La mejor cafetera y los utensilios imprescindibles para preparar el café más sano y rico del mundo

Los materiales de las cafeteras y filtros importan a la hora de preparar un café que no incorpore sustancias tóxicas.

Cafeteras

Café molido

Pixabay

Es raro encontrar a una persona adulta que no disfrute de una taza caliente al menos una vez al día. Algunas personas no pueden ponerse en marcha sin su dosis de cafeína y otras lo disfrutan como un placentero ritual diario.

Elegir una variedad de café u otra dependerá de nuestros gustos personales. Siempre será preferible café ecológico para asegurarnos su calidad. También se pueden valorar criterios de comercio justo y medioambientales.

Pero más allá del contenido de la bebida, el recipiente donde lo infusionemos o elaboremos también cuenta no solo por la comodidad, diseño o tamaño, sino también por los materiales con los que está fabricando.

La mejor cafetera para la salud

Como en cualquier menaje para la cocina como sartenes o cazuelas, huimos del aluminio y el plástico en contacto con los alimentos, sobre todo calientes, porque pueden transferir tóxicos, y apostamos por otros más amables como cristal y acero inoxidable de buena calidad, cerámica y hierro sin metales pesados.

El mercado ha evolucionado mucho y nos ofrece numerosas opciones para elegir: cafeteras de embolo o prensa, de goteo manuales o eléctricas, cafeteras espresso para el fuego o automáticas, molinillos de café manuales o eléctricos y todo tipo de complementos para nuestras bebidas como espumadores, espolvoreadores, vasos y termos para llevar y mucho más para disfrutar del momento “taza de placer”.

Cafetera con cristal borosilicato

Uno de estos materiales es el cristal borosilicato, de gran transparencia y calidad, que se utiliza en las cafeteras de goteo y émbolo, y en las tazas.

El cristal borosilicato es muy resistente a los cambios de temperatura (es apto desde -31ºC a 450º C). No es poroso y no transmite ninguna sustancia a los alimentos que contiene, a pesar de alcanzar una temperatura elevada o de contener líquidos ácidos o alcalinos.

Por ello, el borosilicato, un material utilizado en utensilios de laboratorio, es la opción más recomendable para personas con alergias o sensibilidades, o para personas que aprecian la máxima pureza en los materiales.

Además, es completamente neutro en cuanto a sabor y olor y transparente: podemos ver el contenido de nuestra bebida y cada vez se incluye más en diseños modernos y atractivos.

Cafetera libre de bisfenol A y ftalatos

En cuanto a las cafeteras, lo más importante es asegurarse que todas las piezas en contacto con el café estén libres de BPA, ftalatos y otros tóxicos. Eso descarta algunas de las consideradas más modernas y publicitadas.

Tipos de cafeteras

Aunque el café, desde sus inicios, se elabora vertiendo agua caliente sobre el café molido, podemos distinguir dos grandes tipos de cafeteras: de filtrado y expreso. Entre las expreso se pueden distinguir las italianas, las de cápsula y las que tienen recipiente para el café molido.

La diferencia entre ellas es la presión con que actúa el agua. En las cafeteras expreso el agua es empujada por presión, en cambio en el café de filtro o filtrado el agua cae por gravedad. Por eso el proceso de preparación tarda un poco más. El primero es un café más intenso y concentrado, mientras que el segundo resulta menos potente, pero recoge mejor los sabores y matices del café.

Cafeteras de filtro

Se asemeja al café de puchero de las abuelas, pero con recipientes más modernos y cómodos.

Las cafeteras de filtro funcionan de arriba abajo por goteo automático. El agua caliente pasa a través de un filtro lleno de café molido y sale del filtro convertida en café líquido hacia un recipiente en la parte inferior.

​Existen modelos de cristal, acero o cerámica y los filtros pueden ser permanentes –de esos mismos tres materiales– o desechables de papel. Los más recomendables son los filtros de papel ecológico, sin blanquear y totalmente libres de cloro.

