Reducir barriga estirándote de pies a cabeza

Este intenso estiramiento de todo el cuerpo, uno de los ejercicios japoneses para el abdomen del método Fukutsudzi, fortalece el vientre mejorando nuestra postura.

Estiramiento para reducir barriga

Para reducir barriga solemos pensar en el ejercicio aeróbico y en los ejercicios abdominales. Sin embargo, si tenemos poco tiempo para hacer un mínimo trabajo corporal que sea equilibrado y efectivo, que nos ayude a mejorar la postura y a su vez tonifique, este estiramiento es ideal.

Es un estiramiento de todo el cuerpo, pues implica al cuerpo de punta a punta, desde los pies a la cabeza. Su objetivo principal es mejorar la postura corporal y la movilidad de toda la columna, pero su consecuencia natural es que ayuda a aplanar el vientre.

¿Un estiramiento para reducir barriga?

Este estiramiento pertenece al método Fukutsudzi y se puso de moda porque algún influencer anunció que reducía la grasa abdominal. ¿Es eso posible?

Desde luego, el fin del ejercicio no es el de reducir barriga, y no existen estiramientos que permitan consumir la suficiente energía como para que la pérdida de grasa en el abdomen sea perceptible, pero practicado a diario sí incide en la postura corporal y, sobre todo, en cómo nos mantenemos de pie. Y eso se refleja en el vientre.

Una columna flexible y estable no comprime la caja torácica e invita a enderezarse sin esfuerzo por sostén; sin embargo, sin un buen sostén, el abdomen se comprime y parece que tengamos grasa acumulada en ese lugar. Tenemos sensación de que vamos como caídos hacia abajo.

La clave es la mejora en la postura, pero como la postura es algo que cambia y nos vamos adaptando a ella, lo importante es ser constante. El ejercicio no tiene efectos inmediatos, pero sí constatables a la larga.

Beneficios de estirarse de pies a cabeza

Los beneficios de este estiramiento de cuerpo completo son varios:

  • Se gana movilidad en la columna, la caja torácica y el músculo diafragma.
  • Mejora el movimiento de las articulaciones de los hombros.
  • Mejora la posición en horizontal de la pelvis.
  • ​Reduce la sensación de barriga, pues esta, al no estar comprimida, no sale hacia fuera, sino que queda más aplanada.

Ejercicio paso a paso

El ejercicio consiste en acostarse boca arriba sobre una colchoneta con una toalla enrollada de unos 10 cm de diámetro bajo las lumbares, justo encima del sacro, en la zona del ombligo, estirando brazos y piernas al mismo tiempo. Es un estiramiento completo de todo el cuerpo, más intenso de lo que parece a simple vista.

No es sencillo, así que empieza suave, sin forzar, y ve avanzando según te vayas sintiendo cómoda.

Estiramiento para reducir barriga

Estiramiento para reducir barriga

  1. Túmbate boca arriba y colócate una toalla enrollada (de unos 10 cm de diámetro) por debajo de las lumbares, por encima del sacro, a la altura del ombligo.
  2. Estira las piernas, separándolas lo ancho de las caderas, y luego los pies, en lo que se conoce como "flexión plantar", llevándolos también ligeramente hacia dentro de modo que se junten, hasta tocarse, los dedos gordos. En esta posición, los talones se separan y dejan aproximadamente unos 20 cm entre ellos.
  3. Estira los brazos llevándolos hacia atrás por encima de la cabeza, también ligeramente separados y con las palmas mirando hacia el suelo. En este caso son los meñiques los que se tocan.
  4. Llega hasta donde puedas. Si no eres capaz de llegar al final con las manos, llega tan lejos como te sea posible, sin forzar. Poco a poco irás mejorando. Simplemente asegúrate de que en ese momento los pulgares de los pies sigan tocándose.
  5. Mantén la postura unos 5 minutos, separando y juntando los dedos de los pies, al ritmo de la respiración. Respira por la nariz, con calma, sintiendo el estiramiento y evitando las prisas. No muevas las manos. Cada vez que espires y haya salido el aire, intenta realizar una pequeña pausa, como si te rindieras.
  6. Cuando quieras terminar el ejercicio, hazlo con mucha suavidad y sin movimientos bruscos. Puedes hacer micromovimientos deshaciendo la postura, cambiar de posición y repetir dos veces más, como si fuera una serie. No olvides descansar entre medio.
  7. Cuando te vayas a levantar, hazlo de lado. Pasa del suelo a sentarte y, por último, te pones de pie. Puedes dar unos pasos antes de proseguir con alguna otra actividad, para observar los cambios y cómo te sientes.

Si no aguantas la sensación de estiramiento extremo, llega hasta donde puedas o empieza con sesiones de uno o dos minutos, y con el tiempo ve alargándolas poco a poco hasta llegar a los cinco minutos. Después de que acabe cada sesión, no te saltes el último paso: observa siempre los cambios y cómo te sientes.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?