Falso risotto de calabaza: la receta que te sorprenderá (y otras ideas para disfrutar de la calabaza)

Su aspecto es rotundo, pero por dentro es todo dulzor y suavidad. La calabaza te da energía y evoca sensaciones confortables, sobre todo en recetas deliciosas como este falso risotto de calabaza.

Falso risotto de calabaza

Las recetas con calabaza evocan momentos de reunión con la familia o los amigos, disfrutando de su reconfortante sabor dulzón, que despierta el apetito y tanto gusta a los niños. Además de ser un alimento digestivo, con pocas calorías y mucha fibra, la calabaza es un gran antioxidante y un ingrediente muy versátil en la cocina.

Cómo usar la calabaza en la cocina

La calabaza pertenece a ese grupo exclusivo de hortalizas que se pueden emplear tanto en recetas dulces como en saladas. Esto abre un gran abanico de posibilidades, sobre todo si se añade la opción de comerla cruda, como, por ejemplo, rallada en ensaladas o cortada en palitos para mojar en una salsa.

Por supuesto, también la podemos hervir, guisar, cocinar al vapor o a la plancha, pero le va especialmente bien el asado al horno, donde se caramelizan sus azúcares naturales y se concentra su sabor de una manera única.

En este vídeo puedes ver múltiples formas de preparar la calabaza para disfrutarla al máximo:

Las mejores combinaciones con calabaza

Al sabor de la calabaza le van bien los frutos secos, especialmente las nueces, los anacardos, los pistachos o las nueces pecanas. Se acompaña bien con cualquier otra verdura, porque su delicado sabor no domina en la receta y se impregna de los aromas de los otros ingredientes.

En lo que respecta a las especias, con un poco de nuez moscada recién rallada, pimienta o canela es fácil hacer la calabaza más apetitosa. También le gusta acompañarse de jengibre y curry.   

Por otro lado, una forma de aprovechar al máximo las propiedades de la calabaza consiste en incluir la piel y las semillas en recetas como la crema. Una vez cocida, se pasa por un colador chino y se retiran los restos fibrosos.

Elige la variedad de calabaza adecuada para cada tipo de receta

A la hora de preparar una receta con calabaza, conviene tener en cuenta qué tipo de calabaza elegir:

  • Curcubita máxima: Grande, naranja y un punto amarga, ideal para cremas y purés.
  • Calabaza violín: Alargada y de piel fina, idónea para asar o gratinar, o para hacer crema incluyendo la piel.
  • Dulce de horno: De piel gruesa y rugosa, úsala en dulces o asada.
  • Calabaza vasca: De piel verdosa rayada, para guisar y en crema.
  • Cabello de ángel: De invierno, melosa y dulce. Úsala en postres o mermelada.

falso risotto y otras Recetas con calabaza

Incorpora la calabaza a tu dieta con estas 5 recetas que te proponemos:

1 /5
receta calabaza falso risotto

1 / 5

Falso risotto gratinado de calabaza asada, cebolla y romero

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 400 g de calabaza
  • 200 g de arroz redondo
  • 2 cebollas medianas
  • 1 diente de ajo
  • 1.200 ml de caldo de verduras
  • 75 g de levadura nutricional
  • 1 ramita de romero
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta blanca recién molida
  • sal marina

PREPARACIÓN (85 minutos):

 

