Homemade

Elabora tus propias leches vegetales en 3 pasos

Santiago Ávalos

Triturar cereales, semillas o frutos secos en casa y obtener con ellos bebidas nutritivas y libres de colesterol es una labor tan asequible como satisfactoria.

La preparación casera de cualquier leche vegetal permite disfrutar de un producto sano y vivificante. Son muy fáciles de hacer, requieren pocos utensilios y los ingredientes (cereales, frutos secos, semillas, endulzantes...) se encuentran en la mayoría de establecimientos de alimentación.

Una de las grandes ventajas es la posibilidad de crear bebidas originales que se adapten a nuestros gustos y necesidades. Aunque la oferta comercial de hoy día es muy amplia, nunca podrá superar el abanico de posibilidades que ofrece la preparación en casa.

Artículo relacionado

Cómo preparar y conservar la leche vegetal

Leches vegetales: guía completa de preparación y conservación

Fáciles y nutritivas las bebidas vegetales caseras se ajustan a tus gustos

No siempre es preciso ceñirse de forma rígida a las recetas, lo importante es conocer el proceso y las pautas generales. A partir de cierta experiencia, es posible experimentar con diferentes grados de espesor y molienda, distintos edulcorantes y, sobre todo, combinar ingredientes básicos –como por ejemplo sésamo con alpiste o arroz con almendras– en busca de sabores únicos.

Estas bebidas vegetales pueden sustituir culinariamente a la leche de vaca. Pueden disfrutarse como una bebida refrescante o emplearse como base para preparar batidos, salsas, helados más ligeros y multitud de recetas libres de lactosa –el azúcar de la leche–, que suele provocar problemas digestivos a muchas personas.

Artículo relacionado

Leches veganas para niños

¿Qué tipo de leches puede tomar un bebé vegano?

El material necesario para triunfar

Aunque la técnica de preparación puede variar de una leche a otra, el material que necesitas es siempre el mismo:

  • Una batidora de vaso o un brazo batidor y un colador chino.
  • Ciertas semillas requieren una cocción previa, para la que se precisa una cazuela.
  • Un vaso medidor o una balanza de cocina permiten afinar las cantidades. También se puede hacer uso de las tazas (250 ml) y recurrir a las tablas de equivalencias que ofrecen algunos libros de cocina.
  • El mercado ofrece electrodomésticos especialmente concebidos para la elaboración de este tipo de bebidas. Su diseño y funcionamiento facilitan la tarea, pues realiza de forma automática todas las fases del proceso de preparación.

Artículo relacionado

azúcar añadido leches vegetales

Leches vegetales, ¿son buenas para nuestra salud?

Las 3 fases del proceso

El procedimiento para preparar una leche vegetal consta básicamente de tres fases.

1. Hidratar, escaldar y pelar

En la primera se hidrata el ingrediente base (cereales, semillas, frutos secos) para que pueda ser manipulado y libere el máximo de nutrientes.

Cuando se prepara leche de alpiste, de anacardos o de lino, por ejemplo, esta hidratación inicial se puede realizar en frío, simplemente dejando las semillas en remojo durante un periodo de tiempo que puede oscilar de unas pocas horas a toda la noche.

Pero en el caso de bebidas de cereales (arroz, cebada, avena...), de quinoa o de legumbres como la soja, es necesario someterlas a una cocción más o menos prolongada. Hay que tener en cuenta que, debido a la evaporación, será preciso utilizar una cantidad de agua bastante superior a la cantidad de leche deseada.

Artículo relacionado

Leches vegetales - RAW FOOD

Leche de avellanas hecha en casa

2. Triturar y disolver

El siguiente paso es la trituración, que debe ser lo más fina posible a fin de extraer el máximo de sabor y nutrientes. Para ello es idónea una licuadora de vaso, por su potencia y porque su jarra, que se acompaña de una tapa, facilita mezclar y verter la leche sobre el filtro evitando las salpicaduras.

3. Filtrar y endulzar

La mezcla triturada se filtra a continuación con un colador chino, o bien con un lienzo o tela si se quiere que quede más fina. Los residuos pueden enriquecer masas o rellenos. Si se pretende que conserve toda su fibra –la textura cambiará– no hace falta colarla.

Puede endulzarsesirope de agave o estevia, que no provocan subidas de glucemia.

Al tratarse de un producto casero, libre de conservantes, conviene consumirlo el mismo día de la preparación, o conservarlo en la nevera, en un recipiente herméticamente cerrado, durante un máximo de tres días.

Artículo relacionado

La leche vegetal más completa

De soja, arroz, almendras o coco: ¿qué leche es más completa?

Cómo hacer una leche de almendras casera

A continuación te damos la receta de cómo hacer una bebida de almendras casera que te sorprenderá:

1. Primer paso: escaldar y pelar

  • Se cubren las almendras con agua y se dejan en remojo toda una noche. Al día siguiente se escurren.
  • Se pone un cazo de agua a calentar y cuando rompe a hervir se agregan las almendras.
  • Se escaldan unos 30 segundos, se vuelven a escurrir y, una vez frías, se pelan con las manos.

2. Segundo paso: triturar y disolver

  • Las almendras ya peladas se introducen en el vaso de la trituradora y se muelen, procurando obtener una pasta bien fina.
  • Se añade agua mineral natural, en una proporción de cuatro partes de agua en peso por una de almendras.
  • Se mezcla a fondo y se deja reposar media hora.

Artículo relacionado

bebidas vegetales

6 leches vegetales que merece la pena probar

​3. Tercer paso: filtrar y endulzar

  • La mezcla se filtra con un colador chino, ayudados por su mazo cónico de madera o el de un mortero. O bien se filtra con una tela, uniendo los cuatro picos y estrujando la pulpa varias veces para extraer todo su jugo (la pulpa sirve luego para hacer patés vegetales).
  • Se endulza ligeramente.
  • La leche de almendras, al igual que otras muchas leches vegetales, se puede enriquecer con un poquito de aceite para hacerla más sustanciosa y obtener además una mejor emulsión. Lo ideal es emplear un buen aceite prensado en frío como los de sésamo, lino, colza o incluso oliva.

La bebida obtenida permite preparar una salsa bechamel sin productos lácteos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?