cuidar-pecho-escote

Una zona olvidada

11 cuidados naturales para el pecho y el escote

Mejorar ciertos hábitos e hidratar bien esta zona con cosméticos naturales ayuda a mantener la piel suave y joven.

Elena Herraiz y José Manuel Fernández

El cuidado del pecho empieza en el cuello y en el escote, una de las zonas más sensuales de la mujer. Ambos, por la piel que poseen y por estar muy expuestos, manifiestan como ninguna otra parte del cuerpo el paso del tiempo. Afortunadamente, con unos mínimos cuidados pueden lograrse resultados espectaculares.

Respeta la naturaleza única de la piel en cada zona de tu cuerpo

La piel del cuello y del escote es muy fina y delicada y carece de glándulas sebáceas, por lo que se debe prestar especial atención a hidratarla. Las arrugas tienden a marcarse más cuanto más seca está la piel, lo que se agrava con los años.

Con la edad, se desordenan también las fibras de colágeno. Y, pese a recibir casi la misma radiación solar que el cutis, no se suele proteger del sol tan a menudo. Por ello aparecen manchas, especialmente tras el verano.

Por otro lado, el cuello tiende más al descolgamiento que otras zonas por su posición vertical y puede acumular grasa en la zona de la papada.

En el caso de los senos, carecen de músculos o ligamentos que los fijen y sufren variaciones de tamaño por la acción hormonal (ciclo menstrual, embarazo, lactancia, menopausia). Si a esto se le suma el paso de los años, pierden turgencia y tienden a caer.

Consejos para mejorar su aspecto

Se pueden seguir algunos consejos que mejoran la estética de esta zona:

  1. Caminar con una postura erguida.
  2. Atender a la postura buscando, por ejemplo, la altura óptima de la pantalla de ordenador para no forzar al cuello.
  3. Tonificar, para lo que es ideal acabar la ducha con agua fría en estas áreas.
  4. Extender la fotoprotección a todas las zonas que queden expuestas al sol.
  5. Practicar deportes como la natación o el baloncesto para fortalecer la musculatura pectoral y del cuello.
  6. Elegir un sujetador de la talla correcta y tirante ancho para que sujete bien, sin aros que presionen el pecho.
  7. Exfoliar la piel una vez a la semana para oxigenarla, favorecer la absorción de otros productos cosméticos y dejarla más bonita y suave.
  8. Dibujar círculos con la cabeza o negar con ella para tonificar el cuello.
  9. Al dormir evitar aplastar los senos, por ejemplo en la postura de lado.
  10. Para el escote se hace este ejercicio: con los puños cerrados sobre el pecho, llevar los codos atrás sacando pecho.
  11. El escote se debe cuidar a lo largo de todo el año, también en los meses en que permanece oculto.

Cosmética específica para cada zona

Aunque por simplificar se usen productos faciales, los cosméticos específicos para esta zona suelen actuar más rápido.

La cosmética natural no contiene ni parabenos ni conservantes, que se han relacionado con tumores mamarios. De ahí que deba preferirse para esta zona.

En el escote se pueden usar aceites naturales, como el de almendra, argán o jojoba. No solo nutren e hidratan esta piel de por sí poco hidratada sino que la hacen lucir más. De hecho algunos incorporan partículas doradas, también naturales, para avivar este efecto.

Una vez a la semana conviene aplicarse una mascarilla nutritiva que contenga sustancias antioxidantes, como aceite de espino amarillo o zanahoria, o tensoras, como la kigelia africana.

Como preparar una mascarilla para la zona del escote

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de miel
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 gotas de aceite esencial de romero

Preparación:

  1. Mezclar todos los ingredientes
  2. Extenderlo sobre el escote con movimientos circulares de los dedos.
  3. Repetir una vez a la semana.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?