Elegirlas y prepararlas

7 tipos de patatas, sus características y cómo cocinarlas

Son una fuente saludable de energía y aportan potasio y vitamina C. Descubre cómo utilizan los cocineros cada una de ellas y para qué platos las prefieren.

Monste Tapia
Montse Tàpia

Cocinera

Las recetas con patatas son muy socorridas: resultan un ingrediente barato, sencillo de cocinar y son muy nutritivas (la patata es uno de los alimenots más ricos en potasio).

Eso sí, existen muchos tipos de patata y a menudo desconocemos las diferencias que existen entre ellas y sus particularidades a la hora de cocinarlas. En este artículo te mostramos 7 tipos de patatas, sus propiedades características y consejos para cocinarlas.

1 /7
BUFFET

1 / 7

Buffet

La patata buffet es una variedad regional de montaña, de las comarcas catalanas del Pirineo y Prepirineo, donde se producen de forma controlada.

Se trata de una patata de piel blanca, pequeña, irregular y con ojos profundos, lo que hace difícil pelarla, pero su carne firme y su sabor delicioso y pronunciado hacen que valga la pena probarla.

Cómo cocinar la patata buffet

Resulta excelente para freír, trabajar en puré o cocer con piel y rellenar, aunque su gusto terroso destaca sobre todo en las manipulaciones sencillas.

Para que sea más fácil pelarla se sumerge en agua fría una vez cocida y se emplea un cuchillo de punta muy fina.

Foto: Anna García
KENNEBEC

2 / 7

Kennebec

La patata kennebec, de forma ovalada y un poco achatada, con ojos superficiales, resulta muy conocida y fácil de encontrar.

La piel es recia, de aspecto terroso, y esconde una pulpa blanca y de buen sabor. Se encuentra en los mercados de noviembre a marzo ya que es una patata semitardía, de ciclo medio.

Cómo preparar patatas kennebec

Se puede servir hervida, pelada y machacada con un tenedor cuando aún está caliente. Se aliña con un chorrito dé aceite de oliva, sal y pimienta.

También es adecuada para guisar y espesar purés, y aguanta muy bien la fritura, por ejemplo para las tortillas de patata, porque se mantiene bastante entera.

Artículo relacionado

Foto: Anna García
MONALISA

3 / 7

Monalisa

Gruesa y ovalada, de forma regular, su piel es amarilla, muy fina, lavada y lisa. La carne es de un amarillo pálido. Su sabor resulta agradable; su textura, crujiente y una vez cocida no se oscurece.

La patata monalisa se encuentra en todos los mercados y su consumo es masivo gracias a su calidad y a que admite la mayoría de preparaciones.

Para qué usarla:

Resulta idónea para cocer al vapor, en ensaladas, mezclada con plantas aromáticas, aceite y ajo, o cocida en aceite a lo pobre, con ajos, pimiento verde y huevos.

 

Foto: Anna García
RED-PONTIAC

4 / 7

Red pontiac

La red pontiac es la variedad de patata de piel roja más popular.

De recolección tardía, puede ser ovalada o redonda, con ojos medianamente profundos, La carne es muy blanca y un poco harinosa aunque muy sabrosa.

Para saber si una patata es harinosa se corta por la mitad y se frotan las dos partes: si se quedan pegadas la patata tiene mucho almidón, es harinosa; si no se pegan resultará más consistente en la cocción.

Para qué recetas va mejor:

Absorbe bien los sabores y proporciona unidad al conjunto, por lo que resulta perfecta para guisar, cocer o estofar. Se puede añadir a un estofado o cocinarse con seitán. 

Foto: Anna García
RATTE

5 / 7

Ratte

Estrecha y larga, con forma de dedo algo curvado, piel parda y carne amarilla, la patata ratte es muy usada en restauración, donde se valora su gusto peculiar, con un toque anuezado, y su textura firme, que aguanta bien la cocción.

Le convienen preparaciones en las que destaque su sabor: en purés, en forma de patatas chip y en ensaladas.

Cómo cocinar las patatas ratte: ideales para hacer chips

Para preparar chips se pelan, se cortan a rodajas muy finas y se dejan en agua para que pierdan almidón. Luego se secan y se fríen en abundante aceite caliente a unos 175º C, de modo que queden duras y crujientes. El mejor recipiente es una olla mediana. 

Foto: Anna García
PRIMOR

6 / 7

Primor

Se llama primor a la patata recién recolectada, nueva y temprana, la primera que llega a los mercados y que conviene consumir en seguida, en el apogeo de su sabor y textura.

Suelen proceder del sur de la Península; de tamaño mediano, su piel es clara y fina, y su carne, blanca.

Para qué usar las patatas primor

Ideales para ensaladas, lo mejor es cocerlas al vapor, para que conserven todas sus propiedades nutritivas y su sabor.

Conviene pelarlas en caliente y, si se mezclan con otros ingredientes, hacerlo antes de que se enfríen para armonizar mejor los sabores. Les convienen aliños suaves.

Foto: Anna García
VIOLETA

7 / 7

Violeta

La exquisita patata trufada o violeta, de sabor suave que recuerda a la nuez y color llamativo, es muy valorada por los cocineros y hace las delicias de los gastrónomos, pero solo se encuentra en mercados especializados.

Como la mayoría de patatas procede originalmente de los Andes, pero se cultiva con éxito en Europa.

Para qué usar las patatas violeta

Su color se acentúa en la cocción, así que con ella se puede elaborar un delicioso y vistoso puré de color morado para acompañar el plato principal.

Al vapor o frita a la inglesa (chips) proporciona una sugerente guarnición a todo tipo de platos.

Foto: Anna García

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?