Mano de santo para el estreñimiento: infusiones que funcionan

Algunas plantas medicinales son auténticos laxantes naturales. Con ellas podemos preparar infusiones para ir al baño de forma regular y evitar el estreñimiento.

Infusiones estreñimiento

Existen combinaciones de plantas naturales que en infusión son mano de santo para el estreñimiento.

iStock

El estreñimiento puede resultar molesto y hasta doloroso en algunos casos, y ser síntoma de algún trastorno de importancia.

La inmovilidad, las convalecencias, el embarazo, una dieta pobre en fibra, acompañada de una insuficiente hidratación, los efectos de la toma de medicamentos como la codeína, y algunas dolencias como fisura anal, hemorroides y trastornos hepáticos, junto con episodios de estrés y ansiedad, pueden estar en la base del problema.

Para mejorar el tránsito intestinal es importante consumir alimentos ricos en fibra (frutas, verduras y legumbres); beber abundante agua para hidratar las heces; hacer ejercicio físico para favorecer la movilidad intestinal y tratar de ir al servicio cada vez que sienta necesidad.

No tratar el estreñimiento, sobre todo si este es crónico o recurrente, puede poner en riesgo tu salud. No evacuar cuando conviene genera en el intestino putrefacciones que pueden ser dañinas para la microbiota intestinal y para las mucosas. No solo eso: combatir el estreñimiento te ayuda a prevenir futuros problemas digestivos más o menos graves, como es la aparición de divertículos.

Por todo ello, revisar nuestra alimentación para mejorar el tránsito intestinal y buscar remedios contra el estreñimiento se convierte en un imperativo indemorable.

La naturaleza nos ofrece un abanico amplio de plantas con efectos laxantes que son mano de santo contra el estreñimiento. Son eficaces laxantes naturales que es posible adquirir en herbolarios o incluso recolectar en el campo, si estás familiarizado con la botánica. Algunos pueden tener incluso un efecto purgante especialmente rápido, como el sen.

Laxantes naturales: son mano de santo pero hay que vigilar

Las hierbas laxantes pueden ser un gran apoyo, pero no todas son igual de eficaces o están indicadas en los mismos casos. Como bien te dirán en tu herbolario de confianza, a la hora de elegir una planta laxante para tratar un estreñimiento existen diferencias remarcables entre unas y otras. Al mismo tiempo, la toma de laxantes de forma periódica o sistemática puede presentar algunos problemas que no debes perder de vista.

Para tratar un estreñimiento leve cuentas con laxantes naturales herbarios suaves, con escasos efectos secundarios, pero también existen plantas con efectos más potentes, que pueden consumirse de forma más puntual.

Si padeces de estreñimiento crónico o habitual, antes de decidirte por un tratamiento herbario, consulta con tu médico de confianza. Y recuerda que la toma de laxantes naturales ligeros, con el primer grupo de plantas citadas u otras que te indicarán en el herbolario, se puede hacer con una cierta continuidad, pero manteniendo periodos de descanso de una o dos semanas entre las tomas.

Es preferible incorporar en las fórmulas plantas que actúen como protectores de las mucosas digestivas, como el regaliz, la malva, la melisa, la manzanilla o la menta.

En cuanto a las soluciones más contundentes, solo deben aplicarse de forma puntual, en los periodos de estreñimiento agudo y contando con el visto bueno de un especialista.

Aquí te ofrecemos dos fórmulas herbarias, una suave y otra segunda más fuerte, que se pueden alternar, dando mayor prioridad a la primera.

Laxantes naturales suaves

Entre las hierbas laxantes más suaves encontramos la malva, el malvavisco, las semillas de chía y de lino, el hibisco, el regaliz, el llantén, la zaragatona o las algas espirulina y agar agar.

Son plantas medicinales con escasos efectos secundarios que se pueden usar con cierta frecuencia como apoyo, siempre recordando que la toma de estas hierbas debe acompañarse de una dieta rica en fibra e hidratarse de forma sistemática.

Infusión laxante suave

Esta infusión combina semillas ricas en mucílagos como la chía y el lino con plantas que ejercen una acción laxante y depurativa suave. Necesitas adquirir la misma cantidad de cada una de las plantas de la fórmula.

Ingredientes:

Preparación:

  1. Mezcla las plantas a partes iguales (por ejemplo, 20 g de cada planta), juntándolas bien sobre una superficie.
  2. Separa 5 g de la mezcla por vaso de agua, hiérvela 2 minutos y déjala en reposo 10 minutos más.
  3. Filtras bien y añade zumo de limón. La menta y el anís estrellado le conferirán a esta infusión muy buen sabor.

Cómo tomarla: Se toman tres tazas al día, en tratamientos de dos semanas con una tercera de descanso. Acompaña con una ingestión habitual de alimentos ricos en fibra y de agua de forma generosa.

