Cereales ancestrales

5 ideas para disfrutar del kamut

Santi Ávalos

Es un cereal antiguo que apenas ha sufrido manipulación con el paso de los siglos. Contiene más antioxidantes, sustancias antiinflamatorias, minerales y vitaminas que los cereales tradicionales.

El kamut es una variedad de trigo duro muy antigua con unas propiedades muy interesantes en la cocina. Como es un cereal muy resistente a plagas su cultivo ecológico, sin plaguicidas, es mucho más fácil.

El contenido del trigo kamut en proteínas, minerales, vitaminas, lípido y aminoácidos es más alto que el del trigo común por lo que es un sustituto muy nutritivo.

Artículo relacionado

Cereales ancestrales y corazón

Los panes de cereales antiguos, mejores para tu corazón

5 aplicaciones del kamut en la cocina

Os proponemos 5 opciones para cocinar el kamut:

1. Como espesante en caldos y cremas

Con la harina de kamut se espesan caldos o cremas, y tiene una dureza y elasticidad ideal para elaborar y cocinar todo tipo de pasta.

2. Para utilizar en pastelería

El kamut brinda un pan de excelente calidad, pero si se quiere hacer pan o una receta de pastelería sumamente esponjosa, su harina debe ser mezclada con otras para lograr ese grado máximo de esponjosidad.

Artículo relacionado

Pasta sin gluten

Acierta siempre con pasta... ¡sin gluten!

3. Como muesli para desayunos

El sabor dulzón y mantecoso del kamut lo hace ideal en el muesli de los desayunos. Ahora ya se puede conseguir en forma de copos, mucho más rápidos de cocinar.

Su deliciosa leche, nutritiva y dulzona, puede sustituir culinariamente a la de vaca u otras vegetales.

4. Como germinado

El kamut se puede germinar y tiene buena presencia en las ensaladas.

5. En sémola

La sémola de kamut, que se cocina como el cuscús, se puede emplear para hacer tabulé, con pimiento, perejil y hierbabuena.

Artículo relacionado

cuscús-perfecto

5 trucos para sacar más partido al cuscús

¿Cómo cocer el kamut correctamente?

Los granos del kamut son grandes y se cocinan prácticamente como el arroz. Sigue los siguientes pasos:

  1. Al ser más densos que los del trigo común, es aconsejable dejarlos en remojo durante dos o tres de horas antes de cocinarlos; de esta manera se reduce bastante el tiempo de cocción y conservan mejor su sabor.
  2. A continuación se escurren bien.
  3. Se introducen en una cazuela con tapa, en una proporción de dos tazas de agua por una de kamut.
  4. Se pone primero a fuego alto, con la cazuela bien tapada.
  5. Cuando veamos que empieza a hervir, se baja la llama a fuego medio.
  6. Se deja cocinar hasta que haya absorbido el agua, y se retira del fuego para que repose unos minutos más antes de servir.
  7. Se puede condimentar con una hojita de laurel, ajo, shitakes frescos o un poquito de tomillo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?