Podcast

Meditación para mejorar la visión que tenemos de nuestros padres

La relación con nuestros padres es una de las más difíciles a las que nos enfrentamos y un reto espiritual para muchas personas. Esta meditación puede ayudarte a ampliar tu percepción sobre ellos.

Medita conmigo

BLOG

Lidia González Alija

Escucha la meditación guiada de Lidia González Alija para ayudarte a mejorar la relación con tus padres.

He oído a varios maestros espirituales decir que “si crees que has alcanzado la iluminación, vete a pasar una semana con tus padres”. Y no es casualidad.

La relación con nuestros padres es, sin duda, una de las más complicadas a las que nos enfrentamos en nuestra vida. Y lo que la hace tan complicada es que nuestra relación con ellos es, generalmente, la base de todo nuestro sistema de personalidad.

En relación a nuestros padres construimos nuestro comportamiento, creamos un entendimiento del mundo en base a ciertas creencias y un entendimiento de nosotros mismos en base a nuestra percepción de su atención, trato y amor hacia nosotros.

Ese es el motivo de que, cuando estamos con nuestros padres, nos saltan muchos sistemas de defensa y dinámicas que provienen todavía de nuestra versión niña exigiendo lo que percibimos como carencia en nuestra niñez, y que nos marcó tanto cuando éramos vulnerables y ellos suponían nuestro única base de seguridad y amor.

Artículo relacionado

meditacion autoestima

Meditación para reconocerte y ganar autoestima

Imaginar a nuestros padres como niños

Imaginar a nuestros padres como niños es una bonita manera de salir de la visión estancada y fija que tenemos de ellos y de las dinámicas que arrastramos desde pequeños, para verlos más allá.

Al imaginárnoslos de esa manera, puede que nos demos cuenta de que, en el fondo, somos mucho más similares a ellos de lo que muchas veces nos gustaría reconocer. Es muy probable, de hecho, que conservemos las mismas inseguridades y miedos, ya que forman parte de la manera de entender el mundo que integramos junto a ellos.

Por tanto, nuestros padres son espejos que nos reflejan a nosotros mismos, tanto las partes que nos gustan como las que no aceptamos y, por tanto, juzgamos de nosotros a través de ellos.

Verlos como niños nos ayuda a conectar con ellos como las personas humanas que son y fueron, con su infancia y su inocencia, y con sus experiencias vitales que construyeron, de la misma manera, su comportamiento y sus sistemas de defensa.

Esto también nos sitúa en otro lugar de entendimiento y aceptación que hace que nos desprendamos de la posición de niños buscando aprobación, para percibirnos cómo adultos e iguales, reconociendo nuestras responsabilidades hacia ellos y ante nuestra manera única de enfrentarnos a la vida.

Artículo relacionado

meditacion guiada jardin

Meditación guiada para empoderarte y crear tu vida consciente

Cómo meditar para ampliar la percepción de tus padres

  • Encuentra un lugar donde sentarte, ponte cómoda o cómodo y cierra tus ojos.
  • Respira profundamente dos o tres veces para soltar tensiones y para soltar lo que sea que estuvieras haciendo o vayas a hacer.
  • Hazte consciente de tu cuerpo y déjalo ir. Deja que repose y se relaje.
  • Puedes imaginarte a ti misma, a ti mismo, como un niño de unos 5 años. Visualiza la niña o niño que fuiste.
  • Siente cómo te sientes al visualizarte así, qué percibes en ese niño o niña.
  • Sonríele amablemente con complicidad y hazte consciente de cómo este gesto le sienta a tu cuerpo.
  • Ahora puedes visualizar a tu madre tal y como es ahora o tal y como la recuerdas.
  • Date cuenta de las sensaciones presentes al visualizarla y de cuál es tu percepción y tus emociones sobre ella.
  • Imagínatela como una niña de unos 5 años y date cuenta de lo que ocurre en tu cuerpo al visualizarla de niña.
  • Regálale también una sonrisa y déjate sentir el efecto de ello.
  • Ahora visualiza a tu padre como es ahora, como era las últimas veces que lo viste, o como te lo imaginas.
  • Observa tu cuerpo y tu reacción sensorial a esa imagen, dándote cuenta de la percepción que tienes de tu padre ahora mismo.
  • Ahora puedes imaginártelo como un niño pequeño. Siente cómo es en tu cuerpo imaginártelo así.
  • Prueba a sonreírle y siente el efecto de ello una vez más.
  • Puedes dejar ir las visualizaciones y conectar con una sensación de gratitud dentro de ti. Gratitud por tu experiencia presente, gratitud hacia tu madre y gratitud hacia tu padre.
  • Puedes empezar a moverte muy suavemente escuchando las necesidades de tu cuerpo. Cuando te apetezca, abre tus ojos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?