Propiedades concentradas

Hierbas aromáticas: 6 joyas de la cocina mediterránea

Aportan sabor, nutrientes y miles de compuestos con efectos digestivos, antioxidantes y antibióticos. Utilízalas siempre que puedas en tus platos.

Perejil, gran fuente de vitamina C

1 / 6

Perejil, gran fuente de vitamina C

Una de las muchas diferencias entre un mercado y un supermercado es que en el primero todavía te regalan el perejil.

Y no porque tenga poco valor nutricional: es uno de los alimentos más ricos en vitamina C que existen. Bastan 50 gramos para obtener todo el ácido ascórbico que se necesita al día.

Prueba la ensalada tabulé con perejil, bulgur y tomate.

Orégano, el antibiótico más natural

2 / 6

Orégano, el antibiótico más natural

Es una de esas aromáticas que da gusto cosechar en la montaña: en primavera las hojas y en agosto las flores.

El timol del aceite esencial lo hace digestivo y eficaz contra las flatulencias, mientras que el ácido ursólico explica el efecto beneficioso sobre el hígado.

Es un gran antiséptico, por eso está indicado para prevenir las infecciones respiratorias y digestivas. También favorece la buena circulación sanguínea y previene dolores menstruales.

Menta, frescor digestivo y calmante

3 / 6

Menta, frescor digestivo y calmante

En medicina natural, la menta se usa para aliviar el síndrome de intestino irritable y las náuseas. Y según el ayurveda, promueve la claridad y el equilibrio emocional.

Nutricionalmente destaca por su aporte de cobre, manganeso y vitamina C. Combínala con legumbres para mejorar su digestión.

Poleo, hierbabuena y menta piperita tienen propiedades similares a la menta.

Albahaca, puro sabor del Mediterráneo

4 / 6

Albahaca, puro sabor del Mediterráneo

El intenso aroma de la albahaca se debe a su riqueza en aceite esencial que, además de sabor, posee efectos digestivos, tranquilizantes, antibióticos y antiinflamatorios.

Hay que tener cuidado en el embarazo: el estregol del aceite esencial puede provocar contracciones. Es mejor evitar la albahaca durante el embarazo y la lactancia.

Romero, nuestro ginseng de cada día

5 / 6

Romero, nuestro ginseng de cada día

Por sus propiedades adaptógenas –ayuda a superar las situaciones de estrés– se le conoce como el ginseng mediterráneo. Además es digestivo, antioxidante y antibiótico.

Deja una ramita de romero seco en una botella de aceite de oliva virgen extra para usarlo cada día. Se conserva mejor y es más saludable.

Cilantro, aroma cítrico y fascinante

6 / 6

Cilantro, aroma cítrico y fascinante

Del cilantro se aprovecha todo: las hojas, los frutos o semillas (más cítricas) y las raíces (de sabor intenso).

En Asia es ingrediente básico de mezclas de especias como la garam masala; en Europa se usa en las verduras fermentadas (pickles) o en el delicioso mojo verde canario.

Las hojas de cilantro se toman frescas, bien picadas, y se añaden al final de las preparaciones. Las semillas se tuestan y se trituran para que liberen todos los aromas.

Plantas aromáticas, no pueden faltar en tu cocina

Las hierbas aromáticas, junto a las especias, son ingredientes esenciales en los fogones.

Aportan sabor y aroma a los platos. Añadir una pequeña cantidad de menta impregna un extra de frescor a la ensalada. O preparar las legumbres con una ramita de romero, les dará un toque especial.

Pero no solo son importantes por su aroma y sabor, sino que poseen múltiples propiedades beneficiosas para la salud y de forma condensada. Son campeonas en micronutrientes, minerales y vitaminas.

Las hierbas aromáticas se consumen tanto frescas como desecadas.

Podemos cuidar una pequeña maceta con menta o albahaca en la cocina. Decorará y aromatizará el ambiente. Y siempre tendremos a mano un ingrediente para realzar nuestros platos con un alimento vivo.

La opción de usar las plantas aromáticas desecadas también tiene sus ventajas: sus propiedades son más concentradas y realzarán aún más el sabor de los alimentos.

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?