Recetas para todos los días

Menú antiinflamatorio: siéntete mejor en 7 días

Dra. Natalia Eres

La inflamación crónica acorta la esperanza de vida, acelera en envejecimiento y promueve enfermedades degenerativas. Este menú te ayudará a rebajarla.

Explicar en qué consiste la inflamación es sencillo: todos recordamos el enrojecimiento, calor e hinchazón que acompañan a un buen golpe o una herida. Eso es una inflamación aguda. En términos médicos, es la respuesta a una agresión, ya sea una infección, una herida o una sustancia tóxica. Nuestro sistema inmunitario la pone en marcha para frenar el avance del daño y, en una segunda fase, restaurar el tejido y eliminar los residuos. Este proceso se extingue en días o meses y suele estar más o menos localizado.

Pero también existe una inflamación crónica, de la que no nos damos cuenta y que es la madre de enfermedades como el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, entre otras. Cuando la inflamación persiste en el tiempo más allá de lo necesario y deja de responder al propósito reparador, se vuelve destructiva.

Esta inflamación crónica es un proceso mucho más complejo que acaba convirtiéndose en una disfunción en sí misma y labra el terreno para la aparición de enfermedades crónicas como diabetes, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, fibromialgia o cáncer. Se convierte en una amenaza silenciosa, ya que no es evidente como la aguda. Sus síntomas son engañosos y difusos, y pueden afectar a varios tejidos a la vez.

Plan semanal para tu dieta antiinflamatoria

Los secretos para combatir la inflamación son hacer ejercicio, no estresarse, dormir bien, estar en contacto con la naturaleza y seguir unadieta antiinflamatoria.

En este menú que te proponemos a continuación abundan los alimentos ricos en sustancias que reducen la inflamación y promueven la reparación celular. Para potenciar el efecto de cualquiera de estas recetas, añade a tu menú té verde, jengibre y cúrcuma a discreción.

Lunes

  • Desayuno: en ayunas, un zumo de manzana, apio, pepino y remolacha. Al cabo de una media hora, cacao puro caliente a la taza con leche de almendras y azúcar de coco. Añade fresas o cerezas liolizadas.
  • Comida: como entrante, una ensalada de espinacas y lechuga con germinados de alfalfa o puerro, zanahoria, semillas de calabaza y aguacate, aliñada con aceite de oliva y salsa de soja fermentada. Como plato principal, un guiso de lentejas con acelgas, pimientos y tomates.
  • Cena: una tortilla veganacon harina de garbanzo, espinaca, ajo y cúrcuma.

Martes

  • Desayuno: en ayunas, un zumo de manzana, zanahoria, limón y apio. Al cabo de media hora, un smoothie de papayay manzana junto con una rebanada de pan casero con lino y olivada, aguacate o aceite de sésamo.
  • Comida: como entrante, un gazpacho de remolacha y tomate con ajo y aceite de sésamo. Como plato principal, un brócoli y calabaza al vapor, aliñados con un aderezo de sal de hierbas, cúrcuma, pimienta, pipas de girasol y aceite de oliva.
  • Cena: una hamburguesa vegetal sobre chucrut, zanahoria y curry.

Miércoles

  • Desayuno: en ayunas, un zumo de pepino, naranja y apio con espinacas y un manojo de menta. Al cabo de media hora, un muesli de avena con semillas de sésamo, frambuesas, chía, nueces de Brasil y avellanas.
  • Comida: como entrante, una crema de calabacín con puerros, leche de coco y semillas de sésamo. Como plato principal, una ensalada de quinoa con granada, pepino y remolacha, aliñada con aceite de ajos macerados, tomate desecado y azafrán.
  • Cena: unos tacos de tofu con una picada de almendras y cúrcuma.

Jueves

  • Desayuno: en ayunas, un zumo de manzana, granada y limón. Al cabo de media hora, una rebanada de pan de almendras casero, con psyllium y semillas de amapola.
  • Comida: como entrante, un pastel de aguacate y piña con una picada de nueces del Brasil, sal, pimienta, aceite de oliva y semillas de calabaza. Como plato principal, un potaje de amaranto con sofrito de cebolla, tomate, pimiento y calabacín, aderezado con jengibre y clavo.
  • Cena: una buena ensalada de lechuga y espinaca con fresas, nueces, germinados de puerro y remolacha. Espolvorea con levadura de cerveza y chía.

Viernes

  • Desayuno: en ayunas, un zumo de kiwi, espinaca y lechuga. Al cabo de media hora, un batido de leche de cáñamo, plátano, canela y cacao acompañado de una tostada de trigo sarracenocon tahini.
  • Comida: como entrante, una crema de brócoli con cebolla, brotes de soja y semillas de calabaza. Como plato principal, un arroz blanco con zanahoria, tomate desecado, ajo, pimienta, alcachofa y aceite de oliva.
  • Cena: un plato de tofu con salsa de tomate natural, ajo, albahaca y olivas negras.

Sábado

  • Ayuno terapéutico: a base de caldo de verduras (cebolla, puerro, cardo, algas y una pizca de agua de mar) e infusiones como manzanilla y té verde condimentadas al gusto y endulzadas con estevia.
  • Opcional: cena ligero al atardecer y desayuna al día siguiente lo más tarde posible (semiayuno).

Domingo

Dieta libre con alimentos ecológicos e índice glucémico moderado.

No te lo pierdas...

Si te interesa este tema, seguro que te gustará el curso para organizar tu menú saludable Cómo planificar tu menú semanal, de María del Mar Jiménez, experta en salud natural y ecológica.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?