De todo el mundo

7 tipos de peras muy digestivas y apetecibles

Las hay más y menos jugosas, y sus variados sabores, desde los más suaves hasta los que aportan matices de especias, sugieren diferentes combinaciones.

Yvette Moya
Yvette Moya-Angeler

Periosista especializada en salud

"Peras, cuantas quieras", dice el refrán. Y es que sientan bien a todo el mundo: las peras resultan fáciles de digerir y son de los alimentos que menos alergias provocan.

Conoce siete variedades de peras deliciosas para que elijas la más apropiada según el maridaje o la época del año.

7 variedades de peras y sus diferencias

1 /7
CONFERENCE

1 / 7

Pera conference

Su pulpa granulada y tierna, que se derrite en la boca, y su sabor fino, un poco acidulado, le valieron el primer premio en una conferencia de cultivadores celebrada en Londres en 1885. De ahí su nombre.

Elegante por su esbeltez, esta pera inglesa es grande, con forma de calabaza y un gran pedúnculo.

Tiene una piel gruesa y áspera moteada de pecas que pueden llegar a cubrir casi todo su verde original.

Es una pera de otoño (octubre-abril).

Resulta excelente sola pero los pasteleros también la aprecian en tartas y confituras. Se conserva muy bien y resiste las manipulaciones.

Foto: Anna García
NASHI

2 / 7

Pera nashi

Parece una manzana pero sabe a pera: se trata de una variedad asiática (no en vano la pera es originaria de Asia menor).

Crujiente y jugosa, de forma más bien redondeada, su piel es de color marrón dorado y su carne, blanca y firme.

Se sirve cortada en rodajas finas con queso, en ensaladas macedonias. Para que no se oxide, se puede rociar con jugo de limón.

Como todas las peras, casa bien con el chocolate y las especias.

Se encuentra en los mercados durante todo el año y se conserva bien a temperatura ambiente durante varias semanas.

Foto: Anna García
LIMONERA

3 / 7

Pera limonera

Una pera francesa, creada en 1870 por el doctor Jules Guyot y hoy muy cultivada en España.

La pera limonera llega a los mercados tras la perita de San Juan, entre julio y agosto, y se queda hasta octubre.

Tiene una forma irregular, algo gruesa y abollada, y una piel sin asperezas que va del verde claro al amarillo limón, moteada con puntitos negros y ocasionalmente con manchas de carmín donde le ha dado el sol.

Muy rica en agua (84%), su carne jugosa y dulzona se deshace en la boca. Se muestra sensible a los golpes, por lo que hay manipularla con mimo, sobre todo si ya está madura.

Las peras blanquilla, limonera y conference que produce Lérida están a punto de ser reconocidas con Denominación de Origen. 

Foto: Anna García
ERCOLINA

4 / 7

Pera ercolina

Una pera de agua veraniega, la ercolina es pequeña, de un tamaño entre la de San Juan y la limonera, y de color amarillo, con una mancha rojiza en la cara que ha recibido sol directo.

El municipio de Jumilla, en Murcia, es el mayor productor de pera ercolini de España y de Europa, y su variedad está reconocida con Denominación de Origen.

El secreto de la pera Jumilla, que crece en amplios valles orientados al mediodía, parece estar en la orografía del lugar y en un clima favorable, con horas de frío pero también de sol. Sabe jugosa y muy dulce. 

Foto: Anna García
COMICE

5 / 7

Pera comice

La Doyenné du Comice, o simplemente Comice, está considerada una de las mejores peras: su dulzor y acidez se presentan en equilibrio perfecto, al que se añade cierto gusto especiado.

Se creó en 1849 en los jardines fruteros del Comice Horticole (Círculo hortícola) de Angers, en Francia.

Su carne dulce, jugosa y mantecosa se aprecia sobre todo cruda, sola, con especias o acompañada de un queso con fuerza, tipo Brie o Camembert.

Como pera propia de los meses más fríos del año, se encuentra en los mercados de octubre a febrero, a menudo luciendo un lacre rojo en el rabillo que prolonga su conservación.

Foto: Anna García
PUIGCERDA

6 / 7

Pera de Puigcerdá

Alrededor de Navidad hace entrada en los mercados la pera de Puigcerdá, la variedad de Comice más apreciada.

Cultivada en la Cerdanya catalana, es muy jugosa y se conserva durante largo tiempo, a menudo ayudada por un lacre rojo en el rabillo.

Se cree que ya en la Edad Media se obsequiaba a los caballeros con esta pera, acompañada de quesos.

Grande y redondeada, su piel lisa, a veces con finas rugosidades, es amarillo verdosa con un rubor rojo en la parte expuesta al sol.

Foto: Anna García
Pera blanquilla

7 / 7

Pera blanquilla

No necesita presentación: es la variedad española por excelencia. La blanquilla. nombre popular de la variedad Blanca de Aranjuez, es una pera de piel fina, brillante y verde, con zonas sonrosadas.

La carne, con un corazón pequeño, resulta fundente, muy jugosa y suave al paladar. Se recolecta durante el mes de agosto. Gracias a su microclima, la provincia catalana produce alrededor del 14% de las peras de la Unión Europea.

Foto: Anna García

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?