más intensas como el amarillo mostaza, las opciones son infinitas. 

En entornos laborales, el color amarillo puede impulsar la concentración y la productividad. Al crear ambientes cálidos y soleados, el amarillo puede despertar sentimientos de alegría y optimismo. 

No obstante, un exceso de amarillo puede generar ansiedad o nerviosismo o simplemente resultar abrumador, por lo que su aplicación en decoración y diseño requiere equilibrio y consideración.

Este color es perfecto para iluminar espacios, aportando calidez y optimismo. El amarillo puede utilizarse como acento para añadir destellos de vitalidad o como tono principal para crear espacios vibrantes y llenos de energía.

En espacios de interior, las paredes amarillas pueden crear una atmósfera acogedora y optimista. En áreas más reducidas, como pasillos o baños, el amarillo claro puede dar la sensación de un espacio más amplio y luminoso. 

Por otro lado, en espacios más grandes, tonalidades más intensas pueden aportar calidez y dinamismo. En los dormitorios, el amarillo puede infundir una sensación de frescura y vitalidad, mientras que en las salas de estar crea un ambiente acogedor y estimulante.

El amarillo también destaca en accesorios y detalles decorativos. Cojines, cortinas o tapices amarillos pueden inyectar vida y energía en una habitación. Además, combina bien con una variedad de colores, desde tonos neutros para un ambiente más equilibrado hasta colores complementarios como el azul o el morado para una estética más atrevida.

Qué emociones despierta el amarillo en el arte

En el ámbito artístico, el amarillo ha sido un recurso fundamental para crear impacto visual y expresar creatividad. Desde las pinceladas vibrantes de Van Gogh hasta la cinematografía contemporánea, el amarillo se utiliza para evocar emociones intensas y resaltar elementos clave en la narrativa visual.

En el mundo de la moda, el amarillo es un color audaz que no pasa desapercibido. Desde vestidos de noche hasta accesorios llamativos, este tono se utiliza para hacer declaraciones de estilo y añadir un toque de alegría a cualquier conjunto. Aunque no siempre es fácil de llevar, el amarillo puede ser un potente aliado para quienes buscan expresar su individualidad y confianza.

Es un color frecuente en los logotipos, donde además de resalte visual (por su naturaleza brillante resulta un color llamativo ideal para destacar en mercados competitivos) se busca que transmita una variedad de significados y sensaciones dependiendo del contexto, la industria y la audiencia a la que se dirige la marca. Aquí hay algunos significados comunes del color amarillo en un logotipo:

  • Optimismo y felicidad: El amarillo se asocia comúnmente con sentimientos positivos como la alegría, la positividad, el entusiasmo y la energía.
  • Creatividad y juventud: Este color suele ser utilizado por marcas que desean proyectar una imagen creativa, fresca y juvenil. Por la misma asociación, el amarillo vibrante puede evocar ideas de innovación y originalidad.
  • Calidez y amabilidad: El amarillo puede ser percibido como un color acogedor y amable. Al usarlo en un logotipo, puede sugerir una marca amigable y accesible, lo que puede ser especialmente relevante en industrias relacionadas con el servicio al cliente.
  • Advertencia o cautela: En ciertos contextos, el amarillo puede tener connotaciones de advertencia o precaución. En combinación con otros colores, especialmente el negro, puede ser utilizado para señalar atención o peligro, como ocurre en la naturaleza y en las señales de tráfico. Las marcas a menudo lo utilizan para transmitir una imagen transgresora.

Es importante considerar que la percepción del color puede variar según la cultura, la demografía y las experiencias individuales. Por lo tanto, el significado del color amarillo en un logotipo puede ser interpretado de manera diferente por diferentes audiencias.

Las marcas deben tener en cuenta estos factores al seleccionar y utilizar el amarillo en su identidad visual para asegurarse de que el mensaje transmitido sea coherente con la imagen que desean proyectar.

El color amarillo y la buena o mala suerte

A nivel cultural, el amarillo puede tener significados diversos. Mientras que en algunas culturas se asocia con la prosperidad y la buena fortuna, en otras puede estar vinculado a la envidia o la traición. 

En algunas disciplinas deportivas, el amarillo se asocia con el triunfo y la excelencia. En eventos como el ciclismo, el líder de la competición a menudo lleva una camiseta amarilla para simbolizar su posición destacada.

Esta elección de color resalta la idea de la victoria y la gloria, añadiendo una capa de significado simbólico al mundo del deporte que también se puede atribuir a su asociación con el oro, símbolo de liderazgo y riqueza.  Por ejemplo, en China, el amarillo históricamente ha sido el color imperial y simboliza nobleza y poder.

