Lúpulo

Las flores de esta planta tienen propiedades medicinales contra el insomnio, la migraña, el acné, la acidez de estómago o los malestares de la menopausia. Descubre sus propiedades y cómo tomarlo.

Qué es el lúpulo

El lúpulo (Humulus lupulus) es una planta trepadora, con las hojas grandes, partidas en lóbulos anchos y ovales, muy dentados. Sus flores masculinas, agrupadas en densas panículas, aparecen en plantas diferentes a las flores femeninas, unos conos péndulos formados por escamas membranosas que recuerdan a pequeñas alcachofas. En estos bellos conos o estróbilos, reside su poder medicinal, y en menor medida también en las hojas.

Los bosques de ribera y los setos próximos a cursos de agua constituyen el hábitat natural del lúpulo, que está presente en toda Europa, incluido el norte y oeste de la península Ibérica.

De hecho, humulus puede derivar del latín humeo por humedad, en alusión a los ambientes ciertamente húmedos donde prospera la planta, y lupulus corresponde a Lupus salicarius o lobo de los sauces, por la tendencia de esta planta a enredarse en los sauces hasta asfixiarlos.

Para qué sirve el lúpulo

El lúpulo se utilizó desde el siglo XIII en Europa para la elaboración de cerveza, un uso que causó no poca resistencia por considerarse una planta «maligna» (es el único pariente botánico del cáñamo o marihuana). Un siglo antes, santa Hildegarda le había atribuido poderes especiales para disipar la melancolía y aliviar las dolencias del hígado.

Se cree que el nombre de lupulus, por «lobo», puede aludir a su tendencia a enroscarse en los troncos de los árboles. Se trata, en efecto, de una planta enredadera, propia de bosques de ribera, con rizomas reptantes, hojas grandes y palmeadas, flores masculinas de color verdoso, en panículas, y flores femeninas en forma de conos péndulos, con escamas que acogen en su seno unas glándulas aromáticas.

Los conos contienen dos sustancias de fuerte amargor, la lupulona y la humulona, así como aceite esencial, ácidos fenólicos, flavonoides y taninos.

El lupulino es el polvillo amarillento que recubre los conos, y se obtiene sacudiéndolos ligeramente. Es rico en esencia y se le atribuyen efectos sedantes y anafrodisiacos para el varón

Podemos encontrar el lúpulo en planta seca para infusión y maceración, e incluso en saquitos para colocar bajo la almohada. También en tintura, extracto líquido, cápsulas o grageas y lupulino fresco. 
 

Propiedades medicinales del lúpulo

Tal vez por ser el único pariente botánico del cáñamo y la marihuana, sobre el lúpulo pesa cierto estigma de planta peligrosa. Sin embargo, por sus propiedades, constituye uno de los recursos de herbolario más efectivos para tratar diferentes alteraciones.

Veamos a continuación las principales virtudes terapéuticas del lúpulo:

1. Acción relajante

El lúpulo presenta propiedades sedantes e incluso hipnóticas. Se indica principalmente como remedio calmante en caso de insomnio crónico o puntual, ataques leves de ansiedad, taquicardias, neuralgias y jaquecas. Un estudio de la Universidad de Extremadura ha comprobado que tomar en la cena cerveza sin alcohol, que se elabora con lúpulo, mejora la calidad del sueño. Puede combinarse con valeriana.

  • Se destina principalmente a combatir el insomnio o el sueño interrumpido por pesadillas recurrentes.
  • Permite reducir la actividad motora, el nerviosismo y la excitabilidad, ayuda a aparcar las preocupaciones del día y facilita un sueño plácido y reparador.
  • Se suele combinar con otras plantas sedantes como la valeriana, la melisa o el espino albar.
  • No es menos eficaz contra los estados de ansiedad leves o pasajeros, la irritabilidad nerviosa y la hiperactividad.
  • Es un apoyo para calmar las taquicardias de tipo nervioso y la migraña.

2. Sirve como aperitivo y digestivo

Se considera un excelente tónico amargo y estomacal, ideal para devolver el apetito a organismos desganados o debilitados.

Se indica en caso de digestiones pesadas o lentas, en trastornos hepatobiliares, para combatir los espasmos gastrointestinales y para prevenir la formación de piedras en la vesícula.

Bien combinado, resulta muy eficaz contra las indigestiones nerviosas, que generan malestar y jaquecas.

3. Es un regulador hormonal ideal en la menopausia

Contribuye a regular el déficit de estrógenos, por lo que es útil para mitigar los trastornos de la menopausia, como dolores de espalda, migrañas, taquicardias, estados de melancolía, etc. Las flores de lúpulo reducen la intensidad y la frecuencia de los sofocos y otros síntomas de la perimenopausia, así como para aliviar otros síntomas de este periodo, como la migraña y dolores neurálgicos. Las mujeres con cáncer sensible a hormonas deben consultar con el médico. 

Asimismo, se indica, bien combinado, para tratar las menstruaciones dolorosas.

4. Es protector de la piel

El lúpulo muestra cierto poder antiséptico, antibacteriano y antifúngico.

A nivel externo, se aplica sobre dermomicosis leves, acné, eccemas y forúnculos, además de como estimulante del cuero cabelludo, para tratar la dermatitis seborreica y la alopecia.

5. Tiene poder antiinflamatorio

Se ha demostrado que los flavonoides del lúpulo pueden inhibir la producción de óxido nítrico, que es una de las sustancias que intervienen en la respuesta inflamatoria.

Por ello se indica como apoyo en inflamaciones articulares y neurálgicas como la ciática y las lumbalgias.

6. El lúpulo es un anafrodisiaco

Se le atribuye esta función ya desde antiguo y se destina al tratamiento de un apetito sexual exagerado en el varón, para combatir la eyaculación precoz y la espermatorrea.

7. Para la artrosis y la diabetes

  • Artrosis: Una mezcla de extracto de lúpulo, romero y ácido oleanólico es capaz de reducir el dolor en los pacientes con artrosis. En estos casos se recomienda la presentación depurada de fitoestrógenos.
  • Diabetes: El extracto de lúpulo puede diminuir los niveles de glucosa en sangre y mejorar la sensibilidad a la insulina en pacientes con diabetes tipo dos, según estudios de la Universidad de Washington.

Cómo tomar el lúpulo 

Infusión contra el insomnio

Para combatir los problemas de insomnio se propone una fórmula muy ajustada que combina estróbilos de lúpulo con otras tres plantas sedantes: amapola, pasiflora y flores de azahar, a partes iguales.

Cómo prepararla: Se hierve una cucharada rasa de esta mezcla por vaso de agua durante 1 minuto, y se deja reposar 5.

Se toma la mitad del vaso después de cenar y la otra mitad en el momento de acostarse.

Tisana con lúpulo contra la migraña

Una buena fórmula analgésica, para migrañas y molestias musculares es la que combina lúpulo con ulmaria, viburno y mejorana, a partes iguales.

Cómo prepararla: Se vierten dos cucharadas soperas de la mezcla por medio litro de agua. Se hierve durante 1 minuto, se deja 10 en reposo, se cuela y se bebe durante el día.

Infusión con lúpulo para el acné

Se combinan lúpulo, zarzaparrilla y bardana, a razón de dos cucharadas por medio litro de agua.

Se toma en infusión, durante toda la jornada, en pequeñas dosis. 

Precauciones y contraindicaciones del lúpulo

No debe tomarse por vía oral durante el embarazo o si se planea quedarse en estado en breve ni durante la lactancia o en caso de hiperestrogenia, ya que contiene fitoestrógenos.

Autor: Jordi Cebrián
Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

 

Artículos

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?