Repostería saludable

3 deliciosos postres con calabaza

Aquí tienes tres dulces tentaciones con calabaza para alimentar el espíritu de Halloween durante todo el año.

Que somos fans de la calabaza ya no es ningún secreto. Rica en betacaroteno, la provitamina A que le da su color característico, también nos porta licopeno y minerales como el potasio, el fósforo o el magnesio.

Si ya dominas la crema de calabaza, que es uno de los grandes éxitos del batch cooking de temporada estos días y ya has probado mi receta de Pumpkin Spiced Latte, quizá estés buscando más opciones para aprovechar esta hortaliza maravillosa.

Vamos a por tres riquísimas recetas de postres con calabaza: un bizcocho vegano clásico, un sorprendente pastel-calabaza y un trifle en vasito de calabaza y vainilla con base de almendras.

1 / 3
receta-postre-calabaza-bizcocho-vegano-clasico. Bizcocho vegano clásico

1 / 3

Bizcocho vegano clásico

Empezamos por los básicos: este bizcocho es ideal para cualquier momento del día, pero también es la base perfecta para un buen postre si le añadimos una buena compota casera y una bola de helado de coco a cada porción.

Uso margarina vegetal en esta receta por el sabor y por lo fácil que es encontrar ahora una buena margarina vegana, pero también puedes usar aceite de coco desodorizado.

Ingredientes:

  • 250 g de harina integral de espelta
  • 200 g de calabaza al vapor
  • 125 ml aceite de oliva ligero
  • 40 g de margarina vegetal derretida
  • 1 cucharadita de nuez moscada en polvo
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 16 g de levadura química
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • Una pizca de sal

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 180 ºC.
  2. Tamizamos la harina de espelta y la levadura química y las mezclamos bien en un bol.
  3. Añadimos el resto de los ingredientes secos, también las especias y la pizca de sal.
  4. En otro recipiente más grande, mezclamos todos los ingredientes húmedos. La calabaza al vapor es un ingrediente húmedo. Si la haces hervida, recuerda escurrirla lo más posible.
  5. Integramos la harina y la levadura a tandas en el bol de húmedos y batimos hasta obtener una masa homogénea.
  6. Engrasa con aceite o margarina el molde para bizcochos y enharínalo para poder retirarlo mejor. También puedes usar papel de horno.
  7. Hornea durante unos 45 minutos.
  8. Revisa el color exterior y cuando creas que ya esté, pincha el centro con un palito de madera. Sabrás que está si sale limpio.
  9. Dejamos reposar fuera del horno unos minutos y atemperamos ya desmoldado en una rejilla.
Foto: Stockfood
receta-postre-calabaza-vasito-trifle-almendras-calabaza-vainilla. Vasito trifle de calabaza y crema de vainila

2 / 3

Vasitos de calabaza y crema de vainila

Si buscas un postre en formato individual, esta es tu receta. A mí me gustan mucho los vasitos, los triffles y cualquier dulce que implique meter la cuchara en varias capas deliciosas que casan perfectamente entre ellas. Estos vasitos de calabaza y crema de vainilla son fáciles de hacer, están muy ricos y admiten multitud de versiones. Son algo laboriosos, pero la parte del montaje es ideal para hacerla con los peques.

Para la base he elegido almendra molida en vez de con crumble de galleta, porque me parece una buena opción sin gluten. También puedes cambiar el aceite de coco por margarina vegetal, aunque es posible que te varíen algo las proporciones.

