7 recetas deliciosas de quesos veganos

¿Quieres evitar los lácteos, pero echas de menos el queso? Pues no tienes por qué: hay gran variedad de quesos veganos saludables ¡e incluso puedes hacerlos en casa!n casa!

quesos veganos

Si quieres seguir una dieta vegana, pero te gusta el queso, tienes a tu disposición numerosas alternativas cien por cien vegetales, que te permitirán disfrutar de este alimento.

Los quesos veganos se elaboran a partir de diferentes bases. Se pueden hacer, por ejemplo, con derivados de la soja, leches vegetales o pastas y yogures de frutos secos o semillas remojados.

Una especialidad aparte son los quesos raw o crudiveganos: en este estilo de quesos veganos no se emplean productos refinados, por lo que son mucho más saludables que muchos de los quesos veganos comerciales, y además no se someten a más de 42°C , para no desnaturalizar sus ingredientes y preservar todo su valor nutritivo.

Aquí encontrarás una selección de recetas de quesos veganos raw muy fáciles de hacer, hechos a base de frutos secos y semillas. ¡Disfrútalos!

1 /7

1 / 7

Requesón de almendras con sirope de arce

Una versión vegana del requesón hecha con almendras que puedes tomar como postre o también en versión salada.

Ingredientes para 2 personas

  • 100 g de almendras crudas, activadas con un remojo previo de 8-12 h y peladas
  • 125 ml o media taza de rejuvelac
  • ¼ de taza de aceite de coco, en estado líquido
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de levadura nutricional
  • sirope de arce al gusto
  • media taza de frutos rojos o frutos del bosque para acompañar

Preparación 10 minutos (listo en 48 horas)

  1. En una batidora de vaso turbo tritura bien las almendras junto con el rejuvelac hasta obtener una crema suave y homogénea.
  2. Introdúcela en un frasco de vidrio cubierto con un paño de algodón limpio y resérvala en un lugar oscuro, fresco y seco para que vaya fermentando.
  3. Transcurridas 48 horas, el requesón estará esponjoso y habrá creado algunas burbujas de aire en la fermentación.
  4. Añade el aceite de coco, el zumo de limón y la levadura y bate de nuevo hasta mezclar homogéneamente. 
  5. Con la ayuda de un aro crea porciones redondas y sirve en un plato con sirope de arce al gusto y unos frutos rojos.

Puedes servirlo como postre, pero también en platos salados, para acompañar o como dip. En ese caso, añádele hierbas frescas bien picadas antes de servir. O bien ajo en polvo o ralladura de limón.

2 / 7

Queso viejo de semillas de girasol

Un queso vegano que puedes tomar recién hecho o envejeciéndolo para ganar intensidad de sabor.

Ingredientes para 1 pequeño

  •  250 g de semillas de girasol, remojadas 8 h y lavadas
  • 125 ml o media taza de rejuvelac
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 ajo aplastado y con la piel
  • 1 cucharadita de sal marina
  • 1 pizca de pimienta negra recién molida -
  • 2 cucharadas de levadura nutricional
  • media taza de hierbas secas: tomillo, romero, orégano

Preparación 20 minutos (listo en una semana)

  1. Tritura las semillas en un procesador o batidora de vaso turbo y bate con el rejuvelac hasta obtener una crema blanca y suave.
  2. Añade el resto de ingredientes, salvo las hierbas, y bátelo bien.
  3. Introduce la mezcla en una bolsa de hacer leche vegetal limpia formando un hatillo y cuélgala 8-12 horas de algún gancho en la cocina. Pon un bol debajo para que recoja el suero.
  4. A las 8-12 horas, saca el queso y dale forma con las manos.
  5. Coloca las hierbas en un plato plano y rebózalo con cuidado hasta cubrirlo uniformemente.
  6. Puedes comer el queso fresco así, pero si lo envejeces aún sabrá mejor. Para ello, déjalo secar una o dos semanas sobre una rejilla en un lugar seco, fresco y aireado, dándole la vuelta cada 12 horas. A la semana o dos estará listo para cortar y servir.

Envejecerlo en un lugar ventilado evita que se cree moho. Si saliera, ráspalo bien con un cuchillo.

3 / 7

Queso de anacardos a las finas hierbas para untar

Puedes decorarlo con olivas negras en aritos o pesto de albahaca. Le darán color ¡y mucho sabor!

