Vitaminas púrpuras

7 alimentos morados con un poder altamente antioxidante

El color morado o púrpura de los alimentos se suele deber a su riqueza en antocianinas, unos pigmentos antioxidantes que refuerzan la vista y el sistema inmunitario y protegen el corazón.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Existen en la naturaleza alimentos de color morado o púrpura que resultan especialmente saludables por sus efectos terapéuticos. Ocurre porque el color púrpura de los alimentos se debe a la presencia en ellos de antocianinas, que son pigmentos vegetales de la familia de los flavonoides con un poder antioxidante hasta veinte veces mayor a la vitamina C.

Estas antocianinas altamente antioxidantes retrasan el envejecimiento celular, por lo que ayudan a prevenir enfermedades y a alejar el riesgo de sufrir envejecimiento prematuro.

  • Previenen enfermedades coronarias.
  • Reducen el riesgo de desarrollar tumores.
  • Ayudan en caso de sufrir enfermedades inflamatorias o diabetes.
  • Mejoran la agudeza visual.
  • Previenen el deterioro cognitivo. 
  • Refuerzan el sistema inmunitario.

7 alimentos morados muy antioxidantes

Estos 7 alimentos púrpuras o morados poseen múltiples beneficios para la salud. ¡Descúbrelos e inclúyelos en tus menús!

1 /7
CIRUELA-MORADA

1 / 7

Ciruelas

Las variedades violetas y las ciruelas moradas, como la pruna, la damascena, la arandana o la metley, son ricas en antocianinas y ácido málico.

Para obtener sus beneficiosos efectos antioxidantes conviene consumir las ciruelas frescas más que desecadas o cocidas, puesto que la deshidratación y el calor hacen que la mitad de las antocianinas desaparezcan.

Por otra parte, la acción laxante de las ciruelas es debida a la combinación de fibra y sorbitol, un hidrato de carbono abundante en las frutas con hueso.

Cocida sirve para preparar mermeladas, jaleas, compotas y salsas agridulces. También se consume desecada. Aquí tienes 5 ideas para usar las ciruelas en la cocina.

Foto: Anna García
CEREZA

2 / 7

Cerezas

Las cerezas son regalo de un árbol de la misma familia que las rosas, procedente del Mar Negro y el Mar Caspio, desde donde los pájaros y los seres humanos las han llevado a todas las zonas templadas del mundo.

Las antocianinas se combinan con ácido elágico en una fórmula antioxidante, antitumoral y depurativa. También contienen dosis significativas de vitamina C, magnesio y otros nutrientes.

Se pueden consumir al natural, cocidas o confitadas. Se añaden a macedonias, tartas y yogures. También sirven para elaborar licores.

Aunque no duran mucho, con estos trucos las cerezas se conservarán mejor en tu cocina.

Foto: Anna García
BREBAS

3 / 7

Brevas

Los higos y las brevas (el primer fruto del año que da la higuera, aunque en realidad sean del año pasado) están indicados contra el cansancio físico y mental.

Uno de sus componentes, el benzaldehído, parece ser anticancerígeno. También aportan cantidades considerables de calcio, vitamina B6 y magnesio. Se indican para fortalecer la salud de los huesos y para mejorar el tránsito intestinal.

La variedad Colar es la de frutos más oscuros, grandes y sabrosos. Son los más recomendables para consumir frescos o acompañados con crema de leche, nata o yogur; o en cualquiera de estas deliciosas recetas con higos.

Foto: Anna García
COL-LOMBARDA

4 / 7

Col lombarda

Esta variedad de col es una completa fórmula antioxidante natural: además de las antocianinas que le dan color, contiene vitamina C, betacaroteno y glucosinolatos, unos compuestos que al ser digeridos se transforman en sulforofano, con reconocido efecto anticancerígeno. Además, así resulta más digestiva.

En medicina natural se utiliza para aliviar la úlcera gástrica gracias a la presencia de una sustancia denominada s-metilmetionina.

Para no perder ni un miligramo de sus sustancias beneficiosas, se recomienda comerla cruda en ensalada y picada muy finita en lugar de cocida, aunque la lombarda se puede preparar de muchas formas diferentes.

Foto: Anna García
ARANDANOS

5 / 7

Arándanos

Cuando nacen, los deliciosos arándanos son blancos y a medida que reciben la luz del sol toman un espectacular color púrpura, que demuestra su abundancia en antocianinas (del griego anthos  flor y kyanos, azul).

Estas sustancias mejoran la circulación y previenen las varices y los problemas de circulación asociados a la diabetes. Además ayudan a combatir las infecciones, sobre todo urinarias.

Si se recogen silvestres, antes de consumirlos deben lavarse bien porque existe el riesgo de que estén contaminados con parásitos. También se pueden cultivar arándanos en casa.

Con ellos se elaboran ricas compotas y mermeladas.

Foto: Anna García
UVA-NEGRA

6 / 7

Uvas

De las 150 antocianinas conocidas, las uvas rojas y negras poseen cinco, de las cuales la más importante es la malvidina-3-glucósido.

Su poder antioxidante se suma al del resveratrol, presente en las pepitas y la piel, con efecto anticancerígeno.

Este conjunto de sustancias puede ser una de las causas de la menor incidencia de enfermedades cardiovasculares en el sur de Europa.

Por otra parte, aportan calcio, magnesio, cinc y hierro entre otros nutrientes.

Las pasas de Corinto son las más oscuras y ricas en antocianinas. Además, no contienen pepitas.

Te proponemos otras 5 deliciosas maneras de tomar uvas.

Foto: Anna García
MORAS

7 / 7

Moras

Las que proceden de la zarzamora son las más populares y reconocibles de las bayas ibéricas.

Junto con sus pigmentos saludables ofrecen cantidades considerables de vitamina C, calcio, ácido fólico, vitamina B3 y dosis de hierro que les confieren cualidades antianémicas.

Comerlas en el campo mientras se pasea es un placer, siempre que se encuentren alejadas de los humos de los automóviles.

Aguantan dos o tres días en la nevera y sirven para elaborar mermeladas y jarabes. 

Foto: Anna García

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?