Hierba luisa

Pocas plantas tienen un aroma tan agradable e intenso como la hierba luisa, un remedio tradicional para aliviar indigestiones y náuseas que nos llega de Sudamérica.

/

iStock

La hierba luisa o hierbaluisa (Lippia triphylla Kuntze, sinónimo de Aloysia citrodora) es una planta leñosa de uso medicinal, muy fácil de cultivar en casa y emparentada con las verbenas. Se conoce con otros muchos nombres, como cedrón, cedrón del Perú, cidrera o verbena olorosa, marialuisa o lemon verbena o lemon beebrush , en inglés. Muchos de ellos hacen alusión a su fragancia alimonada, poderosa e intensa, que se transmite a la infusión, aportando un sabor agradable, muy apetecible. 

La planta es muy ramificada y puede medir hasta 2 metros de alto, con las hojas lanceoladas, muy estrechas, fragantes, agrupadas de tres en tres, y delicadas florecillas de color lila, reunidas en inflorescencias alargadas que florecen en verano.

Es originaria de América del Sur (Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y Perú), de donde se exportó a Europa ya en el siglo XVII. Se planta con mucha frecuencia en huertos, jardines públicos y privados, patios y terrazas, como una provisión de planta medicinal, que no precisa de muchos cuidados, como veremos. 

Propiedades de la hierba luisa

De la hierba luisa debemos cosechar las hojas y la inflorescencia, en su periodo de máxima floración. Es muy rica en aceite esencial, en especial citral, geraniol, limoneno y verbenona, alcoholes terpénicos (cineol, linalol), furocumarinas, flavonoides (apigenina, luetolina, diosmetina), polifenoles y sales minerales. 

Por sus propiedades destaca como planta digestiva, carminativa, antiespasmódica, antiinflamatoria, diurética, sedante suave, relajante muscular, antimigrañosa, antioxidante y como un apreciado corrector del sabor para infusiones mixtas de sabor amargo.

Su uso está muy ligado a las prácticas curativas tradicionales de los pueblos nativos en Sudamérica.

Para qué sirve la hierba luisa

Los usos medicinales de la hierba luisa son diversos, y en parte están basados en la tradición. 

Hierba luisa para la digestión

La hierba luisa se revela como un eficaz remedio digestivo. Por sus propiedades te servirá para aliviar las digestiones pesadas o lentas, los espasmos gastrointestinales, la pesadez e hinchazón estomacal, la muy molesta acidez estomacal y los gases, meteorismos y flatulencias

Se indica también en caso de mal sabor de boca, mal aliento o halitosis, presencia de náuseas y tras un episodio de vómitos y malestar general.

Tomar una infusión de hierba luisa es una buena idea tras una comida copiosa o fuerte, o en situaciones de nervios, cuando la comida nos sienta mal. 

Se ha indicado también como antiinflamatorio en caso de gastritis y para combatir los síntomas de una alergia alimentaria, así como para aliviar la gastroenteritis y la diarrea.

Hierba luisa para los nervios y la jaqueca

Por sus propiedades relajantes la hierba luisa es un remedio tradicional y clásico para tratar los estados nerviosos, como sucede con la manzanilla. Tiene un efecto suave.

Se utiliza para calmar la irritabilidad, las palpitaciones nerviosas, los estados de inquietud y el insomnio puntual. Es también un remedio tradicional para mitigar el dolor de cabeza y los síntomas del periodo menstrual y de la menopausia, como el dolor muscular, el dolor de espalda, la fatiga y los vértigos. 

Hierba luisa para adelgazar

La hierba luisa actúa como un diurético bastante efectivo, que te ayuda a combatir la retención de líquidos, a eliminar toxinas por la orina y como apoyo para perder algunos kilos de más, en combinación con una dieta adecuada y una buena hidratación. 

Hierba luisa para la tensión arterial

La hierba luisa, como poderosa planta diurética, se incorpora en fórmulas mixtas para ayudar a controlar la tensión sanguínea, en combinación con plantas como el espino albar, la valeriana, el ortosifón o los estigmas de maíz, fórmulas a las que aporta su agradable toque de sabor alimonado.

El aceite esencial de hierba luisa se suele usar como tranquilizante y como relajante muscular, en forma de masaje, friegas o bien añadido al baño en prácticas de aromaterapia. 

Hierbaluisa como fortalecedor muscular

Diversos estudios experimentales, in vitro, demostrarían la capacidad antioxidante y antiinflamatoria de los suplementos con extracto de hierbaluisa, en tomas de unos 400 mg diarios, para tonificar y reforzar la masa muscular, ayudando a la recuperación tras un episodio inflamatorio y de desgaste muscular, por fatiga, daño o lesión en adultos. Se pueden consultar referencias por internet, como este estudio.

