Bienestar

La fuerza de la fragilidad

La fuerza de la fragilidad

Nos sentimos vulnerables ante muchas circunstancias. Aceptar este sentimiento, en vez de rechazarlo, puede ofrecernos mayor sensatez, lucidez y satisfacción.

¡Utiliza tus emociones y crece!

¡Utiliza tus emociones y crece!

Ofrecen información crucial sobre uno mismo pero no siempre son bien recibidas. Reprimirlas, negarlas o dejarse arrastrar por ellas no suele ser la mejor opción.

Egoísta, ¡y a mucha honra!

Egoísta, ¡y a mucha honra!

Escucharse, cuidarse, atender las propias necesidades, expresar lo que se siente. Esta es la receta para atender bien a los demás, aunque te genere mala fama.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?