Recetas

3 ensaladas de invierno para comer bien los meses de frío

Una ensalada en invierno apetece muy poco, las asociamos a platos fríos y comidas de verano. Recupéralas y cuida tu alimentación los meses de frío.

Es posible que con las bajas temperaturas, la lluvia y los días oscuros lo que menos apetezca sea prepararse una ensalada, que asociamos más con el verano y el frescor.

Las verduras crudas son una parte importante de una dieta equilibrada y las ensaladas son la mejor forma de tomarlas. Entonces, ¿qué hacemos?

Ensaladas invernales que no te dejan con hambre

Pues es muy sencillo: preparar ensaladas invernales combinando hojas frescas y alimentos cocinados, haciendo un plato templado que acompañe cualquier comida y no nos dé pereza ni preparar ni comer.

Los frescos

Aprovecha verduras y hojas verdes de temporada y las que tenemos disponibles todo el año: brotes tiernos de remolacha y espinaca, lechugas de todo tipo, rúcula, canónigos, etc. Serán la base de las ensaladas aunque las preparemos de otras formas.

Añade también germinados caseros o comprados: de soja, de alfalfa, de cebolla, de brócoli, de lentejas… Aportan un extra de sabor y textura y van bien con platos tanto fríos como templados.

Artículo relacionado

Frutas y verduras de temporada todo el año

Calendario de temporada: qué frutas y verduras comer cada mes

Los templados

Las sobras de otros platos vienen genial para estos casos, en especial si son arroz integral, otros cereales integrales, quinoa, pasta integral y legumbres cocidas. Un puñado de cualquiera de estos elementos nos sirve perfectamente (o una combinación de ellos).

También patatas cocidas o asadas, zanahorias, boniatos, coliflor y calabaza. Las hortalizas en general quedan estupendas para las ensaladas, así que si tienes alguna ya cocida, asada o al vapor, aprovéchala.

Si no tienes nada preparado es buen momento para hacerlo, lo que te sobre lo podrás aprovechar para ensaladas de días posteriores o para otros platos.

Artículo relacionado

Cómo cocinar sobras de pasta, arroz, pan, verduras, leche de coco o limón

Cómo aprovechar bien las sobras (y no desperdiciar comida)

Salsas y aliños

En lugar de optar por salsas y aliños frescos y fríos, apuesta por salsas más densas y que se puedan templar. Por ejemplo tahini o salsa de tomate.

Evita las salsas que puedan separarse con el calor (mayonesa vegetal por ejemplo) o que no queden nada bien calientes (la vinagreta queda regular).

Innova con cremas de frutos secos y legumbres como el hummus o la mantequilla de cacahuete, y aprovecha la textura cremosa del aguacate para hacer una salsa en un minuto, solo machacándolo con el tenedor.

Artículo relacionado

aliños para ensaladas

5 aliños para ensaladas rápidos, originales y sanos

Extras

Frutos secos, semillas, maíz, espárragos blancos, champiñones, tomate fresco, hierbas frescas, frutos secos, frutas desecadas… te ayudarán a terminar tu ensalada con toques de textura y sabor agradables.

Elige hierbas que no tengan notas muy refrescantes (la menta y la hierbabuena dan sensación de frescor), en su lugar otras que asociemos con platos más cálidos, como puede ser la albahaca o la salvia.

Artículo relacionado

mejorar ensaladas

9 trucos para mejorar tus ensaladas rápidamente

Con todo esto puedes montar un montón de ensaladas de invierno. Te dejo algunas de ejemplo:

Ensalada de pasta y tofu

Ingredientes

  • 1 taza de pasta integral cocida
  • 150 g de tofu ahumado
  • 6-8 tomatitos cherry
  • 1 zanahoria
  • Un puñado de canónigos
  • Un puñadito de nueces
  • 2 cucharadas de tahini
  • 1 cucharadita de aceite de oliva

Preparación

  1. Calienta en una sartén el aceite de oliva a fuego medio. Corta el tofu en dados y dóralo un par de minutos.
  2. Añade la pasta y saltéalo todo junto hasta que se caliente. Vierte por encima el tahini y saltéalo para mezclar. Retíralo del fuego.
  3. Corta los tomatitos cherry por la mitad y ponlos en un bol. Pela la zanahoria y córtala en tiras con el pelador de verduras. Añádela al bol junto con los canónigos y nueces y mézclalo.
  4. Agrega la pasta y tofu y mezcla de nuevo. Sírvelo.

Ensalada de garbanzos al curry

Ingredientes

  • 1 taza de garbanzos cocidos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • ¼ de cucharadita de curry en polvo
  • Una pizca de sal
  • Un buen puñado de mezcla de brotes tiernos
  • Un puñadito de almendras
  • 1 cucharadita de semillas de lino rotas

Preparación

  1. Calienta el aceite en una sartén a fuego medio. Añade los garbanzos con el curry y una pizca de sal. Deja que se dore ligeramente y coja color y apártalo del fuego.
  2. En un bol o ensaladera dispón una capa de brotes tiernos, pon encima los garbanzos y sobre éstos las almendras y semillas de lino. Sírvelo.

Ensalada de patata templada

Ingredientes

  • 2-3 patatas cocidas medianas
  • 4-5 floretes de coliflor
  • Una pizca de aceite
  • 1 cucharada de mantequilla de cacahuete
  • 100 ml de bebida de soja (sin azucarar y sin sabores)
  • Un puñado de rúcula
  • 1 cebolla de primavera (o 10-12 tallitos de cebollino)
  • 1 cucharada de levadura de cerveza desamargada

Preparación

  1. Corta las patatas en trozos medianos y separa los floretes de coliflor. Ponlos con una pizca de aceite a la sartén, a fuego medio-bajo y deja que se doren ligeramente durante un par de minutos.
  2. Mezcla la mantequilla de cacahuete con la bebida de soja y añádelo a las patatas. Remuévelo bien, apaga el fuego y retíralo.
  3. Lava la cebolla de primavera y pícala fina.
  4. En una ensaladera o una bandeja para servir pon las patatas y coliflor con mantequilla de cacahuete por el centro y la rúcula y cebolla de primavera alrededor. Espolvoréalo todo con la levadura de cerveza desamargada.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?