Ingredientes para 4-6 personas

  • 275 g de anacardos crudos, remojados 8-12 h y lavados
  • 125 ml o media taza de rejuvelac
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de levadura nutricional
  • media cucharadita de ajo deshidratado en polvo
  • media cucharadita de cebolla deshidratada en polvo
  • 1 pizca de sal marina
  • 2 cucharadas de cebollino, bien picado
  • 1 cucharada de eneldo fresco, bien picado

Preparación 5 minutos (listo en 12 horas)

  1. Tritura todos los ingredientes menos las hierbas en una batidora de vaso turbo hasta obtener una pasta homogénea y suave. Déjalo fermentar durante 12 horas en un recipiente de vidrio con tapa, cubierto solo con un paño de algodón limpio.
  2. Una vez fermentado, añade las hierbas aromáticas.
  3. Cierra el recipiente con su tapa y guárdalo en la nevera. Se conserva varias semanas.
  4. A la hora de servir, puedes colocarlo en un bol para compartir. También lo puedes acompañar de crudités para dipear: zanahorias, coliflor, tomates cherry, tiras de pimiento, palitos de manzana y pera, de pepino, uvas, ajos tiernos… Todos resultan deliciosos.

4 / 7

Parmesano rápido rico en omega 3

Un queso parmesano vegano ideal para espolvorear sobre ensaladas, cremas de verduras, pasta raw –como unas cintas o unos espaguetti de calabacín u otra hortaliza– y pizzas.

Ingredientes para 4-6 personas

  • media taza de levadura nutricional -
  • media taza de semillas de cáñamo pelado
  • 1 pellizco de sal del Himalaya
  • 1 cucharada de zumo de limón

Preparación 5 minutos

  1. Coloca la levadura nutricional, las semillas de cáñamo y la sal en una batidora de vaso turbo o en un molinillo, y tritúralos muy bien de modo que queden molidos homogéneamente.
  2. Introduce esta mezcla en un cuenco pequeño y añádele el zumo de limón. 
  3. Remueve cuidadosamente con una cuchara para que se mezcle bien y evitar que se apelmace o que se formen grumos.
  4. Sirve en un cuenco para espolvorear sobre la receta elegida.

5 / 7

Quesillo dulce de coco joven y anacardos

Ingredientes para 4-6 personas

  • 1 coco joven, la pulpa y media taza de su agua
  • 100 g de anacardos crudos, con un remojo previo de 8 h
  • 2 cucharadas de levadura nutricional
  • 1 pellizquito de sal marina
  • 1 cucharada de zumo de limón

Preparación 5 minutos (listo en 24 horas)

  1. En una batidora de vaso turbo, bate todos los ingredientes hasta obtener una crema densa y suave.
  2. Coloca en un bote de vidrio con tapa, dejando una cuarta parte del bote libre, para que el queso respire mientras fermenta.
  3. Cubre con un paño de algodón limpio y deja fermentar unas 8-12 horas en un lugar seco, aireado y donde no le dé la luz del sol.
  4. Sirve con frutos del bosque y hierbas aromáticas frescas.

6 / 7

Quseo de macadamia y anacardos con un toque marino

El toque marino en este queso vegetal a base de frutos secos se consigue gracias al alga dulse.

Ingredientes para 4-6 personas

  • 100 g de macadamia cruda, con un remojo previo de 8 h
  • 100 g de anacardos crudos, con un remojo previo de 8 h
  • ¼ de taza de agua filtrada
  • 1 cucharadita de miso blanco sin pasteurizar
  • 2 cucharadas de levadura nutricional
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 pellizco de sal marina
  • 1 taza bien prensada de algas dulse

Preparación 5 minutos (listo en 24 horas)

  1. Bate todos los ingredientes, menos las algas, en una batidora de vaso turbo hasta obtener una crema densa muy suave.
  2. Introduce en una bolsa de hacer leche vegetal o una gasa de algodón limpia y cuelga unas 12 horas de un gancho en la cocina, con un bol debajo, para que suelte el suero y fermente.
  3. En un bol con agua, rehidrata las algas dulse unos 5 minutos. Escúrrelas a fondo, secando un poco incluso con un paño de algodón, y estíralas bien planas sobre un papel de hornear.
  4. Da forma a la pasta de frutos secos con las manos y coloca sobre la base de algas. Con el papel de hornear, cúbrela con las algas homogéneamente. Luego envuelve bien el queso con el mismo papel de hornear.
  5. Coloca en un platito plano y reserva en la nevera durante unas 6 horas. Dale la vuelta y deja curar unas 6 horas más.

Al escurrirlo: si no tienes donde colgar el queso, déjalo en un colador fino sobre un bol con un peso encima.

