Cocina de otoño

7 recetas con calabaza y cómo cocinarla para que quede perfecta

La calabaza es una de las reinas indiscutibles del otoño. Es muy nutritiva, está deliciosa ¡y puedes usarla en cualquier plato! Te contamos cómo prepararla de forma rápida y deliciosa.

Llega el otoño y con él empieza la temporada de calabazas. A estas alturas ya tenemos en los mercados varios tipos como la calabaza butternut (la que tiene forma de cacahuete), calabaza valenciana (achatada, de piel verde) y la calabaza cabello de ángel (redonda y de piel veteada).

Aunque todas ellas son dulces podemos usarlas tanto en platos salados como dulces, igual que hacemos con la zanahoria por ejemplo.

De las variedades más comunes las menos dulces son la calabaza butternut, la hokkaido y la kabocha. La calabaza valenciana se suele usar para asar y tomar como dulce y la calabaza cabello de ángel para hacer la preparación dulce del mismo nombre y preparar pasteles.

Las mejores recetas con calabaza

Hay tantos usos para la calabaza en la cocina como variedades de la misma. Voy a contaros cuáles son mis recetas veganas con calabaza favoritas. Seguro que algunas os suenan, pero otras os sorprenderán.

1. Crema de calabaza

Por su textura cremosa al cocerlas las calabazas quedan estupendas en cremas y caldos. Utilízala igual que la patata, pelándola antes de añadirla y cortándola en cubitos.

Si quieres evitar que tu crema quede muy dulce añade otros ingredientes como cebolla, puerro, pimiento asado o patata.

2. Calabaza en guisos, estofados y potajes

La calabaza es un ingrediente estupendo para guisos y estofados. Prueba a añadirla a trozos, igual que harías con una patata.

El resultado es una preparación más cremosa y con un toque de dulzor de la calabaza. Para evitar que pueda deshacerse, dórala con el sofrito antes de añadir el resto de ingredientes y agua.

Artículo relacionado

3. Croquetas y empanadillas de calabaza

Sí, has leído bien, croquetas de calabaza. Para preparar esta delicia, lo único que tenemos que hacer es asar, hervir o cocer al vapor la calabaza, machacarla, hacerla puré e incorporarla a la masa que estés usando para hacer croquetas o empanadillas. Es decir, hazlas igual que siempre, pero añadiendo tu puré de calabaza a la masa. En otro artículo te cuento cómo preparar unas croquetas de calabaza y puerro, junto con mis cinco mejores trucos para conseguir una buena croqueta vegana.

4. Guarniciones de calabaza

Podemos hacer la típica guarnición de patatas asadas con aceite de oliva, romero, ajo, etc., añadiendo también calabaza. Haz los trozos de tamaño similar a los de patata y hornéalo todo junto.

5. Pastas con calabaza

Podemos hacer pasta de calabaza a partir de la calabaza asada, mezclándola con harina y dándole la forma deseada. También podemos usar la calabaza para rellenar pastas caseras como los raviolis o los saquitos de pasta.

6. Mermelada de calabaza

Podemos preparar una mermelada de calabaza de forma fácil y rápida. Hazla igual que cualquier otra, pero añadiendo la calabaza ya asada al principio. Sólo debes recordar añadir un poco de limón y manzana que aporten pectina y en poco tiempo estará melosa y lista para envasar.

7. Bizcocho de calabaza y otros dulces

Se puede aprovechar el dulzor natural de la calabaza para hacer tartas, panes, tortitas y todo tipo de postre. ¡Sed creativas!

Para resaltar más su sabor, asa la calabaza antes de usarla. Hazla puré a mano con un tenedor y añádela a tus tartas y bizcochos. Actúa como líquido, retiene humedad, da color y también mucho sabor.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?