Suplementación eficaz

Cómo tomar más hierro sin sufrir estreñimiento

Claudina Navarro

La forma de presentación del hierro, el momento del día en el que se tome o los alimentos que lo acompañen pueden hacer que se tolere y absorba mejor, y que cause menos efectos secundarios.

El hierro es un mineral presente en la hemoglobina sanguínea, una proteína que transporta oxígeno desde los pulmones a los tejidos, y en la mioglobina, otra proteína que transporta y almacena oxígeno en los músculos. Resulta esencial para la síntesis de hormonas, el metabolismo muscular, el crecimiento físico o el desarrollo de las neuronas, entre otras muchas funciones. La deficiencia se denomina anemia y los síntomas más comunes son cansancio, mucosas blanquecinas, mareos y falta de aliento.

Este mineral esencial se debe obtener de los alimentos, donde se encuentra en forma hemo (en los alimentos de origen animal) o no hemo (en los vegetales y suplementos). El hierro hemo se absorbe con más eficacia que el "no hemo", pero la asimilación de este se puede favorecer consumiendo los alimentos vegetales con fuentes de vitamina C. Algunos alimentos vegetales ricos en hierro son las nueces, las legumbres y las verduras de hoja verde.

A determinadas personas con deficiencia de hierro se les recomienda suplementos –clásicamente ocurre en las mujeres embarazadas– pero en este caso hay que tener en cuenta también que pueden presentarse problemas asociados a su toma, como el estreñimiento. Algunos consejos dietéticos y hábitos de vida pueden ayudar a alejar el riesgo de sufrir efectos secundarios.

Cómo tratar la deficiencia de hierro

Según la Organización Mundial de la Salud, en los países desarrollados, la anemia por déficit de hierro se presenta con mayor frecuencia en lactantes y niños en edad preescolar (10%), adolescentes (15%), mujeres en edad fértil (20%), gestantes (40%) y ancianos (5%), convirtiéndose en un auténtico problema de salud pública.

Un buen diseño de la dieta es esencial para prevenir y tratar la anemia ferropénica. Pero si los niveles en sangre ya son bajos puede ser necesario tomar un suplemento. Esto debe hacerse bajo control médico, porque el exceso de hierro es perjudicial y existen contraindicaciones.

Cómo elegir un suplemento

El problema de muchos suplementos de hierro es que provocan estreñimiento, diarrea, náuseas y otras molestias. Las suplementaciones que se recetan más frecuentemente son las sales de hierro ferroso o hierro férrico, que incluyen sulfato férrico, gluconato ferroso, sulfato ferroso y citrato férrico. En general, el hierro ferroso se absorbe mejor que el hierro férrico. El doctor Andrew Weil, experto en medicina natural e integrativa, aconseja elegir gluconato ferroso. Puedes plantearle esta opción a tu médico.

Además de tomar el suplemento tal como te indiquen el prospecto y el médico, puedes tomar medidas para favorecer su absorción y la creación de reservas. La vitamina C potencia la asimilación y el calcio, la caseína de la leche animal, la fibra y los taninos la dificultan. Por tanto:

  • Toma el suplemento de hierro junto con zumo de naranja o kiwi. Es buena idea tomarlo en el desayuno.
  • No lo tomes con una comida abundante en cereales integrales, lácteos o fibra, café o té.
  • Elige una marca de suplementos de calidad, a ser posible con una certificación como UL, USP o NSF International.

Artículo relacionado

3. ESPINACAS

Los 7 alimentos vegetales más ricos en hierro

Cuidado con las contraindicaciones y efectos secundarios

Ya sea que el hierro provenga de alimentos o suplementos, puede interactuar con ciertos medicamentos:

  • Puede reducir la absorción de los medicamentos que se usan para tratar la enfermedad de Parkinson y disminuir la eficacia de la levotiroxina, un medicamento común que se usa para tratar el hipotiroidismo, el bocio y el cáncer de tiroides.
  • Algunos medicamentos, como los inhibidores de la bomba de protones, que se utilizan para tratar el reflujo ácido o las úlceras de estómago, pueden reducir la absorción de hierro, ya que disminuyen la secreción de ácido gástrico, que juega un papel clave en la absorción de hierro
  • Los suplementos de hierro que proporcionan más de 20 mg por kg de peso corporal pueden causar náuseas, estreñimiento, dolor abdominal y vómitos. Por lo tanto, se recomienda tomar el suplemento con una comida.
  • Ten en cuenta que siempre debes consultar con un médico antes de tomar un suplemento de hierro.

Artículo relacionado

avena hierro

Cómo asimilar el hierro de los alimentos vegetales al máximo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?