7 / 7

Salsa de queso para topping

Esta crema de queso es facilísima de hacer y es muy suave. Puedes utilizarla como la bechamel y otras salsas blancas, y así aprovechar las propiedades hepatoprotectoras del sésamo, por ejemplo completando con ella tus lasañas crudiveganas o añadiéndola a unos espaguetti o canelones crudos de calabacín.

Otra opción es utilizar esta salsa como aliño para tus ensaladas o bien servirla como dip con unos crujientes crudités de apio o zanahoria.

Este queso también le sienta muy bien, junto a una pizca de levadura nutricional, a recetas de col o brócoli.

Ingredientes para 4-6 personas

  • media taza de tahini blanco crudo
  • media taza de levadura nutricional
  • ¼ de taza de rejuvelac o de agua filtrada
  • 1 pizca de pimienta negra, recién molida
  • media cucharadita de nuez moscada
  • 1 cucharadita de hierbas aromáticas mezcladas al gusto (como romero, perejil, salvia, tomillo u orégano)

Preparación 5 minutos (listo en 12 horas)

  1. Combina todos los ingredientes en una batidora de vaso turbo y bate muy bien hasta obtener una pasta totalmente homogénea y suave.
  2. Coloca esta pasta en un recipiente de vidrio que pueda ir con tapa y de momento cúbrelo solo con un paño de algodón limpio. Déjalo reposar así durante unas 12 horas para que fermente.
  3. Una vez fermentado, puedes tapar el recipiente con su tapa y guardarlo en la nevera durante semanas.

Rejuvelac

LECTURA RECOMENDADA

Rejuvelac, agua llena de vida

Cómo hacer quesos veganos

Los quesos veganos se elaboran a partir de derivados de la soja (tofu sedoso o firme, leche o yogur de soja), leches vegetales (de arroz o de avena) o pastas y yogures de frutos secos o semillas remojados.

Con esta base se utilizan diferentes tipos de ingredientes para dar elasticidad y una textura de queso sin afectar al sabor:

  • Almidones como el de tapioca o patata, harina de arroz glutinoso o almidón modificado.
  • Gelificantes como el agar-agar.
  • Espesantes o estabilizadores
  • Emulsionantes como la lecitina (de soja o girasol).

La cremosidad y la firmeza se consiguen añadiendo aceites como el aceite de coco crudo, con su peculiar sabor o bien desaborizado y refinado.

Cómo se consigue el sabor a queso

Para aportar un suave sabor a fermentado, se añaden ácidos naturales y saludables como el del limón, el vinagre de manzana sin pasteurizar o el rejuvelac, un agua fermentada que se obtiene a partir de germinados.

Otra opción es emplear fermentos y bacterias como se hace con los quesos lácteos

También puedes conseguir mayor intensidad de sabor añadiendo levadura nutricional, ajo, tomate seco, alga espirulina, sal, chile, pimienta, hierbas aromáticas y saborizantes o aromas naturales.

Beneficios de los quesos veganos

En los quesos veganos, en especial los crudiveganos, todo son ventajas. No solo están menos procesados y son más naturales que los quesos lácteos, sino que son muy completos. Entre sus ventajas y propiedades para la salud podemos destacar:

  1. Aportan energía pura y nutritiva. Aportan abundante energía en forma de hidratos de carbono, acompañados de fibra. También grasas saludables y proteínas de calidad.
  2. Son ricos en calcio y vitaminas. Los ingredientes usados como base de los quesos los convierten en una gran fuente de calcio y otros minerales y oligoelementos. Además son ricos en vitaminas como la E, la provitamina A, las del complejo B y la C.
  3. Tiene probióticos y cuidan tus intestinos. Aportan bacterias probióticas, que protegen la microbiota o flora intestinal. Por otro lado, no contienen péptidos opiáceos adictivos que incrementan la permeabilidad intestinal y el estreñimiento, ni sustancias de difícil o imposible digestión (como la lactosa o la caseína) que acaban en la sangre y producen mucosidad, problemas respiratorios y desórdenes autoinmunes, entre otros.
  4. Hay opciones para todos. Para las personas con problemas intestinales, intolerancias o alergias existen versiones libres de gluten, de soja y de frutos secos que pueden ser elaboradas con semillas como las de girasol o con almidones y aceites.
  5. Están libres de tóxicos. Se evita consumir residuos de hormonas, virus, bacterias, pus y toxinas contenidos en los lácteos y generados por los antibióticos, pesticidas y desinfectantes asimilados por las reses en el proceso de producción industrial.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?