Aceites esenciales

6 beneficios del aceite de orégano

Tiene muchas propiedades terapéuticas y es un gran aliado de las salud natural si se usa con precaución por su extremada potencia

Rosa Guerrero
Rosa Guerrero

Naturópata

Los estudios científicos sobre el orégano atribuyen grandes propiedades terapéuticas al aceite esencial de esta planta aromática. Puede ser de gran ayuda tenerlo en el botiquín de casa como remedio eficaz y curativo. Eso sí, debe usarse con mucha prudencia pues es muy potente.

Elimina bacterias, hongos, parásitos y virus con tan sólo unas pocas gotas. Además, no ocasiona efectos secundarios ni potencia mutaciones que dan lugar a cepas patológicas resistentes, como ocurre con los antibióticos farmacológicos.

Propiedades del aceite de orégano

El aceite de orégano es uno de los más potentes y efectivos antisépticos naturales.

El principio activo que le confiere estas propiedades es el carvacrol, un fenol que se encuentra en la planta en concentraciones que oscilan del 30 al 87 por ciento.

Un alto porcentaje de carvacol obtenido por destilación no implica mayor efectividad terapéutica, pues ésta procede de la delicada sinergia creada por la naturaleza y en la que intervienen otros componentes del orégano.

El carvacol puro es la mitad de efectivo que el aceite de orégano natural no adulterado.

¿Para qué sirve el aceite de orégano?

Fungicida, antibiótico, antioxidante y estimulante del sistema inmunitario, el aceite de orégano es un poderoso aliado en el botiquín con cualquiera de estos usos.

1. Antibiótico

El carvacrol, principio activo más potente del aceite esencial, es eficaz contra la peligrosa bacteria resistente a la meticilina (conocida como MRSA).

Además estimula el sistema inmunológico, por lo que es ideal para superar resfriados, gripes y herpes.

2. Verrugas, heridas e infecciones de la piel

Un simple baño de pies es eficaz para tratar la infección con el común hongo pie de atleta (Tinea pedis), según una investigación de la Universidad de Tokio (Japón).

Su aplicación local permite también eliminar las verrugas y previene la aparición de ampollas. Ya que además resulta anestésico, acelera la curación de las heridas.

3. Mata la cándida

En tubo de ensayo, el aceite de orégano fue capaz de eliminar el hongo Candida glabata, resistente al tratamiento con fluconazol, según una investigación realizada en la Universidad Federal de Santa Maria (Brasil).

Artículo relacionado

remedios caseros candidiasis

Cómo reconocer, prevenir y curar la candidiasis

4. Anticáncer

El carvacrol es un antioxidante con efecto anticancerígeno, sobre todo ante el cáncer de colon. En la Universidad Harbin (China) se estudia incluso su uso como agente terapéutico.

5. Alivia el dolor y la inflamación

Varios estudios han probado la capacidad del aceite de orégano para reducir el dolor de golpes, esguinces, tendinitis y artritis. También posee efecto antiinflamatorio: está especialmente indicado para la inflamación de las encías.

6. Mejora el ánimo

El orégano aumenta la actividad de la dopamina y la serotonina. Ambos neurotransmisores están relacionados con el estado de ánimo positivo. Su deficiencia es causa de depresión.

¿Cómo usarlo? Dosis y aplicaciones

El aceite de orégano se comercializa mezclado con aceite extra virgen de oliva en la cantidad de 40% de orégano y 60% de aceite de oliva.

Esta combinación es necesaria, ya que el aceite de orégano es demasiado fuerte para consumir oralmente y puede causar quemaduras en la piel si se aplica tópicamente.

La dosis varía en función de la patología.

  • De 1 a 3 gotas, tres veces al día, es suficiente para prevenir infecciones, mantenerse libre de parásitos y preservar un buen estado de salud.
  • A la primera señal de un ataque viral se tomarán inmediatamente de 3 a 6 gotas cada hora durante 10 horas y luego se bajará a la dosis de mantenimiento.
  • En caso de herpes, además de tomar el aceite de orégano, es recomendable aplicarlo directamente sobre el lugar del brote dos o tres veces al día.
  • Las verrugas serán tratadas con un trozo de algodón empapado, que deberá dejarse pegado a la verruga el mayor tiempo posible sujetándolo con un esparadrapo.

Precauciones y contraindicaciones

Es importante saber que al eliminar cualquier elemento patógeno del organismo aumentan las toxinas en el torrente sanguíneo, las cuales provocan sensación de fatiga, irritaciones de la piel, etc. Es señal de que el cuerpo se está detoxificando.

Si los síntomas mencionados son muy molestos, es conveniente reducir el consumo de aceite de orégano, beber agua y, una vez hayan desaparecido, volver a aumentar la dosis. Beber de 8 a 12 vasos de agua mineral al día ayuda a eliminarlas más rápidamente.

En cuanto a su aplicación local, las personas de piel sensible es mejor que diluyan una gota de aceite de orégano, aunque éste ya venga previamente diluido, con 3 a 5 gotas de aceite de chía, almendra u oliva para rebajar aún más su posible efecto irritativo.

Se evitará siempre el contacto con ojos y membranas mucosas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?