Rodiola

La rhodiola se recomienda como adaptógeno en situaciones de estrés prolongado. Resulta estimulante y puede favorecer la concentración y aumentar la resistencia física.

¿Qué es la rhodiola y para qué sirve?

La rodiola (Sedum rosea o Rhodiola rosea) es una planta crasa, con hojas puntiagudas de color verde azulado y flores blanquecinas o amarillentas, con puntos rojos. Florece en verano y tiene un aroma agradable, que evoca a las rosas. Con fines medicinales se cosecha la raíz, al final del verano o ya en otoño. 

Prolifera en ambientes húmedos, de marcado carácter atlántico, entre los 1.700 y casi 3.000 metros de altitud, sobre formaciones rocosas y junto a riachuelos.

Con cierta grandilocuencia, se la ha llegado a bautizar como el «ginseng nórdico», por sus virtudes tónicas y adaptógenas, comparables a las de los distintos ginsengs.

Es ciertamente una planta común en los países escandinavos, Escocia, Islandia y Rusia. Sin embargo, también crece en nuestro país, en los Pirineos, aunque no hay tradición de recogerla y es, de hecho, una planta escasa que es preciso respetar.

La que encontramos en los herbolarios procede de Rusia o China. Se considera mejor la primera, unas dos veces más potente, aunque también es más cara.

Propiedades medicinales de la rhodiola

La rodiola contiene polifenoles, rodiolosida y rosavina, y se le atribuyen efectos adaptógenos, estimulantes y reparadores. Es muy adecuada para ayudar al organismo a adaptarse a una situación difícil, adversa o de cambio.

  • Se destina principalmente a aliviar estados de fatiga, debilidad y falta de motivación, y se considera un buen recurso para personas de edad avanzada, preocupadas al sentir una pérdida progresiva de su agilidad mental, y también para situaciones de estrés prolongado.
  • Diferentes estudios clínicos de doble ciego han aportado conclusiones positivas sobre el uso de esta planta para favorecer la agudeza mental y la capacidad de concentración.
  • Otros estudios realizados en Bélgica arrojaron resultados positivos sobre su eficacia para aumentar la resistencia física cuando se toma en dosis de 200 mg una hora antes de iniciar el ejercicio físico. Supone, por tanto, un aliado de primer orden para deportistas, en especial los de resistencia.
  • No menos importante es su capacidad para fortalecer la respuesta inmunitaria, mermada muchas veces por el estrés, que aumenta la vulnerabilidad a las infecciones y al ataque de agentes tóxicos.
  • Además, se le atribuye, como ocurre con el ginseng, cierto efecto estimulante de la libido, y se ha indicado para mejorar la respuesta sexual masculina, pero sobre este punto no existe evidencia científica. 
  • Como antidepresivo suave, se indica sobre todo en mujeres en la menopausia.

¿Cómo tomar la rodiola? Dosis y remedios caseros

Podemos comprar la raíz a granel, troceada, para decocción, o en cápsulas y comprimidos.

Las dosis genéricas recomendadas son de 170 a 185 mg diarios, con los que se asegura una absorción de 4,5 mg de rodiolosida, su componente terapéuticamente más activo.

Infusión para lidiar con situaciones estresantes 

Esta tisana adaptógena combina la rodiola con plantas de efecto estimulante que refuerzan su acción frente al estrés.

Cómo se prepara: Se mezcla rodiola con ajedrea, romero y eleuterococo o ginseng siberiano. Basta una cucharada sopera rasa de la mezcla por un cuarto de litro de agua. Se hierve durante 3 minutos y se deja reposar otros 10. Se cuela y, si se quiere endulzar, se le añade miel de romero, por ejemplo. 

Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

Artículos

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?