 El aceite esencial de hierbaluisa, en aromaterapia, se destina a aliviar la tensión nerviosa, la irritabilidad, el dolor muscular, las neuralgias y el dolor reumático.

Otros usos de hierba luisa

Las hojas de hierbaluisa se han empleado para elaborar salsas, como condimento de cocina en guisos diversos y sobre todo como aromatizante en infusiones, licores, cócteles y ratafías, a los que aporta su sabor alimonado característico. 

Cómo se toma la hierba luisa

Esta planta se puede tomar en infusión de hierba luisa sola o bien combinada con otras plantas, hasta 3 vasos diarios. Para hacerla se utiliza normalmente la planta seca, pero también hay quien la usa fresca.

También se puede utilizar de otras formas:

  • Para aromatizar el mate y similares, como se hace en Argentina y Uruguay.
  • En gotas de extracto líquido, unas 30 gotas diarias, en tres tomas.
  • En tintura, en cápsulas, como ingrediente en combinados adquiribles en herbolaros y algunas farmacias.
  • Frascos de aceite esencial como relajante muscular y para inducir el sueño y la irritabilidad nerviosa.
  • El extracto seco en forma de suplementos

Infusión de hierba luisa: cómo prepararla y recetas

A continuación, te mostramos diversas recetas de infusión de hierba luisa con diferentes plantas para diversas indicaciones:

Infusión de hierba luisa digestiva y carminativa

Esta tisana está indicada para aliviar la indigestión, la pesadez abdominal, la acidez estomacal y las náuseas.

  • Ingredientes: hierbaluisa, manzanilla, laurel, salvia y mentastro (Mentha suaveolens), 20 g por planta.
  • Preparación: mezclamos las distintas plantas y una vez se forma una masa, se separa una cucharada sopera de la mezcla por taza de agua. Depositas la hierba en la tetera y viertes sobre ella el agua recién hervida. Dejas que repose, bien tapado, unos 10 minutos, y lo cuelas. 
  • Cuanto tomar: una taza tras cada comida principal, mientras persista el malestar.

Infusión de hierba luisa digestiva y antiespasmódica

Esta infusión agradable está indicada para aliviar los espasmos gastrointestinales, la pesadez abdominal y la jaqueca por alteraciones digestivas.

  • Ingredientes: hierbaluisa, betónica, melisa, manzanilla, milenrama y menta piperita. Una cucharada rasa de la mezcla a partes iguales por taza de agua.
  • Preparación: vertemos el agua hervida sobre la hierba. depositada previamente en una tetera o cazo. Lo dejamos en infusión 10 minutos y colamos. 
  • Cuánto tomar: dos tazas al día, tras las comidas, o para ir bebiendo a lo largo de la jornada, incluso en frío de nevera.

Infusión de hierbaluisa para molestias menstruales

Esta infusión de hierba luisa sirve para aliviar la tensión muscular en la menstruación, el dolor lumbar, la fatiga, la jaqueca y la irritabilidad nerviosa.

  • Ingredientes: hierbaluisa, salvia, artemisa, sauzgatillo e hinojo, 20 g por planta.
  • Preparación: Una cucharada de la mezcla a partes iguales por taza. Hervimos unos 2 minutos y dejamos en reposo otros 10. Colamos.  No precisa endulzar.
  • Cuánto tomar: Dos vasos al día, en cuanto se presentan las molestias musculares.

Contraindicaciones de la hierba luisa

La hierbaluisa es una planta segura en términos generales. Se ha de consumir en dosis ponderadas, sin excesos.

El aceite esencial se suele usar sólo por vía externa. Por vía oral, debe ser consumido en dosis mínimas, y nunca en el embarazo y el periodo de lactancia

Planta: cómo cuidarla

La hierbaluisa es una planta relativamente fácil de cultivar y conservar. Precisa una posición a pleno sol o al menos con una buena insolación y resiste mal las heladas. En invierno la debes situar en un lugar al abrigo del viento y las bajas temperaturas.

Necesita un riego moderado, una vez o dos por semana en invierno y otoño, y más frecuente en verano.

Puede necesitar que se le enriquezca el sustrato, que debe ser poroso, con abono orgánico, mejor ecológico, cada 15 o 20 días durante el verano. Y cabe retirar las ramas y hojas secas para que la planta no pierda vigor. Permite ser replantada a partir de esquejes. Se puede cultivar también a partir de semillas. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?