Las mejores 9 plantas de interior con flor para ser más feliz

Las flores son capaces de cambiar las vibraciones en la casa y en el trabajo. Por ello favorecen el bienestar y la salud. Te mostramos cuáles son las plantas de interior con flores más bellas y más fáciles de cuidar.

Amarilis
Pexels

Las plantas en el hogar hacen que cada habitación sea más acogedora: regulan la humedad, mejoran la calidad del aire interior y nos acercan la naturaleza, con todos sus efectos beneficiosos sobre la salud. Pero las plantas que además exhiben hermosas flores tienen la capacidad de ponerte de buen humor. Para el doctor Andrew Weil, experto en medicina integrativa, tener flores en casa es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud.

Afortunadamente, hay plantas excelentes que ofrecen flores brillantes continuamente. Son las estrellas entre las plantas de interior y con su presencia pueden renovar el aspecto de cualquier espacio. Descubre las nueve plantas de interior con flores que te harán más feliz.

Plantas de interior con flor que transformarán tu hogar en un paraíso

ciclamen

ciclamen

Pexels

1. Ciclamen

Pequeño pero poderoso, el ciclamen (Cyclamen persicum) no es una de las plantas de interior con flores más grandes, pero compensa fácilmente esta desventaja con sus flores de forma muy interesante.

Durante mucho tiempo, este clásico se consideró obsoleto, pero recientemente el ciclamen se ha convertido en una planta de moda absoluta. Con sus flores brillantes y la variedad de especies existentes, la planta se ve tan bien como planta solitaria en la mesa de café como en combinación con otras plantas en el alféizar de la ventana.

Además, el ciclamen es una de las pocas plantas de interior que es amante de la sombra, por lo que también es perfecto para hacer brillar las habitaciones oscuras.

Cuidado del ciclamen

  • Le gusta mucho el agua pero no hay que encharcar el tiesto. La mejor forma de regarlas es colocando un plato con agua en la parte inferior para que el sustrato la vaya absorbiendo. Retira el exceso después.
  • Aleja la maceta de las fuentes de calor; prefiere un ambiente fresco.
  • Elimina las hojas de la base a medida que se vayan secando.
Anturio

Anturio

Unsplash

2. Anturio

En realidad, las flores del anturio (Anthurium andreanum) son todo menos espectaculares, el espádice amarillo, que la planta muestra durante todo el año, es bastante discreto. Esta planta de interior destaca por sus distintivas brácteas rojas o blancas, que muchos confunden erróneamente con flores.

Estas brácteas cautivan con sus colores brillantes y su forma de corazón. Además, el anturio es muy robusto y es una de las plantas de interior más fáciles de cuidar.

Cuidado del anturio

  • Es una planta tropical, pero acostumbrada a la escasez de agua. Le gusta la humedad, las temperaturas altas y la luz indirecta.
ESPATIFILO

ESPATIFILO

Unsplash

3. Espatifilo

El espatifilo (Spathiphyllum) también impresiona con sus imponentes brácteas blancas, que a menudo se confunden con flores. Pero es precisamente este contraste entre las brácteas blancas y el follaje verde lo que confiere a esta planta un gran estilo y elegancia.

Además, el espatifilo es una verdadera bendición porque es una de las plantas purificadoras de aire y, por lo tanto, es especialmente adecuada si quieres declarar la guerra a la contaminación, al menos dentro de tu casa.

La variedad más sencilla de mantener es el espatifilo Sweet Lauretta, que se desarrollo tanto en lugares luminosos como a la sombra.

Cuidado del espatifilo

  • Deja que se seque la tierra entre riegos o cuando veas que las hojas apuntan hacia bajo. Procura aportarle agua libre de cloro: bastará con que dejes reposar el agua del grifo toda la noche para que se evapore.
  • Necesita bastante luz, pero no un sol directo. El mejor sitio para esta planta es cerca de una ventana.
  • Si no da flores, comprueba si hay luz suficiente o si el nivel de humedad de la tierra es bajo.
KALANCHOE

KALANCHOE

Pexels

4. Kalanchoe

Amables y coloridas, estas son probablemente las dos palabras que mejor describen al kalanchoe (Kalanchoe blossfeldiana). Desde el blanco puro hasta el amarillo brillante y el violeta intenso, casi todas las variantes de color se pueden encontrar en la enorme variedad de esta planta.

La planta de interior es incansable y produce una gran cantidad de pequeñas flores durante todo el año. Pero el kalanchoe a pesar de su vistosidad es poco exigente y fácil de cuidar, la planta de interior también es apta para principiantes.

Cuidado del kalanchoe

  • Necesita mucha luz para crecer adecuadamente, por lo tanto conviene colocarlo donde haya luz solar, pero indirecta para evitar que sus hojas se quemen. Cerca de una ventana orientada al este o el este es ideal.
  • No soporta el exceso de humedad. Espera a que el sustrato esté casi completamente seco antes de volver a regar. Asegúrate siempre de que no se acumula agua en el plato, ya que podría provocar la pudrición de las raíces. Como norma general, basta con regarlo una o dos veces al mes en invierno, y una vez a la semana en verano. No mojes las flores.
Amarilis
Pexels

5. Amarilis

Las flores son simplemente lo más hermoso de esta planta (Hippeastrum). De hecho, esta planta brilla con una sola flor espectacular, cuyo tamaño difícilmente puede ser superado.

