Grama

Con el rizoma de esta planta, popular en los jardines, podemos hacer infusiones diuréticas para todo tipo de problemas urinarios. También tiene efecto antiinflamatorio sobre el hígado y ayuda en intoxicaciones alimentarias.

La grama: un eficaz diurético en el jardín

La grama (Cynodon dactylon) es muy apreciada en jardinería por su rápido crecimiento y su resistencia, superior a la del césped. Es muy utilizada para crear tapices verdes en parques y jardines. Sin embargo, es muy común también en la naturaleza, en márgenes de caminos y sembrados, prados y pastos frecuentados por el ganado.

Tiene tallos rastreros y rizomas profundos, que se extienden con rapidez bajo tierra y a los que debe su gran capacidad para rebrotar. Mide apenas 40 cm de alto y florece en verano y otoño. Las espigas de florecillas moradas se disponen en abanico, como dedos extendidos. 

Con fines medicinales se cosecha el rizoma. Este es muy rico en potasio y contiene glúcidos –como almidón–, fructosanas –inositol–, fécula y mucílagos, de efecto desinflamatorio en vías urinarias.

Usos medicinales de la grama

  • Está indicado en afecciones genitourinarias, como infecciones de orina, oliguria o dificultad para orinar, para mejorar la retención de líquidos y el edema, y como apoyo para prevenir cálculos renales y favorecer su expulsión.
  • También se emplea en niveles altos de ácido úrico o urea, y frente a la hipertensión arterial
  • La grama se ha indicado en alteraciones hepáticas y biliares, combinada con plantas que refuerzan su acción: centaura menor, fumaria, agracejo, cardo mariano
  • Se incorpora a mezclas para la inflamación hepática y la colecistitis no aguda, las piedras en la vesícula biliar, intoxicaciones alimentarias y empachos. 

¿Cómo se toma la grama?

La encontramos en planta seca para decocción, tintura y extracto líquido. 

El rizoma tiene un sabor acre y fuerte. A la hora de prepararlo en infusión, se aconseja someterlo en solitario a una primera cocción, y luego, una vez triturado, hervirlo de nuevo con el resto de plantas.

Así se pueden preparar diversas fórmulas de herbolario y remedios caseros:

Infusión de grama para facilitar la eliminación de urea

Se combina con lespedeza, barbas de maíz, harpagofito y anís estrellado, a partes iguales.

Cómo prepararla: Se hierven cuatro cucharadas por litro de agua durante 1 minuto, se reposa 10 y se cuela. Se bebe a lo largo del día. 

Té de grama para las piedras en el riñón

Esta infusión reduce la inflamación renal. Para ello se mezcla a partes iguales rizoma de grama con cola de caballo, rompepiedras (Silene saxifraga), arenaria roja (Arenaria rubra) y anís estrellado.

Cómo prepararla: Se hierven 4 cucharadas de la mezcla por litro de agua durante 1 minuto, se deja reposar 10 y se cuela.

Se puede ir bebiendo a lo largo del día.

Infusión refrescante y tonificante

Añadiendo una planta de sabor dulce, la tisana de grama puede convertirse, además, en una bebida refrescante y tonificante, en sustitución de un refresco azucarado. Se aconseja combinarla, por ejemplo, con avena y anís verde o hinojo, a partes iguales.

Cómo prepararla: Se hierven 2 cucharadas de la mezcla por 3/4 de litro de agua durante apenas 1 minuto, se deja reposar 10 más y se filtra.

Se puede guardar en la nevera y, si se desea, añadir unas gotas de zumo de limón. 

Precauciones y contraindicaciones

  • La grama es un diurético potente. En caso de hipertensión, si se están tomando medicamentos diuréticos debe consultarse con el médico a fin de evitar interacciones.
  • La parte aérea de la planta debe evitarse, pues contiene heterósidos cianogénicos y ha provocado numerosas intoxicaciones en el ganado. 


Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

Artículos

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?