  • Te recomendamos la cafetera de goteo Brasil, a la venta en Conasi. Es de vidrio de borosilicato, tanto la jarra como el soporte para el filtro. Podrás obtener un 5% de descuento introduciendo el código CUERPOMENTE.
  • En el modelo Pour Over, el filtro es de acero inoxidable y de malla fina. No necesitarás filtros de papel desechables.

En esta categoría incluimos las cafeteras de émbolo o prensa francesa, que son recipientes cilíndricos que se tapan con un émbolo que al presionarlo separa el agua del café. Sirven tanto para hacer café como té porque actúan como un infusionador.

Cafeteras expreso

Las cafeteras italianas o moka, que se calientan al fuego para que al hervir el agua ascienda y pase a través del café situado encima, son muy populares en Italia y España. El problema es que la inmensa mayoría son de aluminio y resulta difícil encontrar una que sea completamente de acero inoxidable, incluido el filtro. Por otra parte, pueden contener piezas de plástico y son difíciles de limpiar.

Las cafeteras expreso eléctricas consiguen mucha más presión, lo que se traduce en un café más intenso y cremoso. En los modelos de gama alta hay que valorar la presión (de 12 a 15 bares), que pueda preparar uno o varios cafés automáticamente y también si dispone de turbo para vapor, sistema de ahorro energético o molinillo incorporado.

Cuanto más sofisticadas son, más tamaño ocupan y más elevado su precio. Hay que recordar que todas las cafeteras espresso requieren de un mantenimiento regular para limpiar y descalcificar el circuito.

Estas cafeteras pueden funcionar con café molido suelto o con cápsulas. Obviamente, las cápsulas de plástico y aluminio no son recomendables, tanto por la salud como por el medio ambiente.

Cafeteras de cápsulas compostables

“No es más sostenible quien más recicla, sino quien menos residuos genera”. Si nos inspiramos en la filosofía zero waste, las cafeteras de cápsulas no estarán en nuestro radar, pero si no se quiere renunciar a su comodidad existe la opción de utilizar capsulas de café ecológico y compostables, que se pueden depositar en la basura orgánica. Existen también cápsulas de acero que se pueden rellenar.

Accesorios de cafetería

Existen variados accesorios para disfrutar de una experiencia completa, desde molinillos a espumadores y espolvoreadores.

Molinillos

Con los molinillos manuales o eléctricos se puede tomar un café “fresco” y elegir el grado de molido. Son preferibles aparatos libres de BPA y con cuchillas de acero inoxidable con potencia para moler en pocos segundos.

Espumadores

Los espumadores suelen funcionar a pilas y te introducen directamente en el mundo de los lattes, sean de café, chocolate, matcha latte, pink latte o toda la gama. La leche o bebida vegetal queda cremosa en un momento, aumentando el placer que proporciona la bebida.

Espolvoreadores

El espolvoreador cubre tu café con una nube de canela, especias o almendra en polvo de forma uniforme para que te sumerjas totalmente en ese tiempo.

Tazas y termos para llevarse el café

Los mismos requisitos que exigimos a las teteras y cafeteras lo aplicamos también en los envases para llevar y tomar fuera de casa.

Desde termos de acero inoxidable con todas sus piezas libres de tóxicos a tazas reutilizables de acero, cerámica o cristal para evitar los millones de tazas desechables que llegan a los vertederos cada día.

No tires los restos del café

Si tu objetivo es no generar residuos, el café se puede compostar y reciclar. Dado que los restos del café contienen muchos nutrientes como nitrógeno, potasio y fósforo, se puede utilizar como fertilizante en el jardín. Pero también tiene muchas aplicaciones útiles en el hogar como ahuyentar hormigas, preparar un peeling anticelulítico, cuidar los labios, fortalecer el cabello, reparar arañazos de la madera, eliminar malos olores, limpiar sartenes y más.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?