Ingredientes para unas 4 raciones:

Para la base:

  • 150 g de almendra molida
  • 1 cucharada rasa de panela
  • 1 cucharadita de canela
  • 20 g de aceite de coco o margarina vegetal

Para la crema de vainilla:

  • 200 ml de nata de coco
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Para la crema de calabaza:

  • 350 g de calabaza cruda pelada
  • El zumo de 1 limón
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 pizca de clavo molido
  • 1 pizca de nuez moscada

Preparación:

  1. Empezamos por la crema de calabaza para tener lista y fría. Hervimos la calabaza con agua abundante y al final de la cocción, añadimos el zumo de limón.
  2. Dejamos que se enfríe, retiramos todo el líquido posible y batimos junto con las especias. Cuanto menos líquida quede la crema, mejor. Atemperamos y reservamos en la nevera.
  3. Para la crema de vainilla, utilizamos crema de coco de lata, sin el agua, mezclada con una cucharadita de esencia de vainilla. Reservamos también en la nevera, pero en este caso no nos interesa que se quede dura.
  4. Para la base, basta con mezclar todos los ingredientes con las manos. Nos puede quedar una base estilo masa crudi o una tierra, las dos quedan muy bien. Puedes reservar un poquito de la "tierra" de almendras para decorar al final.
  5. Montamos los vasitos colocando la base de almendras, una base de nata y otra de crema, y repetimos con otra de nata y otra de crema. Es importante que queden todos los vasitos parecidos.
  6. La forma del vasito determinará las capas, ya que depende de su altura y amplitud. Los vasitos altos y estrechos son muy estéticos, pero a veces no se llega bien con la cuchara al fondo.
  7. Puedes reservar en nevera, pero recuerda atemperarlos antes de servir para que la crema de vainilla no esté endurecida.
  8. Decora con tierra de almendra o canela.

Si tienes algo más de tiempo y dominas la técnica del aquafaba para levantar merengues veganos, puedes usarla en lugar de la crema de vainilla para hacer una versión más sofisticada. Si no sabes aún que es el aquafaba, Virginia te lo explica al detalle.

Foto: Stockfood
receta-postre-calabaza-pastel-calbaza-entera. Pastel-calabaza

3 / 3

Pastel-calabaza

No, no es un pastel de calabaza. Es una calabaza al horno que convertimos en pastel. Se trata de una receta más sencilla y rápida, en la que convertimos la calabaza al horno en un postre sano y buenísimo.

Vamos a utilizar una calabaza ancha, de tipo Cinderella, partida por la mitad. Puede ser un poco complicado hacerlo en casa, pues suelen ser calabazas grandes y de piel grueda. Pídela a tu frutera o frutero de confianza que te la parta. Recuerda que comprar mitades que hayan estado abiertas y recubiertas con papel plástico no es aconsejable, ya que es una medida poco salubre, aparte de medio ambientalmente nefasta.

Ingredientes:

  • 1 calabaza Cinderella fresca de tamaño medio (1,5 kg aprox.)
  • 2 puñados de almendras laminadas
  • 2 cucharaditas de canela
  • Compota de frutos rojos al gusto
  • 5 cucharadas de sirope de arce o pane

Preparación:

  1. Limpiamos bien la piel de la calabaza con un paño húmedo y le quitamos el tallo en el caso de que lo conserve.
  2. Partimos la calabaza por la mitad, con el corte más recto posible.
  3. Precalentamos el horno a 200 ºC.
  4. Colocamos en la bandeja las dos mitades sin sacar las pepitas, ya que aprovecharemos para tostarlas.
  5. Añadimos el sirope o la panela a partes iguales en el hueco de las hebras y las pepitas.
  6. Horneamos las dos mitades a la vez si nos caben en la zona más baja o en dos bandejas, una en el suelo del horno y otra justo por encima, para aprovechar bien el calor.
  7. Suele tardar una hora en hacerse, vigila que no se queme la zona de las pepitas.
  8. Apagamos el horno y añadimos la canela y la almendra laminada por encima de la pulpa.
  9. Dejamos la almendra se tueste con el calor residual y que la calabaza se atempere con el horno ya apagado.
  10. Sacamos la calabaza cuando ya esté templada.
  11. Con una cucharada, sacamos las pipas de calabaza, que reservamos, y separadamente las hebras, que tiraremos o guardamos para batir.
  12. Presentamos la calabaza entera con las pepitas por encima y acompañada de compota casera o crema de coco.
Foto: Stockfood

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?