Onagra

El aceite de onagra, que se obtiene de sus semillas, es un gran aliado de la salud de la mujer gracias a sus efectos como regulador hormonal. Además, potencia las defensas y estimula el riego sanguíneo.

La onagra: la "planta de la mujer"

La onagra (Oenothera biennis L.) es una planta norteamericana, conocida como evening primrose («primavera de noche») por la particularidad de que las flores tienden a abrirse al atardecer, pero no debe confundirse con nuestra «primavera», la prímula. 

Originaria del este de Estados Unidos, hoy crece en buena parte de Europa, incluidas Cataluña y Cantabria.

El aceite de onagra, obtenido por presión en frío de las semillas de la onagra , no puede faltar hoy día en ningún herbolario por sus amplias posibilidades terapéuticas, sobre todo como apoyo en la salud de la mujer: como regulador hormonal, mejora los problemas asociados a la menstruación o la menopausia. 

Propiedades medicinales de la onagra

Las semillas de onagra son muy ricas en ácidos grasos poliinsaturados omega-6, como el ácido oleico, linoleico, palmítico y gamma-linolénico, precursores de las prostaglandinas E1. 

Estas sustancias intervienen en muchos procesos metabólicos y fisiológicos. De ahí su importancia: actúan como equilibradores del sistema inmunitario, regeneradores celulares, estimuladores del riego sanguíneo y reguladores hormonales. 

Los principales usos del aceite de onagra son:

  • Como regulador hormonal, porque ayuda a paliar los efectos que se desencadenan por un desequilibrio entre los estrógenos y la progesterona.
  • Para aliviar los síntomas del síndrome premenstrual, como calambres musculares, hipersensibilidad en los pechos y dolor de cabeza, así como para restablecer la normalidad del ciclo menstrual.
  • Para mejorar los trastornos que acompañan a la menopausia, como los sofocos, la sequedad vaginal y epidérmica, las molestias musculares, la irritabilidad, el insomnio y la falta de energía.
  • Por su efecto vasodilatador, en la prevención de embolias y arteriosclerosis, y se indica en personas con alto riesgo cardiovascular.
  • Ayudar a mantener a raya el colesterol y la tensión arterial.
  • En caso de artritis reumatoide, ya que se le atribuye también una potente acción antiinflamatoria y antirreumática.
  • Como apoyo en enfermedades degenerativas como Parkinson y esclerosis múltiple, ya que mejora la comunicación entre las neuronas y regula la liberación de neurotransmisores en el cerebro.
  • Como recurso para aumentar las defensas autoinmunes y reducir la incidencia de alergias como la polinosis.
  • Aplicado externamente, se revela como un excelente aliado de la piel

Cómo se toma y en qué dosis

  • Se encuentra principalmente en frascos de perlas de gelatina, de las que se deben tomar entre 3 y 6 diarias, según la dolencia.
  • Para problemas dermatológicos se suele utilizar el aceite de onagra en masaje o friegas, aunque también se pueden utilizar las semillas trituradas o pulverizadas.
  • Este aceite sirve como aliño en verduras o ensaladas, pero para eso resulta caro.
  • También se vende en cápsulas, comprimidos y extracto líquido.

Precauciones y contraindicaciones

No debe tomarse si se siguen tratamientos con estrógenos o anticoagulantes

Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

Artículos

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?