  1. Corta la calabaza (una de la variedad butternut o violín puede ser adecuada) en rodajas, úntala en aceite de oliva y envuélvela en papel de horno. Ásala 40 minutos en un horno precalentado a 180 ºC.
  2. Mientras tanto, pela y pica una cebolla y el diente de ajo y rehógalos en una cazuela hasta que se caramelicen.
  3. Lleva el caldo a ebullición y mantenlo caliente a fuego lento.
  4. Saca la calabaza del horno y extrae la pulpa. Añádela a la cazuela junto con la cebolla, cúbrela con un vaso de caldo, agrega una pizca de sal y dale un hervor. Luego tritúrala hasta obtener una crema ligera.
  5. Pela y pica la otra cebolla y póchala en otra cazuela a fuego lento durante ocho minutos aproximadamente. Añade el arroz y remuévelo durante un minuto hasta que sus granos queden bien envueltos en el aceite.
  6. Vierte el caldo, sazónalo a tu gusto y deja que se cocine durante 10 minutos a fuego medio.
  7. Agrega la crema de calabaza caliente y deja que termine de cocerse el arroz durante 8 minutos más, removiendo de vez en cuando.
  8. Retíralo y sírvelo en cazuelitas individuales. Espolvorea con la levadura nutricional y el romero picado. Gratínalo durante 5 minutos y lo sirves.

Crema de calabaza y quinoa con aromas de canela, comino y albahaca

2 / 5

Crema de calabaza y quinoa con aromas de canela, comino y albahaca

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 1,5 kg de calabaza
  • 2 cebollas medianas
  • 250 g de quinoa
  • 1 l de agua o caldo de verduras
  • comino en polvo
  • canela en polvo
  • albahaca fresca
  • pipas de calabaza
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal marina

PREPARACIÓN (35 minutos):

  1. Corta las cebollas en juliana. Pon un chorrito de aceite de oliva virgen a calentar en una cazuela y pocha las cebollas con una pizca de sal.
  2. Pela y corta la calabaza en cubos de 2 cm de lado y añádela a la cebolla con una pizca más de sal. Tapa la cazuela y deja sofreír durante unos 10 minutos, removiendo a menudo.
  3. Calienta el agua en una olla aparte. Añade la quinoa a la cazuela donde tienes la cebolla y la calabaza. Remueve bien y añade el agua o caldo ya caliente. Añade un poco más de sal marina si lo crees necesario y condiméntalo con el comino a tu gusto.
  4. Cocina durante 15 minutos aproximadamente. Pasado ese tiempo agrega un poco de canela y albahaca, y lo mezclas bien.
  5. Tritura con una batidora eléctrica todos los ingredientes hasta conseguir una textura bien cremosa. Asegúrate de que no te quedan grumos.
  6. Sirve la crema en un cuenco y decóralo con las pipas de calabaza y unas cuantas hojitas de albahaca fresca. Por último, espolvorea con un poco de canela al gusto.
  7. Variante: Si escoges una variedad de calabaza de piel fina, como la Hokkaido, puedes cocerla sin pelarla y luego pasarla por un colador chino.

Timbales de calabaza, patatas y queso con bechamel de avena

3 / 5

Timbales de calabaza, patatas y queso con bechamel de avena

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 600 g de calabaza
  • 600 g de patata
  • 1 calabacín mediano
  • 700 ml de leche de avena
  • 60 g de harina de trigo semiintegral
  • 60 g de aceite de oliva virgen extra
  • 40 g de queso emmental rallado
  • 40 g de queso parmesano rallado
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta blanca recién molida
  • sal marina

PREPARACIÓN (55 minutos):

  1. Lava la calabaza y las patatas. Parte la calabaza por la mitad a lo largo. Pincha con un tenedor cada mitad, salpimiéntalas a tu gusto y úntalas con aceite.
  2. Ponlas en una bandeja de horno tapadas con papel sulfurizado y hornéalas durante 40 minutos a 180 ºC.
  3. Lava el calabacín y rállalo. Echa una cucharada de aceite de oliva virgen extra en un cazo y ponlo a calentar. Añade la harina y remueve con unas varillas hasta que quede bien integrada.
  4. Déjalo en el fuego mientras le das vueltas constantemente hasta que la harina tome un poco de color tostado.
  5. Agrega la leche de avena muy poquito a poco, y sin dejar de remover para que no se formen grumos. Puedes utilizar otras leches vegetales de tu gusto, siempre sin azúcares añadidos. Agrégale un poco de sal marina y déjala en el fuego hasta que tome consistencia.
  6. Pela la calabaza y las patatas y córtalas en rodajas de 1 cm de grosor.
  7. Monta los timbales alternando capas de calabaza, de patata y de bechamel. Cubre la última capa superior con una salsa. Espolvoréalos con los quesos y hornéalos hasta que se fundan. Sírvelos bien calientes.