No obstante, en algunas culturas occidentales, se ha asociado, como el verde, con los celos y la envidia; emociones que pueden teñir al color con connotaciones menos positivas.

En España, el amarillo se asocia a la mala suerte, una superstición propia del mundo del teatro y que se atribuye (erróneamente) a la muerte de Molière en escena vestido de amarillo representando El enfermo imaginario: algo que en realidad no sucedió, ya que murió de tuberculosis fuera de escena. De hecho, en Francia el color de la mala suerte para los artistas es más bien el verde. También se considera que trae mala suerte el amarillo en el mundo del toreo, por ser el del reverso del capote.

Flores amarillas: significado de regalarlas

Pero si hay un ámbito donde el amarillo cobre multitud de significados, en ocasiones contradictorios, ese es el lenguaje de las flores. El acto de regalar flores amarillas puede llevar consigo una variedad de significados dependiendo de la cultura y el contexto. Por ello, al regalar flores amarillas, es importante considerar el contexto cultural y la relación con la persona que las recibe para evitar malentendidos.

En general, las flores amarillas se asocian con la amistad, la alegría y la positividad. Son un símbolo de afecto y cariño, transmitiendo un mensaje de aprecio y cercanía. 

Sin embargo, en algunas culturas las flores amarillas también pueden asociarse con sentimientos ambivalentes, ya que en ciertos contextos pueden interpretarse como un mal presagio, o como símbolo de advertencia o de rechazo amoroso. 

En Italia y Francia, regalar flores amarillas se asocia con la envidia y los celos. En Alemania y Rusia, regalar flores amarillas puede interpretarse como un mensaje de ruptura en lugar de un gesto romántico. En estos países es mejor optar por colores como el rojo, el blanco o el rosa si se quiere regalar flores en un contexto romántico.

En China y otros países orientales, el amarillo se utiliza comúnmente en funerales, por lo que regalar flores amarillas puede ser considerado inapropiado en otros contextos. 

Sin embargo, desde América Latina llega la tendencia de regalar flores amarillas el 21 de septiembre. Con la llegada de la primavera, en algunos países como México es costumbre regalar flores a parejas, madres o maestras como parte de esta celebración. Pero fue la telenovela juvenil argentina Floricienta la que "instucionalizó" que fuesen de color amarillo: en un capítulo la protagonista cantaba sobre su deseo de recibir flores amarillas de su enamorado. 

Aunque la serie se emitió a mediados de los 2000, recientemente se viralizó la canción en TikTok, devolviendo a las flores amarillas el protagonismo ante la llegada de la nueva estación. 

Significado del amarillo en el plano espiritual

En el ámbito espiritual, el amarillo se relaciona con el sol, la luz y por tanto con la iluminación espiritual. En varias tradiciones, este color simboliza la sabiduría, la conexión con lo divino y la búsqueda de la verdad. 

En algunas tradiciones orientales, este color se relaciona con el chakra del plexo solar, el centro de energía vinculado a la voluntad y la autoestima. Representa la luz interior que guía el camino hacia la comprensión y la claridad mental.

En el hinduismo, por ejemplo, el amarillo se asocia con la deidad y se usa en festivales religiosos para representar la felicidad y la pureza. En Polinesia el amarillo es un color sagrado y se utiliza en rituales religiosos para invocar bendiciones y prosperidad.

El amarillo también está presente en representaciones religiosas y espirituales occidentales. En el cristianismo, puede asociarse con la luz divina, la claridad mental y la esperanza. Además, en el budismo, el amarillo puede representar la transición y la sabiduría.

En resumen, la radiante influencia del color amarillo se extiende desde la moda hasta la gastronomía, desde las prácticas espirituales hasta la naturaleza. Ya sea iluminando habitaciones con su calidez o infundiendo energía a un diseño, el amarillo despierta la alegría y potencia la iluminación

Pero a pesar de sus connotaciones positivas, el amarillo también puede tener un lado menos radiante. En algunas culturas, se asocia con la advertencia y el peligro, como en señales de tráfico y cintas de precaución. Además, en contextos emocionales, el amarillo puede relacionarse con la ansiedad o la inestabilidad, enfatizando la importancia de utilizar este color con sensibilidad y consideración.

En todas sus manifestaciones, el amarillo demuestra que la diversidad de interpretaciones y simbolismos que un color puede albergar es tan amplia y luminosa como el propio tono amarillo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?