Semillas con propiedades

3 recetas de pudin de chía fáciles de preparar

10 gramos de semillas de chía al día proporcionan todos los omega-3 necesarios: ¡estas recetas contienen el doble!

La semillas de chía, aunque diminutas, son muy potentes nutricionalmente hablando. No solo constituyen una estupenda fuente vegetal de ácidos grasos omega-3; también te aporta omega-6 en la proporción óptima y minerales como calcio, magnesio y boro.

Sus elevados contenidos en fibra nos ayudan a saciarnos y a regular el tránsito intestinal, lo que las convierte en buenas aliadas contra el estreñimiento. Además proporcionan una gran cantidad de antioxidantes en comparación con otras semillas.

El pudin es una manera fácil y agradable de incluir las semillas de chía en tu alimentación, pero tienes muchas otras formas de utilizarlas. Puedes agregarlas a panes, galletas o bizcochos, por ejemplo. También te pueden servir para enriquecer mueslis y otros desayunos, sopas, ensaladas, un cuscús y tus batidos.

Otro uso muy habitual de estas pequeñas semillas es como sustituto del huevo en recetas veganas.

Aquí tienes otras originales ideas para usar las semillas de chía.

Por todo ello es altamente recomendable que incorpores semillas de chía a tus platos. ¿Te animas con alguna de estas tres recetas?

1 / 3
pudin de chía y coco

1 / 3

Pudin de chía y coco con frutos rojos

Este pudin de chía con frutas del bosque no solo te hará más dulce la espera mientras intentas quedarte embarazada, sino que te aporta nutrientes que ayudarán a tu cuerpo a prepararse.

Por un lado los ácidos grasos omega-3 de las semillas de chía, con las que espesarás la leche de coco con la que se elabora el pudin. Por otro, los antioxidantes variados de los frutos rojos que lo acompañan. El topping de granola contribuirá con todos los minerales de la avena.

Las semillas de chía enteras y molidas tienen las mismas propiedades laxantes. Pero si están molidas se aprovechan mejor sus nutrientes: aminoácidos y grasas omega-3. Estos son necesarios para la maduración del óvulo y el desarrollo del cerebro y la retina del feto.

Si deseas guardar semillas de chía molidas, ponlas en un tarro de vidrio en el congelador. De esta manera evitas la oxidación de las grasas.

Los frutos rojos te aportan antioxidantes que protegen a las células de los daños producidos por los radicales libres.

Ingredientes para 2 personas

  • 4 cucharadas de semillas de chía molidas
  • 400 ml de leche de coco
  • 100 ml de agua mineral
  • 2 cucharadas de azúcar de coco, néctar de coco o sirope de agave crudo
  • 2 tazas de frutos rojos frescos (se pueden usar congelados, aunque la preparación no quedará igual)
  • 4 cucharadas de granola de avena y frutos secos
  • 2 cucharadas de coco deshidratado en chips

Preparación

  1. Reparte 2 cucharadas de semillas de chía en cada bol.
  2. Mezcla el agua con la leche de coco y bátelas juntas hasta que quede una mezcla homogénea.
  3. Añade en cada bol 250 ml de la mezcla anterior sin dejar de remover para que todas las semillas queden bien hidratadas.
  4. Deja reposar mínimo 30 minutos.
  5. Vuelve a remover y, si es necesario, añade un poco más de agua mineral para conseguir la textura que más te guste.
  6. En un vaso pon en la base 1 cucharada de granola, encima unos cuantos frutos rojos, echa parte del pudin por encima, de nuevo haz una capa con 1 cucharada de granola y acaba con el pudin.
  7. Decora con el resto de fruta y endulza con el azúcar de coco y los chips.

Una receta de Martina Ferrer.

 

Pudding de chia con bayas de maqui

2 / 3

Pudding de chía con bayas de maqui

Las semillas pueden consumirse germinadas, remojadas, molidas o cocinadas. Son un potente germen de vida que aporta a tus platos un gran valor nutritivo.

Este postre es tan fácil de elaborar como nutritivo. Las almendras proporcionan energía cardiosaludable, las semillas de chía mejorarán el tránsito intestinal y las bayas de maqui son un potente antiaging.

Ingredientes para 4

  • 400 g de leche de almendras
  • 40 g de semillas de chía
  • 10 g de bayas de maqui
  • 30 g de azúcar de coco

Para decorar

  • Unos cuantos arándanos
  • Unas hojas de menta
  • Semillas de cacao troceadas
  • Almendras troceadas
  • Coco seco en escamas

Preparación

  1. Con una varilla o tenedor, integra bien la chía, el maqui y el azúcar en la leche de almendras.
  2. Enfría hasta que cuaje (1 o 2 h), revolviendo de vez en cuando.
  3. Sirve en bols y decora.

Una receta de Javier Medvedovsky y Gloria García Lerma.

receta pudding de chia

3 / 3

Pudin energético con semillas de chía y semillas de calabaza

En esta receta, la cantidad de chía utilizada te asegura la cantidad de omega-3 que necesitas al día. Se remojan en una leche vegetal para ablandarlas y conseguir la consistencia de pudin, ya que la entrar en contacto con un líquido, sea una leche vegetal como en este caso o un caldo, libera sus mucílagos y ayuda a espesar y a ligar.

El remojo te ayuda además a asimilar los omega-3 y el resto de nutrientes que aportan. Las semillas de calabaza enriquecen la receta con magnesio y zinc.

Ingredientes para 1 ración

  • 2 cucharadas generosas de semillas de chía
  • 250 ml de bebida vegetal a tu elección (puede ser de almendras, coco, avellanas, avena…)
  • Media cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de sirope de arce
  • 1 cucharadita de pipas de calabaza
  • 5 moras y 5 frambuesas para decorar (opcional)

Preparación

  1. Vierte las semillas de chía, la leche vegetal que hayas elegido, la canela y el sirope de arce en un bol y mézclalos bien o tritúralos en una batidora.
  2. Pasados unos 5 minutos vuelve a mezclarlo todo.
  3. Añade por encima las pipas de calabaza.
  4. Reserva en el frigorífico durante un mínimo de 30 minutos para que la mezcla tome consistencia.
  5. Si lo deseas, en el momento de servir, decora con unas moras y frambuesas.
  6. Si prefieres un pudin más espeso déjalo en reposo alrededor de 8 horas o incluso durante toda la noche.

Una receta de Carla Zaplana. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?