Huerto ecológico

Pepinos: cómo sembrarlos, cosecharlos y cuidar las plantas

Esta planta trepadera es muy generosa en el huerto, aunque conviene conocer ciertos cuidados y trucos para evitar plagas y asegurar una cosecha crujiente y sabrosa.

El pepino, refrescante e hidratante, es un emblema del verano en el huerto. La planta (Cucumis sativus), de origen asiático, es anual, y sus tallos trepadores y sus zarcillos le permiten aferrarse a otras plantas o a estructuras rígidas para alcanzar el sol. Tiene las hojas palmadas y pubescentes, lo cual hace rugosas al tacto. Las raíces son superficiales y potentes, pues han de ser capaces de explorar y absorber todo el agua y nutrientes necesarios para su desarrollo.

Una peculiaridad del pepino es que es una planta «monoica», es decir, tiene flores masculinas y femeninas separadas, pero en la misma planta. Diferenciarlas te será sencillo: primero asoman los grupos de las flores masculinas, pequeñas y tubulares. Más tarde, las femeninas en solitario, con el ovario voluminoso y alargado.

Ambas son amarillas y más pequeñas que las de los calabacines. Para que ocurra la mágica formación de los frutos, será necesaria la intervención de insectos polinizadores que transporten el polen de una flor masculina a una femenina.

Artículo relacionado

Cómo sembrar pepinos

En primavera y a cielo abierto, haz hoyos cada 0,5 m y siembra 3 o 4 semillas a unos 2 cm de profundidad. Germinarán en aproximadamente siete días. Selecciona uno o dos planteles por hoyo y descarta los restantes.

Si quieres adelantar la cosecha, siembra a resguardo del frío en macetas pequeñas y, cuando no haya peligro de heladas, trasplanta en los bancales sumando un puñado de compost en torno a las raíces.

Coloca un tutorado de cañas o madera. A medida que las plantas crezcan, se aferrarán a él con los zarcillos. Si se van cortando los brotes se estimula la formación de ramas laterales y acelera la maduración de los frutos. Es un cultivo rústico, pero sensible a varias plagas y enfermedades como pulgones, moscas blancas, trips, arañuela roja, en especial, oídio.

Cosecha del pepino

Cuando los frutos alcancen la longitud y el grosor adecuado, coséchalos escalonadamente. Esto sucede a los 2 o 3 meses de la siembra. Hazlo por la mañana, antes de que amarilleen. Así la pulpa será compacta y crocante.

El pepino contiene cucurbitacinas, responsables de su sabor amargo y dificultosa digestión. Estos compuestos se encuentran debajo de la cáscara y en el extremo del tallo. La planta los desarrolla para defenderse de los herbívoros que, de lo contrario, se la comerían.

Cómo eliminar el amargor al prepararlo

Cuando comes el pepino con la cáscara, las cucurbitacinas, de sabor amargo y responsables de la producción de gases digestivos. Al mismo tiempo, cuando masticas la pulpa, se liberan ácidos grasos de las membranas que, al descomponerse, desprenden sustancias volátiles. Estas son arrastradas después por los gases formados por las cucurbitacinas hasta la boca, lo que hace que notes ese peculiar aroma a pepino un tiempo después de haberlo comido. Es decir, que «repita».

Una forma de eliminar parte de estos compuestos es cortar los extremos del pepino o pelarlo y sumergirlo en una solución de vinagre o de jugo limón.

Artículo relacionado

Cuidados básicos del pepino en el huerto

  • Suelo: Profundo y rico en materia orgánica y nutrientes. Un acolchado de paja lo refresca y protege.
  • Luz: Piden sol y temperaturas de 20º C a 32º C. La orientación sur es la ideal.
  • Riego: Periódico y abundante. El gota a gota no moja las hojas y previene los hongos.
  • Asociaciones: La albahaca, el eneldo y flores como zinnias o cosmos atraerán a los polinizadores.

Cómo tratar el oídio del pepino

Este hongo suele atacar a la planta si está en un sitio sombrío, la humedad relativa es alta o si la abundancia de hojas acentúa estas condiciones.

Se reconoce bien, ya que se forma un vello blanquecino sobre hojas u otras partes de la planta.

Para tratarlo, elimina las hojas afectadas y mejora la aireación con podas selectivas.

Otras tareas en el huerto de agosto

Sembrar y plantar

  • Rúcula: Siembra en hilera en bancales o en macetas, así te resultará más fácil reconocer y eliminar las plantas adventicias. Cosecharás a los 30-40 días.
  • Zanahoria: Siembra en hilera tramos de 0,5 m cada 15 días para escalonar la cosecha; si lo haces a voleo, aclara dejando 5 cm entre plantas. Germina despacio.

Cosechar

  • Judía tierna: Coséchala con tijera a los 2 meses de la siembra cuando las vainas estén verdes y el grano poco marcado. Evita tirones para no dañar la planta.
  • Melón: La cosecha se realiza a los 90-100 días luego de la siembra. Separa el melón de la planta con tijera, dejando unos 3 cm del pedúnculo con el fruto.

Otros trabajos de mantenimiento

  • Suelo: Es momento de reponer los acolchados en el suelo, así como de revisar los filtros y programadores de riego, para asegurarte de que funcionan bien.
  • Plantas: Comienza a sembrar en semillero los cultivos de otoño-invierno. Trasplanta también las últimas tomateras hechas a partir de brotes axilares.

Artículo relacionado

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?