Sopa tradicional de lentejas pardinas con calabaza al jengibre

4 / 5

Sopa tradicional de lentejas pardinas con calabaza al jengibre

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 320 g de lentejas pardinas
  • 1 puerro mediano
  • 400 g de calabaza
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 clavo de olor
  • un trozo de jengibre fresco
  • pimienta negra recién molida
  • sal marina

PREPARACIÓN (60 minutos):

  1. Pon las lentejas en un cuenco grande, cúbrelas con agua mineral fría y déjalas en remojo durante una hora como mínimo. Te recomendamos las lentejas pardinas, si es posible ecológicas, porque su piel es especialmente fina, y su sabor, muy rico.
  2. Prepara el puerro retirándole las raicillas, la parte verde más dura y la primera capa más fibrosa, que podemos aprovechar para caldos. Lávalo y córtalo en rodajas finas.
  3. Pela la calabaza y córtala en dados de unos 2 cm de lado. Pela también el jengibre y rállalo.
  4. Pon a calentar el aceite de oliva virgen extra en una cazuela y rehoga el puerro durante 10 minutos.
  5. Añade la calabaza y rehógala durante 5 minutos más, removiéndola a menudo con una espátula de madera.
  6. Añade las lentejas escurridas y vierte el caldo de verduras. Echa el clavo y el jengibre. Tapa la cazuela y deja que se cocine, a fuego lento, durante 45 minutos o hasta que las lentejas estén tiernas.
  7. Consejo: Este plato estará más completo si lo servimos con unas rebanadas de pan rústico.
  8. Variante: Puedes preparar este plato con lentejas rojas, que prácticamente se desharán en la cocción. Son adecuadas para los niños pequeños.

Delicioso bizcocho de espelta, calabaza y nueces pecanas

5 / 5

Delicioso bizcocho de espelta, calabaza y nueces pecanas

INGREDIENTES PARA 10 PERSONAS

  • 350 g de calabaza pelada
  • 200 g de harina de espelta
  • 150 g de nueces pecanas peladas
  • 150 g de azúcar integral
  • 125 g de yogur de soja
  • 100 g de aceite de coco
  • 3 huevos medianos
  • 50 g de harina fina de maíz
  • 15 g de levadura
  • 1/2 cdta. de canela molida
  • 1/2 cdta. de sal marina
  • aceite para engrasar el molde

PREPARACIÓN (60 minutos):

  1. Precalienta el horno a 180 ºC. Trocea la calabaza y ponla a hervir en una cazuela con abundante agua hirviendo. Cuando esté hecha, pero no demasiado tierna, échala en una escurridera para que suelte toda el agua.
  2. Una vez escurrida, utiliza un pasapurés o una batidora eléctrica hasta que quede reducida a puré.
  3. Bate los huevos junto con el azúcar integral hasta conseguir una mezcla esponjosa. Añade el aceite de coco y lo bates un poco más. Incorpora el yogur de soja y el puré de calabaza y lo mezclas todo bien.
  4. Echa los ingredientes en un bol grande y añade la harina tamizada junto con la harina fina de maíz, la sal marina, la levadura y la canela molida. Trabaja esta masa con una espátula de madera con movimientos envolventes hasta obtener una masa uniforme.
  5. Reserva la mitad de las nueces para adornar y el resto lo añades a la masa y la remueves de nuevo para que se repartan bien.
  6. Vierte la masa en un molde pintado en aceite. Déjalo en el horno durante 40 minutos o hasta que al introducir una brocheta en el bizcocho salga limpia. Añade el resto de las nueces sobre el bizcocho.
  7. Consejo: Si rebozas las nueces en harina antes de incorporarlas a la masa evitarás que se queden en la base del bizcocho.

Schema: Receta

 

 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?