Bebidas saludables

¿Es saludable el agua con gas?

Persisten algunos mitos en torno a los efectos y propiedades agua mineral con gas. Te explicamos si es perjudicial para tus dientes, tu equilibrio ácido-base o tu figura.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Lo que hace que el agua mineral sea chispeante y refrescante es el dióxido de carbono que contiene. Pero, ¿cómo se crea el dióxido de carbono? Si se mezcla agua (H2O) con dióxido de carbono (CO2), el CO2 se disuelve en el agua, especialmente bajo presión. Esto crea, entre otras cosas, ácido carbónico (H2CO3). Lo que percibimos como burbujas es el dióxido de carbono disuelto en el agua. Cuando se abre la botella y baja la presión sobre el agua, el CO2 se escapa como gas.

¿Es mejor el agua con o sin gas?

Hay muchos mitos en torno a la cuestión de si el agua mineral con gas es saludable o no lo es. Están relacionados principalmente con la comprensión, a veces incorrecta, sobre las propiedades del ácido carbónico o el dióxido de carbono.

En internet no es difícil encontrar lugares donde se afirma que las burbujas atacan el esmalte de los dientes, provocan acidosis o favorecen el aumento de peso. Te explicamos qué hay de cierto en los cuatro principales mitos que rodean el agua con gas.

Artículo relacionado

Refrescos caseros saludables

Refrescos saludables... ¡sin renunciar a las burbujitas!

1. ¿El agua con gas ataca los dientes?

Si hay que creer en algunas publicaciones, se dice que el agua mineral carbonatada ataca el esmalte de los dientes y, por lo tanto, hace que sean más propensos a las caries. Sin embargo los dentistas dan el visto bueno al agua con gas. El agua con gas no es dañina para los dientes, ya que solo contiene CO2.

El ácido carbónico (H2CO3) tampoco tiene potencial erosivo, es un ácido muy inestable que se descompone rápidamente en dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O) en el aire. Cuando bebes bebidas carbonatadas, el CO2 se exhala y, por lo tanto, se elimina. El consumo a largo plazo de agua mineral carbonatada tampoco supone ningún problema.

Sin embargo, otros ácidos como el ácido cítrico (contenido en refrescos y tés helados) o el ácido fosfórico (en bebidas de cola) sí son un problema para los dientes, porque son demasiado ácidos.

2. ¿El agua con gas engorda?

Un estudio científico realizado por investigadores de la Universidad de Birzeit en Ramallah sugiere que las personas que beben agua con gas aumentan de peso con más facilidad que las que prefieren el agua sin gas. La explicación de los autores es que el CO2 aumenta la presión sobre las paredes del estómago, por lo que el cuerpo aumenta la producción de hormona grelina, que aumenta el apetito.

Es cierto que la hormona grelina regula la sensación de hambre, pero no por sí sola, sino en una interacción extremadamente compleja con otras hormonas y factores. Hasta ahora faltan pruebas médicamente plausibles para la tesis de que el ácido carbónico o el dióxido de carbono podrían desempeñar un papel decisivo sobre el apetito, los investigadores de Ramallah solo llevaron a cabo el estudio en 16 ratas y con 20 estudiantes.

Artículo relacionado

Refrescos saludables

Refrescos saludables dentro y fuera de casa

3. ¿El agua con gas causa acidez estomacal?

Si tenemos que eructar después de un gran vaso de agua con gas y el gas sube del estómago al esófago, el ácido del estómago también lo puede hacer y ciertamente puede provocar acidez estomacal.

Las personas que reaccionan a las bebidas carbonatadas con problemas estomacales no reaccionan directamente al ácido carbónico de la bebida gaseosa, sino a la irritación del esófago y el estómago.

Si tienes un estómago sensible o sufres de reflujo, no debes exagerar la ingesta de bebidas gaseosas. Si toleras bien el agua con gas, por supuesto, puedes beberla sin preocupaciones. Las personas que sufren estreñimiento pueden incluso estimular sus intestinos con agua con gas.

4. ¿El agua con gas acidifica?

Algunas personas temen que si beben agua con gas, sus cuerpos se volverán ácidos y propensos a las enfermedades. De hecho, el agua con gas tiene ciertamente un pH más bajo (más ácido) que el agua no carbonatada.

El agua del grifo y el agua sin gas suelen tener un valor de pH de aproximadamente 7; en cambio, el agua con gas puede tener un valor de pH de 5,5 debido al ácido carbónico que contiene y, por lo tanto se sitúa químicamente en un rango ligeramente ácido. Con esta justificación, a veces se desaconsejan las bebidas carbonatadas.

https://www.cuerpomente.com/alimentacion/nutricion/agua-salud-ninos_4529

Artículo relacionado

niños beben agua

Haz que el agua sea una bebida atractiva para tus hijos

Sin embargo el ácido carbónico que contiene es inestable y se descompone rápidamente en sus componentes CO2 y agua. Cuando se abre la botella, el dióxido de carbono se escapa silbando. La parte restante se descompone en el estómago. Esto hace que tengas que eructar.

Una pequeña parte de ácido carbónico ingresa a la sangre a través del tracto digestivo y se exhala desapercibidamente a través de los pulmones. En conclusión, el agua con gas no contribuye a la acidificación del cuerpo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?