Laxantes naturales fuertes

Entre las plantas laxantes más fuertes contamos con el psyllum, las hojas de sen, la frángula, la cáscara sagrada o la ispágula, que deben utilizarse solo de forma más puntual.

Estas plantas tienen efectos más drásticos, calificados de purgantes o catárticos. Funcionan estimulando la musculatura del intestino, el peristaltismo, provocando su contracción y favoreciendo la eliminación de las heces.

El uso frecuente de estas plantas, en vez de mejorar la situación, puede empeorarla, pues suele provocar dependencia intestinal, es decir, que llega un momento en que, sin esta ayuda, ya no puedas evacuar normalmente. Como se apunta en el vademécum de plantas, los laxantes catárticos, incluidos los herbarios, cuando se emplean de forma habitual "son un factor perpetuador de la constipación", es decir, del propio estreñimiento.

Pero, además, abusar de estas plantas, aunque sean laxantes naturales, también puede generar problemas intestinales recurrentes, como diarrea, vómitos, náuseas, meteorismo, flatulencias, cólicos, etc. Se dan casos de desequilibrios en los niveles de sodio y potasio, que pueden agravar los cuadros de hipertensión o hipotensión, déficits vitamínicos y problemas en la absorción de nutrientes.

Estas hierbas catárticas, por otro lado, no deben tomarse en el embarazo (en el embarazo tienes otras soluciones más suaves para mejorar el estreñimiento). Tampoco en caso de padecer de hemorroides, insuficiencia hepática, renal o cardíaca y en casos severos de diabetes.

Infusión laxante fuerte

Esta infusión incluye algunas de las hierbas purgantes más eficaces y puede tomarse solo de forma más puntual, consultando con el médico. De nuevo, necesitarás la misma cantidad de cada planta.

Ingredientes:

  • Ispágula
  • Hojas de sen
  • Psyllum
  • Malvavisco
  • Llantén mayor
  • Hinojo

Preparación:

  1. Mezcla las plantas a partes iguales (por ejemplo, 20 g de cada planta), juntándolas bien sobre una superficie.
  2. De nuevo, separa 5 gramos de la mezcla por cada taza de agua.
  3. Hierve 3-4 minutos y deja en reposo 10 más.
  4. Filtra y añades sirope de ágave o zumo de limón para mejorar el sabor amargo de la fórmula.

Cómo tomarla: Se toman hasta 2 vasos al día, después de las comidas principales, pero solo de forma muy puntual, según lo que indique el médico. Acompañar de un consumo generoso de agua.

4 plantas laxantes para aliviar los problemas de estreñimiento 

Las plantas medicinales, con efectos laxantes y depurativos, constituyen una gran ayuda, siendo una alternativa válida a los fármacos.

El uso de plantas laxantes debe hacerse con moderación, en tratamientos discontinuos y breves y contando con asesoría médica.

Ruibarbo chino (Rheum palmatum)

El ruibarbo chino en combinación con plantas digestivas y carminativas reequilibra las funciones del sistema digestivo, alivia el dolor de estómago, depura el colon y facilita la expulsión de las heces, sin causar dolor.

  • Propiedades: Laxante, purgante, antiinflamatorio, antibacteriano, astringente.
  • Cómo tomarla: En decocción, junto con malva y regaliz, dos tazas al día, en tintura o en cápsulas,

Frángula (Rhamnus frangula)

Los herbolarios prescribían hasta no hace mucho la cáscara sagrada, que fue retirada a causa de varios episodios de toxicidad por un uso inadecuado.

En su lugar, se recomienda una planta próxima, la frángula, que alivia estreñimientos originados por atonía del intestino grueso, pero también por la aparición de espasmos, la llamada constipación espástica.

Favorece el aumento de hidratación de las heces y permite una evacuación sin molestias cuando los músculos del colon están debilitados.

  • Propiedades: Laxante, purgante, antiinfla matorio, cicatrizante.
  • Cómo tomarla: En polvo, hasta 2 g diarios; en decocción, maceración, tintura, cápsulas o extracto.

Paciencia (Rumex crispus)

La paciencia se muestra laxante a dosis moderadamente altas, en cambio es astringente a dosis bajas. Es útil en estreñimientos leves y puntuales, aliviando progresivamente.

  • Propiedades: Laxante suave, astringente a dosis bajas, remineralizante, antianémica, antidiarreica, hemostática, expectorante.
  • Cómo tomarla: En decocción o infusión, dos tazas al día, en tintura o en polvo.

Sen (Cassia senna, C. angustifolia)

Una leguminosa, el sen, es colagoga y laxante, activando la contracción de los músculos del intestino grueso. A dosis altas es un efectivo purgante.

  • Propiedades: Laxante, purgante a dosis altas, colagogo, digestivo.
  • Cómo tomarla: En cápsulas, hasta 4 al día; polvos, filtros de infusión, jarabe o gránulos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?