Cocinar con kale

Qué es la kale y cómo comerla: recetas y recomendaciones

La kale es de la familia de las coles pero en lugar de comer sus flores, consumimos sus hojas. Tiernas y jugosas, estas hojas pueden cocinarse de múltiples maneras y en variedad de recetas.

Qué es la kale o col rizada

La kale o col crespa o rizada es una variedad de col que, lejos de modas, ha llegado para quedarse en nuestro repertorio gastronómico. Es una brassica, es decir, es de la familia del brócoli, la coliflor y las berzas, solo que a diferencia de las dos primeras lo que comemos son las hojas, no las cabezas florales.

Es muy curiosa porque sus hojas son duras, nada que ver con la delicadeza de las acelgas o las espinacas. A pesar de ello no queda dura y fibrosa, si no tierna y jugosa cuando la cocinamos.

Las variedades de kale que más fácilmente encontramos en mercados y verdulerías son las de hoja rizada, pero también hay con las hojas abultadas y más planas. Cada una proporciona una textura diferente al comerla. Hoy me gustaría mostrarte algunas formas de cocinar la kale para que tengas ideas para usarla en todo tipo de recetas.

Kale o col rizada cruda

La kale se puede comer cruda. La kale cruda pega con casi todo tipo de sabores, tanto dulces como salados, agrios y amargos, así que no tengas miedo de servirla en ensalada con manzana, limón, pasas, zanahoria, maíz, etc. Y aliñar con cremas como tahini o mantequilla de cacahuete.

  • Consejos para comer la kale en crudo: Como las hojas son bastante duras lo que haremos primero, después de lavarla, es quitar los tallos duros y nos quedaremos solo con las hojas.
  • Las cortamos en trozos más pequeños y las ponemos en un bol. Espolvorea con un poco de sal y mézclalo a mano. De esta manera daremos un pequeño masaje a las hojas, que se volverán más tiernas y muy agradables para ensaladas, acompañamientos, etc., en crudo.

Artículo relacionado

kalettes

Del kale y las coles de Bruselas nace una nueva verdura

Con kale cruda también podemos hacer una buena salsa pesto. Solo tienes que sustituir la albahaca (o buena parte de la albahaca) por hojas de kale cortadas en trozos y batirlo todo junto con la batidora. Queda un pesto de aroma y sabor fresco, que pega con todo.

Kale al horno

Una de las formas más populares de hacer la kale es en chips crujientes.

  • Para ello lo único que tenemos que hacer es desecar los trozos de hojas para que pierdan humedad y se vuelvan crujientes.
  • Para hacer chips de kale seca muy bien las hojas después de lavarlas, córtalas en trozos medianos-grandes y ponlas en una bandeja de horno con papel para hornear.
  • Salpica los trozos con aceite de oliva (mucho mejor si usas un atomizador de aceites) y espolvorea con sal y las especias que quieras (por ejemplo orégano, comino o albahaca).
  • Hornéalo en un horno precalentado a 175º C durante unos 10 minutos. Vigílalo para que no se quemen y sácalo cuando veas que están sequitos los trozos. Deja que se enfríe en la propia bandeja.

Artículo relacionado

Chips-de-kale-con-aceitunas

Chips de kale con aceitunas

Kale a la sartén

Se pueden hacer chips de kale también en la sartén, salteándolas de vez en cuando, para servir como acompañamiento de cualquier plato. No quedan tan secas como al horno, pero sí muy jugosas. Es un buen complemento para platos de arroces, cereales en general, etc.

  • Consejos para cocinar la kale en la sartén. La kale se puede saltear con muchos otros ingredientes, cortándola en trozos más pequeños. Por ejemplo con garbanzos, lentejas o judías, con verduras como pimientos y calabacín, o con cereales como la quinoa y el arroz. De esta forma tendremos un plato mucho más completo en el mismo tiempo, salteándolo todo junto.

Guisos, potajes y estofados con kale

La kale es una verdura muy interesante para incluir en guisos, potajes y estofados. Podemos utilizarla en lugar de (o junto con) acelgas o espinacas en cualquier tipo de guiso de legumbres, estofado con patatas, curry, etc.

  • Consejos para cocinar la kale en guisos: Al tener una textura más gruesa que otras verduras, no se queda deshecha por el caldo, si no que podemos saborearla junto con el resto de ingredientes que añadamos.
  • Lo único que tenemos que hacer es añadir la kaletroceada en los últimos 8-10 minutos de cocción del plato que estemos preparando, o bien dorarla en la sartén aparte y añadir justo antes de servir.

Cremas y purés de kale o col rizada

Aunque no es la forma más común de cocinarla, podemos incluir la kale o col rizada en nuestras cremas y purés de verduras y hortalizas. Por ejemplo queda muy bien en cremas de calabacín, calabaza y purés de patatas, coliflor y chirivía. A mí me gusta picarla fina, saltear con ajo y aceite de oliva y mezclar con el puré de patatas para enriquecerlo.

  • Consejos para cocinar la kale en cremas y purés. En el caso de las cremas no suele ser el ingrediente principal porque tiene un sabor bastante fuerte, pero se puede incorporar a casi cualquier crema que preparemos.
  • Siempre puedes echar una o dos hojas (sin tallo, cortadas en trozos medianos) cuando estés haciendo una crema, especialmente con ingredientes otoñales e invernales.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?