Salud y sabor

7 frutos de arbustos medicinales, pero poco consumidos

Jordi Cebrián

Los regalan arbustos y árboles de porte modesto pero tienen propiedades comprobadas para restaurar la salud. Aportan vitaminas y apetecen en postres, zumos, batidos, ensaladas, guisos…

Algunos frutos de arbustos y árboles medicinales poco consumidos son, en realidad, pequeños regalos para la salud. Ricos en vitaminas y de un delicado sabor, pueden dar un toque único a tus recetas (en postres, zumos, batidos o incluso en ensaladas y guisos) y, a la vez ayudarte a mejorar determinados aspectos de la salud. 

1 / 7
SAUCO. Bayas de saúco

1 / 7

Bayas de saúco

La cosecha de los frutos maduros del saúco aún se mantiene en algunos pueblos.

Estas bayas carnosas, de color negro, contienen antocianósidos, vitamina C, azúcares y ácidos orgánicos.

Actúan como diuréticos, sudoríficos y laxantes, o purgantes si la dosis resulta excesiva.

Tienen un sabor muy parecido al de las grosellas negras, aunque más aromático, que recuerda al pino.

El zumo de saúco es dulce y refrescante, pero estas bayas se han usado más para preparar mermeladas y jaleas, o incluso para elaborar bebidas alcohólicas con algo de gas.

Su conserva combina bien con platos salados.

Foto: Anna García
Bayas de enebro

2 / 7

Bayas de enebro

Los frutos carnosos y aromáticos del enebro contienen un aceite esencial que les otorga amplias virtudes curativas.

Actúan como un antiséptico potente que ayuda a combatir las infecciones urinarias, y también contribuye a controlar la tensión arterial y los excesos de urea y de ácido úrico. También se usa para reducir los edemas.

En la cocina, las bayas se emplean para aromatizar la ginebra, a la que confieren su aroma característico.

Se toman en infusión (20 gramos por litro), mezcladas con anís o hinojo si se quiere mejorar el sabor.

También se pueden encontrar en extracto y tintura.

Artículo relacionado

Cómo preparar mermeladas sanas en casa

¡A la rica mermelada casera y saludable!

Foto: Anna García
Escaramujos

3 / 7

Escaramujos

Los frutos del rosal o escaramujos se encuentran fácilmente en el campo, aunque pocos se atreven a degustarlos.

Resultan una fuente excepcional de vitamina C (1.200 mg/100 g) y son ricos asimismo en taninos y ácidos orgánicos.

Fortalecen el organismo y previenen las infecciones respiratorias, además de constituir un remedio tradicional contra las diarreas.

La pulpa del escaramujo se puede mezclar con quesos y yogures vegetales; sabe exquisita.

Los frutos se pueden licuar o emplear para la preparación de mermeladas y confituras.

También se pueden tomar en infusión.

Foto: Anna García
GROSELLERO-NEGRO. Grosellas negras

4 / 7

Grosellas negras

Las grosellas se encuentran a veces adornando pasteles y guisos diversos.

Tienen un sabor ácido, agradable y refrescante.

Aunque se asocien con las grosellas rojas, las de color morado oscuro son diferentes: proceden de los Alpes, crecen en ramas jóvenes y no viejas, y desprenden un aroma distintivo.

Su notable valor vitamínico ayuda a reducir la fragilidad capilar, las acumulaciones de líquidos y la pérdida de visión nocturna.

Tomadas frescas, en jugo o bien en confitura, apetecen siempre, sobre todo después de una comida copiosa, ya que ayudan a digerir mejor.

Artículo relacionado

postre grosellas negras

La grosella negra reduce los niveles de azúcar en sangre

Foto: Anna García
JINJOLERO. Azufaifas

5 / 7

Azufaifas

El azufaifo es un árbol espinoso originario de la China, que hoy se cultiva en el entorno mediterráneo.

Los frutos o azufaifas, del tamaño de una aceituna, tienen una consistencia harinosa y un sabor neutro y suave.

Son ricos en vitamina C y mucílagos, y resultan muy indicados en periodos de debilidad, astenia y convalecencia.

Son laxantes y demulcentes, útiles para combatir la irritación de garganta y la carraspera.

La decocción se ha empleado en gargarismos, pero con las azufaifas también se preparan sabrosas mermeladas y confituras.

Foto: Anna García
Moras del moral

6 / 7

Moras del moral

Los frutos del moral (Morus nigra) son ricos en vitamina C y en antocianósidos, que le otorgan su color azulado.

Producen un ligero efecto laxante, útil en periodos de estreñimiento.

Se han indicado también en caso de fragilidad capilar y como apoyo en el tratamiento de flebitis, varices y hemorroides.

Jugosas y refrescantes, las moras se toman frescas y tienen un sabor agridulce. Resultan también deliciosas en zumo.

El jarabe de moras se ha empleado tradicionalmente como remedio natural para rebajar la inflamación de encías y de garganta.

Artículo relacionado

frutos-rojos-proteger-frente-al-estres

Frutos rojos para protegernos frente al estrés

Foto: Anna García
ARANDANO-NEGRO. Arándanos

7 / 7

Arándanos

Los pigmentos que confieren a la baya del arándano su tonalidad azul negruzca son los responsables de su acción antiinflamatoria y astringente.

Son también ricos en vitaminas y sales minerales. Su consumo regular ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a evitar los edemas por insuficiencia venosa, pero además permite aumentar la agudeza visual.

De sabor ácido y refrescante, apetecen frescos pero pueden tomarse en zumo, incorporarse a pasteles o usarse en mermeladas y confituras.

Foto: Anna García

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?