Fitoterapia contra la flatulencia

8 plantas medicinales para evitar los gases y el dolor que provocan

Tener gases es común porque forman parte del proceso de digestión de los alimentos, pero cuando se acumulan pueden provocar muchas molestias. Estas plantas los evitan.

Annalisa Porru
Annalisa Porru

Comunicadora y experta en fitoterapia

A nivel intestinal, los gases se generan al degradarse los azúcares que proceden de los carbohidratos no absorbidos durante la digestión.

En ocasiones, cuando se acumulan en exceso o cuesta expulsarlos, pueden llegar a ser un problema. En estos casos se habla de flatulencia o meteorismo, un trastorno que puede llegar a ser muy molesto, con síntomas como náuseas, distensión y dolor abdominal.

Saber las causas de los gases para ponerles solución

Conocer cómo se forman los gases nos da una pista sobre posibles factores que favorecen la flatulencia. Pero el exceso de carbohidratos no es el único desencadenante.

  • Unas malas costumbres alimentarias, las combinaciones poco adecuadas o las comidas copiosas pueden ser a veces la causa.
  • También pueden aparecer en relación a un síndrome premenstrual, cambios de alimentación, estrés, el uso de fármacos o problemas digestivos como diarrea o estreñimiento, intolerancias y alergias alimentarias, síndrome del intestino irritable, celiaquía y otras enfermedades crónicas.

Para prevenir o atenuar los gases puedes aprovechar plantas de propiedades carminativas ricas en aceites esenciales.

Estos principios activos actúan sobre las paredes intestinales produciendo una ligera irritación que aumenta los movimientos peristálticos, lo que favorece la expulsión de los gases.

Existen muchas hierbas antiflatulentas y algunas pueden ser más indicadas que otras en cada caso.

8 hierbas para los problemas de gases

1 /8
Hierbaluisa para los gases por nervios Aloysia citriodora

1 / 8

Hierbaluisa (Aloysia citriodora) para los gases por nervios

Dónde se encuentra:

Originaria de Chile y Argentina. En la zona mediterránea se cultiva con fines ornamentales, cosméticos y medicinales en jardines y huertos.

Partes que usamos:

Hojas desecadas enteras o fragmentadas, ricas en citral. 

Propiedades:

El aceite esencial posee un efecto estimulante del hígado, calmante, antiséptico, carminativo y antiespasmódico.

Cuándo conviene:

Es ideal para aliviar los trastornos digestivos causados por estrés y ansiedad.

Cómo se toma:

En infusiones o decocciones preparadas con las hojas desecadas, hasta 5 veces al día.

Precauciones:

Evitar en caso de hipersensibilidad a las verbenáceas. En mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y niños, usar solo bajo prescripción médica.

Melisa para la flatulencia por tensión y estrés Melissa officinalis L

2 / 8

Melisa (Melissa officinalis L) para la flatulencia por tensión y estrés

Dónde se encuentra:

Es originaria de Europa, muy común en terrenos baldíos.

Partes que usamos:

Hoja desecada rica en aceites esenciales.

Propiedades:

Es espasmolítica, antiinflamatoria y antioxidante. Los aceites esenciales tienen acción antibacteriana y antifúngica.

Cuándo conviene:

En estados de agitación y preocupación. Un complemento ideal en el tratamiento de la flatulencia y otros desórdenes digestivos asociados al nerviosismo y el estrés mental.

Cómo se toma:

En infusión, 2-3 tazas al día. También hay preparados acuosos, tinturas y extractos secos en farmacias y herbolarios.

Precauciones:

Durante el embarazo y la lactancia y en menores de 12 años, conviene seguir las indicaciones de un facultativo.

Hinojo contra la flatulencia durante la regla Foeniculum vulgare

3 / 8

Hinojo (Foeniculum vulgare) contra la flatulencia durante la regla

Dónde se encuentra:

En suelos baldíos y ruderales.

Partes que usamos:

Los frutos recolectados hacia final de verano, que contienen aceites esenciales, sobre todo anetol.

Propiedades:

Es carminativo, además de expectorante, antiséptico y espasmolítico.

Cuándo conviene:

Para aliviar trastornos digestivos, como flatulencia, espasmos gastrointestinales o menstruales y distensión abdominal. Se indica para tratar el cólico del lactante.

Cómo se toma:

En infusión de los frutos desecados o en forma de preparados a base de extractos alcohólicos o aceite esencial.

Precauciones:

En el embarazo y la lactancia y en menores de 10 años, es necesario seguir las pautas indicadas por un especialista de la salud.

Menta, un gran digestivo con buen sabor Mentha x piperita L.

4 / 8

Menta (Mentha x piperita L.), un gran digestivo con buen sabor

Dónde se encuentra:

En jardines, huertos, praderas y entornos húmedos cerca de arroyos.

Partes que usamos:

La hoja desecada, rica en mentol.

Propiedades:

Carminativa, colerética y espasmolítica del tracto digestivo. En uso tópico tiene un ligero efecto analgésico.

Cuándo conviene:

En caso de dispepsia y exceso de gases. Está indicada en personas con hipersensibilidad al hinojo, anís, alcaravea y otras apiáceas.

Cómo se toma:

En infusión.

Precauciones:

En caso de embarazo, lactancia, trastornos biliares y otros problemas de salud solo bajo prescripción médica.

El aceite esencial debe evitarse en menores de 6 años, personas con reflujo y otros problemas inflamatorios o ulcerosos del tracto gástrico.