Con su blanco radiante, rosa delicado o rojo intenso, la amarilis se convierte rápidamente en un atractivo fascinante. Una característica particularmente agradable es que la amarilis florece de octubre a marzo, es decir, en un momento en que el jardín suele tener un aspecto bastante lúgubre, y es una verdadera fiesta para los ojos incluso en invierno.

Cuidado del amarilis

  • Demanda una buena luminosidad, pero no quiere sol directo.
  • Aléjala de cualquier fuente artificial de calor.
  • Requiere una buena pauta de riego, pero evitando encharcamientos. Nada como regar dos o tres veces por semana en los meses cálidos y una sola vez durante la temporada de invierno.
Azalea

Azalea

Pexels

6. Azalea

La azalea (Rhododendron simsii) se presenta en casa con una impresionante llamarada de color y nos regala sus grandes flores de septiembre a abril. La azalea no solo es similar al rododendro en términos de apariencia, sino también en términos de cuidado. Esta hermosa planta de interior siempre necesita un sustrato vegetal ácido y debe regarse principalmente con agua sin cal.

Cuidado de la azalea

  • Necesita grandes dosis de luz, pero sin exponerla directamente a los rayos de sol. Lo ideal es colocarla en una zona de semisombra.
  • No la coloques cerca de fuentes de calor, como estufas o radiadores.
  • Es recomendable mantener el sustrato húmedo. Durante la floración hay que regarla casi a diario. Puedes añadir unas gotas de limón al agua, pues es una planta acidófila.
Bromelia

Bromelia

Pexels

7. Bromelia

Una verdadera planta exótica en el alféizar de la ventana es la bromelia (Bromelia). Especialmente su impresionante inflorescencia, que se caracteriza por brácteas de colores intensos, hace que la planta de interior sea un punto de atracción único que le da a cada habitación un toque tropical.

La variedad de colores y degradados dentro de las hojas y flores asegura que la bromelia se convierta en un verdadero punto de atracción. De hecho, la planta no requiere tanto cuidado como cabría esperar de una planta tan exótica, si le das a la bromelia un lugar cálido y luminoso y suficiente agua, esta planta de interior con flores es sorprendentemente fácil de cuidar.

Cuidado de la bromelia

  • Necesita un grado de humedad constante, pero sin exceso de agua. Un riego por semana es más que suficiente durante los meses de invierno.
  • También necesita bastante luminosidad, aunque nunca directa.
Begonia

Begonia

Pexels

8. Begonia

¿De qué sirven las flores hermosas si se han marchitado después de unos pocos días? Afortunadamente, la begonia (Begonia elatior) no solo se jacta de sus grandes flores, sino que también impresiona con su poder de permanencia aparentemente inconmensurable, de mayo a octubre, la planta de interior tiene una impresionante exhibición de flores de colores brillantes.

Al mismo tiempo, se considera que la begonia es extremadamente fácil de cuidar y poco exigente, no es de extrañar que sea una de las plantas de interior más populares de todas.

Cuidados de la begonia

  • Buena dosis de luz indirecta
  • Humedad regular en el sustrato y ambiental
  • Temperatura cálida
  • Buena ventilación
Orquídea

Orquídea

Pexels

9. Orquídea

Puede que sea una diva, pero sus flores difícilmente pueden ser superadas, la orquídea (Orchidaceae) impresiona una y otra vez con su decoración floral única. Con su crecimiento de filigrana y su estilo exótico, la orquídea realmente embellece cada habitación.

La variedad de especies de orquídeas es también lo que hace tan atractivo a este género, pues casi invita a coleccionarlo. Con esta belleza y elegancia, a la orquídea se le perdona inmediatamente que sea un poco más exigente a la hora de cuidarla.

Cuidados de la orquídea

  • La orquídea es muy exigente con la luz, pero esta debe ser difusa, no directa. Si no recibe suficiente luz sus hojas se vuelven más oscuras. Una peculiaridad de esta planta es que necesita también luz en las raíces. Por eso es recomendable que el recipiente sea de cristal.
  • La ubicación ideal para la orquídea es cerca de una ventana orientada al norte, o tras una cortina que filtre la luz en una ventana este, oeste o sur.
  • Necesita un riego abundante y espaciado.La forma más fácil de conseguir este efecto es sumergiendo la maceta (sin llegar a mojar la parte superior ni las hojas) durante 10 minutos, y dejándola escurrir después. Este proceso lo podemos realizar una vez a la semana, o cuando las raíces empiecen a mostrarse grises.
  • Si el ambiente en casa es seco, conviene pulverizar las hojas, sin mojar las flores.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?