Biznaga

Alivio en el cólico nefrítico

La biznaga o viznaga (Ammi visnaga) es una planta umbelífera, como la zanahoria y el hinojo, cuyos atributos medicinales ya eran bien conocidos en el antiguo Egipto.

Se sabe que la cultivaban y usaban para curar diferentes problemas, como el dolor agudo producido por las piedras del riñón. En la Edad Media, en el área de influencia islámica, llegó a ser considerada una panacea.


Aunque es originaria de la ribera sur del Mediterráneo y Oriente Medio, crece también en la orilla norte, desde la península Ibérica hasta Turquía. Aparece subespontánea entre la vegetación ruderal en márgenes de caminos y o bien en campos de cereales.


Se trata de una planta robusta, de algo más de un metro de alto, con las hojas divididas en segmentos lineales, de aspecto plumoso, y umbelas grandes, con muchos radios y brácteas largas en su base. Las flores son diminutas, de color blanco.


La biznaga contiene furocromonas, como la quelina y la visnagina, que le confieren virtudes relajantes sobre la fibra muscular, así como flavonoides (en concreto, quercetol), esteroles y un aceite esencial.

Varios estudios han confirmado la acción antiespasmódica de las furocromonas y su efecto relajante sobre la musculatura bronquial, las vías urinarias y las arterias coronarias. Actúan durante varias horas y no tienen efectos secundarios. 

Propiedades medicinales

  • La biznaga se ha utilizado tradicionalmente para aliviar el dolor, a veces intenso, producido por un cólico nefrítico, que delata la presencia de cálculos en el riñón.  
  •  
  • Se indica asimismo en ataques asmáticos, bronquitis, insuficiencia coronaria y arritmias.
  •  
  • La biznaga es además, una especia muy apreciada en la cocina árabe, a la que aporta un cierto regusto picante, como el cardamomo. Al procurar calor al cuerpo, es tenida por afrodisiaca.
  •  
  • Esta planta se combina a menudo con otros preparados en infusiones de postre por sus propiedades carminativas, que facilitan la expulsión de gases y ayudan a rebajar la hinchazón abdominal después de comer.
     

Fórmulas de herbolario

  • Para el alivio del cólico nefrítico: La fórmula más efectiva es tomar la tintura o el extracto líquido mezclado con agua o zumo (hasta 30 gotas en tres tomas diarias).
  •  
  • Tisana digestiva frente a los gases y la hinchazón. La biznaga se combina a menudo con otras plantas en infusiones de postre por sus propiedades carminativas. Sus semillas se asocian al hinojo, al anís verde y al regaliz.
  • Cómo prepararla: Se vierte una cucharadita de la mezcla por vaso de agua. Se hierve un minuto y se deja reposar cinco más. Se toma después de las comidas.
  •  
  • Infusión para despertar la libido: Se combina la biznaga con damiana, canela y menta.
  • Cómo prepararla: Se hierve una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua durante 1 minuto y se deja reposar otros 5, tapada. Bastan una o dos tomas diarias.
  •  

Precauciones

  • La biznaga debe ser evitada en el embarazo y la lactancia, y en ningún caso debe tomarse en dosis altas, ya que podría causar náuseas, vértigos, cefaleas e insomnio.
  •  
  • La quelina de la biznaga puede activar la fotosensibilización en algunas personas, por lo que conviene evitar la luz solar tras consumir la planta.
  •  
  • No obstante, combinada con una dosis controlada de irradiación ultravioleta, la quelina se ha explorado para el tratamiento del vitíligo o pérdida de pigmentación en la piel, un uso que solo debe hacerse bajo estricto control médico. 
  •  

Presentación

Semillas enteras o pulverizadas para infusión; en tintura, extracto líquido y en cápsulas. 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

 

suscribete Julio 2017