La berenjena es una de las hortalizas más típicas de la dieta mediterránea, y en especial en verano, cuando está en plena temporada.

No solo es una verdura ligera y digestiva, es también muy versátil y puede formar parte o protagonizar multitud de recetas, pues acepta muchas preparaciones diferentes: guisada, a la plancha, frita, cocida, rellena, rebozada... incluso en conserva. Hoy nos centraremos en las berenjenas en escabeche, una receta sencilla y fresca, ideal para los meses de más calor, que dará variedad a tus menús y te permitirá disfrutar de las propiedades de la berenjena de forma sana y deliciosa.

    berenjenas en escabeche: la receta de berenjenas en vinagre de la abuela

    Para hacer las berenjenas en escabeche puedes usar diferentes condimentos, incluso puedes innovar y añadir frutas y verduras para darle un toque diferentes, pero esta que te proponemos a continuación es una receta muy tradicional.

    INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

    • 4 berenjenas grandes
    • Vinagre
    • Agua

    Para el escabeche:

    • 2 o 3 dientes de ajo grandes
    • 1 cucharadita de pimentón ahumado
    • Unas cuantas hojas de laurel
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Sal al gusto
    • Pimienta en grano al gusto

    PREPARACIÓN:

    1. Prepara las berenjenas: lávalas bien, pélalas y córtalas a trozos.
    2. Pon las berenjenas en un colador, encima de un cazo, y espolvoréalas con sal para que suelten el exceso de agua y el amargor. Déjalas reposar aproximadamente como mínimo una hora y, a continuación, enjuágalas bien para eliminar la sal.  
    3. Pon al fuego un cazo con abundante agua y un chorro generoso de vinagre. Cuando hierva, añade las berenjenas y cuécelas durante unos 7 minutos, hasta que al pincharlas con un tenedor veas que están tiernas, pero no blandas.
    4. Pon las berenjenas en un colador para que se escurran y deja que se enfríen durante unas horas.
    5. A continuación, coloca las berenjenas en un bol y añade los dientes de ajo machacados, el pimentón, la pimienta, las hojas de laurel, la sal, un chorro de vinagre y abundante aceite de oliva virgen extra y mézclalo bien para que quede todo impregnado.
    6. Deja reposar las berenjenas en escabeche para que cojan bien los sabores.

    Puedes tomarlas el mismo día (o hasta 7 días después si lo guardas en la nevera) encima de una rebanada de pan integral o como acompañamiento de otros platos.

    También puedes colocar las berenjenas en escabeche en botes esterilizados (rellenando el contenido con aceite de oliva) y cerrarlos al vacío para conservarlo por más tiempo.

    ¿Con qué vinagre se hacen las berenjenas en escabeche?

    El vinagre, como sabes, es un elemento esencial del escabeche. El escabeche es una forma de conservar los alimentos, y el vinagre lo que hace es crear el ambiente ácido esencial para evitar que se pudran.

    Por lo general, para hacer el escabeche se usa un vinagre de vino blanco, aunque también puede hacerse con vinagre de Jerez. Si quieres que tu escabeche tenga un sabor más suave y afrutado, puedes también optar por el vinagre de manzana.

    Otras formas de preparar las berenjenas en escabeche

    Hay muchas variaciones distintas de las berenjenas en escabeche, en función de los ingredientes y especias que uses para macerar las berenjenas. Es una receta muy popular también en Argentina e Italia. De hecho, la receta original bien podría ser de alguno de estos países, aunque lo más probable es que sus creadores fueran los árabes o los persas, quienes empezaron a usar el escabeche para conservar los alimentos.

    Berenjenas en escabeche al estilo argentino

    Haciendo una simple búsqueda por internet puedes encontrar infinidad de recetas de berenjenas en escabeche al estilo argentino. Por lo general, lo que tienen en común es que suelen usar ají para darle un toque picante y aceite de girasol en lugar de aceite de oliva.

    Berenjenas en escabeche al estilo italiano

    La receta italiana, más concretamente siciliana, es muy similar a las anteriores, pero se suele utilizar menta o hierbabuena y orégano frescos, así como peperoncinos rojos, la variedad de pimiento picante más habitual en Italia.