Hogar sostenible

13 consejos para eliminar el aluminio de tu vida cotidiana

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Se habla mucho de plástico, pero... ¿y el aluminio? Este material es muy costoso ambientalmente, pues su producción contamina y consume una enorme cantidad de energía. Hay muchas alternativas sensatas para sus usos domésticos.

 

 

 

Encontramos este metal brillante en todas partes: latas de refrescos, ventanas, componentes de aparatos electrónicos, etc. El aluminio se usa a menudo donde no es necesario, como en el sector de los envases de alimentos, donde tiene una vida útil corta y, en última instancia, es desechable. Un ejemplo de uso innecesario es cuando lo utilizamos para envolver un bocadillo. En este caso la relación entre esfuerzo y huella ecológica y beneficio es simplemente absurda.

Desde la industria del aluminio se argumenta que es un material reciclable, sin embargo, lo cierto es que resulta difícil de separar de otros componentes y siempre se requiere un cierto porcentaje de aluminio nuevo y mucha energía, por lo que su producción sigue produciendo un impacto ambiental alto.

Por lo tanto, deberíamos intentar eliminar al menos el aluminio de corta duración de nuestro hogar. Con estos sencillos pasos puedes conseguirlo:

Evitar el aluminio al cocinar

  • Si deseas abastecerte de nuevos electrodomésticos de cocina, debes equiparte con una sartén de hierro fundido o acero inoxidable en lugar de una sartén de aluminio con plástico teflón como antiadherente.
  • En verano, la tentación de usar parrillas desechables para una barbacoa espontánea es grande, pero no es una buena idea porque solo genera desperdicios innecesarios. Lo recomendable es recurrir a las parrillas de acero inoxidable.
  • Por supuesto, no necesitas una bandeja de aluminio para cocinar verduras o carne en el horno, para eso hay fuentes de acero inoxidables o de vidrio templado.
  • En la técnica del papillote el aluminio se puede sustituir por papel de hornear (papel sulfurizado) o estuches de silicona.

Evitar el aluminio al comprar comestibles

  • Hay muchos tipos de envases para alimentos que contienen aluminio. En particular, evita los productos preparados como las galletas, las salsas en polvo o las sopas en bolsitas. Cocinar con alimentos naturales y enteros no solo ayuda a usar menos aluminio, sino que también es más saludable.
  • Las latas de comida están hechas de aluminio o de hojalata. Una simple prueba con un imán ayuda a identificar claramente el material: el aluminio no es magnético, mientras que la hojalata sí lo es.
  • El aluminio también se usa para tubos. Elige los productos con mayonesa, salsa tártara, mostaza o pasta de tomate, por ejemplo, en frascos de cristal.
  • Lo mismo se aplica al yogur, es mejor coger un frasco reutilizable con tapón de rosca que un vaso de plástico con tapa de aluminio.
  • El chocolate y otros productos como galletas y goma de mascar a menudo se envuelven en papel de aluminio. Busca alternativas con otros envoltorios.

Evitar el aluminio al comprar bebidas

  • Las latas de bebida y los tetrapacks son livianos y cómodos, pero también contienen aluminio. Una alternativa mejor es la botella de vidrio reutilizable, aunque la bolsa de la compra sea más pesada.

Evitar el aluminio durante el transporte y el almacenamiento

  • Hay innumerables formas de transportar alimentos y hacer que el papel de aluminio sea superfluo en el hogar, desde el papel encerado para bocadillos hasta los frascos y tápers de vidrio, acero inoxidable y plástico resistente sin BPA. Si estas opciones no te convencen, incluso el film de plástico es mejor que el aluminio. Una muy buena noticia es que ya existen en el mercado films de bioplástico compostable.

Evitar el aluminio en el café

  • Si utiliza una máquina de café de cápsulas de plástico o aluminio puedes recurrir a las cápsulas de acero inoxidable reutilizables, que se rellenan con café molido.

Evitar el aluminio en la higiene personal

  • En general, es mejor comprar las presentaciones más grandes de productos cosméticos para ahorrar en materiales de envases. Ten en cuenta que las muestras pequeñas a menudo contienen recubrimientos de aluminio.
  • El aluminio se encuentra con frecuencia en productos como las barras de labios, los tubos de pasta de dientes o de crema solar. Busca productos sin aluminio. Ten en cuenta que la mayoría de fabricantes de cosmética natural y ecológica certificada valoran el impacto ambiental de sus productos y no suelen recurrir al aluminio.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?