Mitos alimentarios

¿Es malo beber agua después de comer cerezas?

Claudina Navarro

¿Has escuchado alguna vez la historia? Explicamos por qué se decía que beber agua después de comer cerezas te podía provocar un intenso dolor de estómago.

En verano las cerezas están en temporada alta, crujientes, de intenso color rojo y disponibles en cualquier mercado o frutería. No solo están deliciosas, sino que suman las ventajas de las frutas locales y de temporada: puedes consumirlas cuando se encuentran en su mejor momento de sabor y de contenido nutricional.

Pero el innegable atractivo de las cerezas es empañado en ocasiones por el resurgir de un mito popular, según el cual debes tener cuidado de no beber agua después de comerlas, bajo amenaza de sufrir una indigestión o algo peor.

No es raro que hayas escuchado alguna vez la advertencia en boca de tus abuelos, pero ¿tiene algún sentido?

Artículo relacionado

cerezas

Cómo guardar las cerezas para que te duren más

Levaduras y bacterias en la cáscara

Expertos de nutrición han investigado con detalle el mito y han explicado su posible origen.

Su parte de razón puede estar en que antiguamente el agua de beber no estaba perfectamente higienizada y los microorganismos que transportaba podían interactuar con las levaduras y las bacterias presentes en la piel de las cerezas, dando lugar a una fermentación que provocaba el dolor de barriga.

Como el agua de beber en la actualidad es de muy buena calidad, la advertencia se puede dar por superada. Eso sí, hay que lavar a conciencia las cerezas antes de consumirlas para eliminar posibles gérmenes y restos de suciedad. Y te puedes beber tranquilamente un vaso de agua fresca después de la ingesta.

Otra posible explicación es que las cerezas son tan adictivas que algunas personas pueden comer cantidades desproporcionadas y si después beben agua se diluyen los jugos gástricos y la digestión puede complicarse. Una cantidad razonable de cerezas se sitúa entre las 10 y las 20.

Artículo relacionado

cerezas

Cerezas, la aspirina natural

Propiedades de las cerezas

Las cerezas proporcionan energía, gracias a sus hidratos de carbono, junto con vitaminas y ácidos orgánicos, como el elágico, con propiedades antiinflamatorias. Destaca su aporte en potasio (210 mg/100 g), vitamina C (15 mg/100 g), betacaroteno o provitamina A y vitaminas B1 y B6.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?