Cómo hacer un fortalecedor de uñas con solo 5 ingredientes

El mejor tratamiento de belleza para las uñas es una dieta equilibrada, pero podemos reforzar sus cuidados y aplicar cosméticos específicos que las nutren y protegen. Este fortalecedor de uñas casero es natural y huele de maravilla.

uñas fuertes
iStock

Las manos son una parte de nuestro cuerpo visible y expresiva que habla de nosotros, nos presenta y comunica sentimientos a través del lenguaje no verbal. Tenerlas cuidadas y con las uñas arregladas dice mucho de nuestro cuidado personal, aun cuando las forcemos a trabajos manuales o tareas de limpieza.

Las manos pueden ocultar nuestra edad tanto como la piel del rostro, hidratarlas y cuidarlas del sol con bloqueadores evita el envejecimiento prematuro y ralentiza la aparición de las manchas de la edad.

uñas quebradizas: cómo evitarlas y fortalecerlas

Conservar tus manos y uñas arregladas comienza con un cuidado preventivo. La prevención es la mejor manera de mantener las uñas fuertes y evitar las uñas quebradizas.

  • Utiliza guantes de goma siempre que hagas limpieza del hogar, pues los pH ácidos y cáusticos de los limpiadores pueden resecar las manos, debilitar las uñas y dañar las cutículas, hasta pueden causar dermatitis y reacciones alérgicas. No pondrías amoniaco o lejía sobre la piel de tu rostro, pues tampoco sobre la piel de tus manos, porque absorben las sustancias tóxicas de igual forma.
  • Utiliza también guantes para arreglar tus macetas o jardín, hay microorganismos parásitos que pueden entrar a tu cuerpo por pequeñas heridas en tus uñas o manos.
  • Realiza una exfoliación de manos una o dos veces al mes en función de las tareas a las que las sometas. Luego huméctalas siempre que puedas con cremas que contengan urea, por ejemplo.
  • Hazte la manicura al menos una vez al mes o cuando notes que lo necesitas.
  • Si tienes uñas débiles podrás fortalecerlas con una dieta equilibrada y rica en vitamina B7 o biotina, también puedes tomar suplementos con biotina que además fortalece el cabello y aumenta su volumen. Más abajo te damos más detalles de cómo fortalecer las uñas con pequeños cambios en tu alimentación.

 

  • También puedes recurrir a un fortalecedor de uñas natural, que no agreda el tejido de la uña, o incluso hacerte en casa un fortalecedor de uñas casero como el que te proponemos aquí,  para revitalizar tus uñas.

 

Fortalecedor de uñas casero y 100% natural

Este fortalecedor de uñas casero se elabora solo con cera de abejas, aceite de almendras y tres aceites esenciales que no te será difícil encontrar.

Ingredientes y paso a paso

El aceite de almendras es nutritivo y ayuda a ablandar las cutículas para luego retirarlas o despegarlas y que no se agrieten. El limón es magnífico para las uñas, ya que limpia y fortalece su estructura. Y los otros dos aceites esenciales fortalecen y protegen tus uñas frente a infecciones.

Ingredientes para el fortalecedor de uñas:

elaboración del fortalecedor paso a paso:

  1. Calienta en un recipiente pequeño a baño maría la cera de abejas con el aceite de almendras.
  2. Una vez derretida, la dejas enfriar un poco.
  3. Agrega los aceites esenciales antes de que solidifique para que los puedas integrar correctamente.
  4. Vierte la mezcla en una lata o pote de bálsamo, hasta que se endurezca completamente.

Cómo aplicar el fortalecedor

Frota un poco del bálsamo fortalecedor sobre las uñas regularmente y masajea hasta que se absorba bien.

Este bálsamo durará entre 3 y 6 meses.

Si no tienes aceite esencial de mirra e incienso, solo utiliza el de limón y tendrás buenos resultados.

Puedes complementar el uso de este fortalecedor natural haciéndote regularmente baños de uñas.

Cómo hacer baños de uñas

Las uñas se pueden cuidar metiéndolas de vez en cuando en un baño templado de aceite de oliva o de almendras dulces durante cinco minutos.

Otra gran opción es bañarlas en vinagre de manzana o en una infusión de cola de caballo, que también se puede beber y resulta muy beneficiosa por su riqueza en silicio orgánico.

Cuidado con algunos ingredientes de los cosméticos convencionales

Por alguna razón, las uñas de las mujeres se han convertido en un soporte para todo tipo de cosméticos que supuestamente realzan su belleza.

No solo hace falta cortárselas y limárselas, sino también retocar las cutículas y pintarlas. Lo malo es que las lacas brillantes están repletas de productos químicos dañinos: pueden contener tolueno, ftalato de dibutilo, formaldehído o resina de formaldehído y alcanfor, entre otros.

No son una alternativa las uñas artificiales de PVC, un plástico que contiene ftalatos, unos disruptores hormonales. Además, después de su vida útil, las uñas de PVC acabarán en una incineradora donde contribuirán a la emisión de dioxinas cancerígenas a la atmósfera.

Existen lacas de uñas «3free», «4free» o «5free», términos donde los números indican la ausencia de tres, cuatro o los cinco tóxicos mencionados (pueden ser números incluso más altos referidos a la ausencia de otros tóxicos también comunes).

Pero la alternativa realmente natural es cuidarse las uñas con productos que exhiban alguna certificación natural (Cosmos, Cosmebio, NaTrue, Ecocert, etc.), que garantice la ausencia de estas sustancias tóxicas y otras muchas que pueden encontrarse habitualmente en los cosméticos.

Cuidar las uñas con la alimentación

Podemos plantearnos si las uñas más bonitas no son las que se pueden mostrar tal cual son. Las uñas están formadas por capas con una alta densidad de células cutáneas, que forman un tejido a medio camino entre la piel y el hueso. Este tejido está formado básicamente por proteínas y calcio.

Lo más interesante es que las deficiencias nutricionales en todo el organismo se pueden reflejar en unas uñas con manchas o frágiles. Por eso, la mejor manera de garantizar que las uñas van a mostrar un aspecto uniforme, liso y con un bonito color rosado es llevar una dieta completa y equilibrada, rica en calcio, hierro, magnesio y zinc.

Otros nutrientes importantes para las uñas, como hemos mencionado antes, son la biotina (vitamina B7), que se encuentra en cacahuetes, avellanas, almendras, setas, aguacates, cebollas y coles, entre otros alimentos, y la vitamina C, que favorece la formación de colágeno y se halla en las frutas cítricas, los kiwis, los pimientos rojos y muchas otras frutas y hortalizas crudas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?