¿Cómo hacer que el cubo de la basura huela siempre de maravilla? Estas son las mejores soluciones sin químicos

La basura nunca huele bien, pero en verano el problema empeora por el calor y la humedad ambiental. Te explicamos lo que puedes hacer con un cubo de basura maloliente y cómo puedes evitar los olores molestos con medios simples.

Cubo de la basura

Es posible evitar que el cubo de la basura huela mal.

iStock

En verano, el cubo de basura de la cocina esparce olores desagradables mucho antes que en cualquier otra época del año. Además del olor inherente de los alimentos desechados y las sobras, también se produce un olor más desagradable, que es causado por los procesos de fermentación y putrefacción de los desechos orgánicos. Incluso algo tan inocente como los restos de verduras puede sorprenderte con un auténtico hedor por la mañana. 

En este vídeo tienes algunos trucos para eliminar los malos olores de toda tu casa.

Con los siguientes remedios caseros, consejos y trucos puedes asegurarte de que el cubo de basura no se convierta en una fuente de mal olor en el futuro.

1. aísla los alimentos más malolientes

Si sigues una dieta omnívora te vas a encontrar con restos de carne, pescado o marisco, que son los principales causantes de mal olor en poco tiempo. No hay que tirarlos al cubo de la basura como cualquier otro resto. Tienes que embolsarlos por separado y llevarlos al contenedor orgánico en cuanto te sea posible. Puedes hacer lo mismo con la fruta o verdura que haya pasado su mejor momento.

2. Vacía los cubos de basura regularmente

El segundo consejo es tan simple como lógico: cuando hace calor afuera, el cubo de basura dentro de la casa debe vaciarse con más frecuencia. La norma básica es que la basura no duerma en casa.

2. El periódico absorbe y sella

Aparte de la carne y el pescado, los mayores culpables vegetales del mal olor son las cebollas, las patatas y la fruta podrida. Envuélvelos en unas cuantas capas de papel de periódico antes de tirarlos a la basura orgánica.

Puedes envolver cualquier basura húmeda en papel periódico. Si se trata de residuos orgánicos, no hay problema, el periódico se puede compostar y, por lo tanto, se puede tirar en el contenedor marrón.

Si tienes el problema de que se sigue formando un charco marrón con olor desagradable en el fondo del cubo, aunque la vacíes con regularidad, el periódico también es de ayuda en este caso. Pon algunas hojas en el fondo del balde. El periódico viejo puede ir directamente al contenedor cuando saques la basura.

3. El bicarbonato de sodio ayuda cuando la basura huele mal

Si no tienes un periódico a mano, también puedes espolvorear bicarbonato de sodio en el fondo del cubo de basura. De hecho, puedes poner el periódico y luego espolvorear el bicarbonato. Tiene la capacidad de retener la humedad y enmascarar los olores desagradables gracias a su efecto desodorante.

Este producto es un verdadera remedio milagroso en el hogar, pues tanto sirve para hacer bizcocho esponjoso, como para eliminar las manchas de la ropa, limpiar el horno o neutralizar los olores.

Puedes, incluso, elaborar tu propia fórmula antiolor. Mezcla media taza de bicarbonato de sodio, un tercio de taza de sales de Epsom (las puedes encontrar en muchos herbolarios), un cuarto de taza de agua y diez gotas de aceite esencial de limón. Pon esta mezcla en una bandeja de cubitos de hielo y deja que se sequen y endurezcan. Deshaz uno de estos cubos en el fondo del cubo de basura (entre el cubo y la bolsa) y reemplázalo cuando deje de funcionar. 

4. Los granos de café te pueden ayudar

El café también ayuda a ahuyentar los olores desagradables. Coloca algunos granos de café en el fondo del contenedor, debajo de la bolsa de basura. Siempre debes cambiar los granos cuando saques la basura.

5. También puedes poner cáscaras de limón

Las cáscaras de limón también son muy útiles para evitar el malo de olor. En lugar de tirarlas, colóquelos entre la lata y el revestimiento. “Harán un buen trabajo disimulando parte o la totalidad del olor”, dice Napelbaum, quien sugiere usar las cáscaras junto con la idea de bicarbonato de sodio mencionada anteriormente.

6. No le des facilidades a la humedad

La humedad promueve los procesos de descomposición que conducen a los malos olores. Por eso, siempre debes escurrir bien las bolsitas de té, los filtros de café y otros residuos orgánicos húmedos antes de tirarlos a la basura.

7. Limpieza a fondo el cubo de basura, pero sin lejía

Si el cubo de la basura apesta solo hay una cosa que puede ayudar: hay que limpiarlo a fondo. Algunas publicaciones recomiendan usar lejía para esto. Piensa que la lejía es dañina para el medio ambiente y, por lo tanto, solo debe usarse para suciedad extrema. Recurre al agua con jabón y termina haciendo un repaso con un paño humedecido en vinagre de limpieza.

Incluso con las mejores intenciones, los líquidos que salen de la basura y otros desechos acaban en el fondo, por lo que se debe limpiar el cubo regularmente, aproximadamente cada dos semanas o cada vez que notes un derrame o un olor. 

7. Ningún cubo bajo el sol

Lo ideal es que los cubos de basura al aire libre no estén en un lugar soleado. Cuanto más caliente se pone en el cubo, más rápido se produce el proceso de fermentación. Las bacterias y los gérmenes se propagan más rápido y el contenedor comienza a apestar antes y con más fuerza.

8. Consejos para comprar un buen cubo de basura

Si necesitas un cubo de basura nuevo, lo mejor es comprar uno de acero inoxidable o aluminio. Los olores se adhieren menos a estos materiales que al plástico. Otro consejo: cuanto más pequeño sea el cubo de basura, menos problema hay con el hedor.

Por otra parte, no conviene recurrir a los productos desodorantes para cubos de basura. Están repletos de ingredientes químicos y algunos pueden ser disruptores endocrinos. Son potencialmente dañinos para el medio ambiente y las personas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?