Jengibre, una ayuda digestiva y antimareo Zingiber officinal

5 / 8

Jengibre (Zingiber officinal), una ayuda digestiva y antimareo

Dónde se encuentra:

Originario de la India, se cultiva en zonas húmedas y soleadas.

Partes que usamos:

El rizoma desecado sin corteza, entero, pulverizado o troceado. Contiene aceites esenciales y resina.

Propiedades:

Es antiemético, estimulante digestivo, carminativo y antiinflamatorio.

Cuándo conviene:

Para favorecer la digestión y aliviar el mareo del viajero: náuseas, espasmos gastrointestinales leves, distensión abdominal y flatulencias.

Cómo se toma:

El rizoma pulverizado o troceado o en preparados como cápsulas, comprimidos y otros extractos secos y líquidos.

Precauciones:

Evitar en caso de obstrucción biliar, irritaciones gástricas y durante tratamientos anticoagulantes.

Anís-Verde. Anís verde, ideal si tienes colon irritable Pimpinella anisum L.

6 / 8

Anís verde (Pimpinella anisum L.), ideal si tienes colon irritable

Dónde se encuentra:

Su cultivo está extendido en España y otros países mediterráneos.

Partes que usamos:

El fruto rico en aceites esenciales, entre los que destaca el anetol.

Propiedades:

De notable efecto carminativo y digestivo, y acción espasmolítica sobre el aparato digestivo y respiratorio.

Cuándo conviene:

Para aliviar las molestias producidas por el meteorismo. Es una muy buena opción cuando los gases se asocian al síndrome de intestino irritable. Además, se indica ante los síntomas de la menopausia.

Cómo se toma:

Los frutos desecados y triturados en infusión. También se puede utilizar el aceite esencial. 

Precauciones:

En embarazadas y niños consultar a un profesional. Evitar el aceite esencial en niños.

Angélica para prevenir las molestias Angelica archangelica L.

7 / 8

Angélica (Angelica archangelica L.) para prevenir las molestias

Dónde se encuentra:

En costas rocosas del norte de Europa.

Partes que usamos:

Raíz y rizomas, con aceites esenciales.

Propiedades:

De efecto espasmolítico y colagogo, favorece la digestión reduciendo los gases. Además, activa las secreciones gástricas aumentando el apetito.

Cuándo conviene:

En problemas digestivos que producen espasmos leves a nivel gastrointestinal, digestiones lentas, sensación de plenitud, meteorismo y falta de apetito.

Cómo se toma:

La raíz pulverizada en infusión. También hay productos de herbolarios que contienen extractos fluidos y tinturas.

Precauciones:

Se recomienda evitar la exposición al sol en tratamientos a base de angélica, pues pueden producir fotodermatitis.

Alcaravea para tomar o aplicar en masaje Carum carvi L.

8 / 8

Alcaravea (Carum carvi L.) para tomar o aplicar en masaje

Dónde se encuentra:

En senderos, pastos y prados de montaña.

Partes que usamos:

Los frutos desecados con un mínimo de 30 ml de aceite esencial por kilo.

Propiedades:

Es carminativa, pues estimula la mucosa aumentando las secreciones y contracciones gástricas, lo que evita la acumulación de gases.

Cuándo conviene:

En flatulencias y molestias relacionadas con la mala digestión: sensación de hinchazón, espasmos o diarrea.

Cómo se usa:

En infusión, hasta 3 veces al día entre las comidas.

Con el aceite esencial diluido en aceite de oliva también se puede masajear el abdomen.

Precauciones:

Evitar en el embarazo y la lactancia, y en enfermedades hepáticas y biliares.

En menores de 10 años consultar con un facultativo.

Ayudas naturales contra los gases

Para prevenir y aliviar los gases podemos cuidar nuestros hábitos, cocinar con hierbas y especias y utilizar suaves remedios naturales.

Respetar los horarios de las comidas, masticar bien, evitar las bebidas con gas o estimulantes, el alcohol y el tabaco, reducir el estrés y cuidar la higiene dental son buenas medidas preventivas.

Usar hierbas y especias en la cocina, como comino, hinojo, anís o menta, también ayuda, pues mejora la digestión. Tenlo en cuenta sobre todo al hacer alimentos flatulentos como legumbres o coles.

Cuando surgen los síntomas puede ser útil tener a mano algunos remedios naturales.

Si los gases aparecen asociados a la diarrea, por ejemplo, puede resultar práctico disponer de carbón activado, que se toma puntualmente en gránulos o en polvo disuelto en agua.

Para hacerse infusiones antiflatulentas, o un aceite de masaje, podemos combinar algunas de las plantas recogidas en este artículo

Infusión para expulsar gases

Esta tisana tiene un efecto carminativo calmante.

Plantas que necesitas:

  • 20 g. de hinojo
  • 20 g. de anís verde
  • 20 g. de menta piperita
  • 20 g. de alcaravea

Cómo se prepara:

Añadir 100 ml de agua hirviendo a 1 cucharada de la mezcla, tapar y dejar reposar 10 minutos antes de filtrar.

Dosis:

1 taza tras las 3 comidas principales.

Precauciones:

No tomar más de dos semanas. Consultar al médico si no hay mejoría.

Aceite de masaje antidolor

Un masaje con este aceite alivia las molestias por gas y distensión

Plantas que necesitas:

Cómo se prepara:

Verter en un frasco de vidrio, tapar y agitar.

Dosis:

Aplicar unas gotas en los dedos de la mano y masajear bajo el ombligo suavemente.

Precauciones:

Evitar en menores de 6 años.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?