Paliure

Un buen regulador de la tensión arterial

Desde el litoral de Girona hasta Grecia y Turquía, en las costas del Mediterráneo y el mar Negro, crece este bello pariente del aladierno: el paliure (Paliurus spina-christi).

Se trata de un arbolito de apenas 2 o 3 metros de alto, denso, con las ramas cargadas de espinas, hojas alternas, ovales, de color verde claro, satinadas, y flores amarillas, de cuatro pétalos, reunidas en cimas terminales.

El aspecto más llamativo de la planta es tal vez el fruto, una cápsula hemisférica de color paja con un centro abultado que le da un curioso aspecto de sombrero de alas. Son estos frutos, con sus semillas, la parte usada medicinalmente.

El paliure suele formar bosquetes o pequeñas barreras de vegetación, a veces casi impenetrables, entre campos y prados abiertos, junto con zarzas, endrinos y ligustros.

En otros puntos del país se usa en jardinería y para formar cercados vegetales en los campos.

Aunque no se ha estudiado mucho su potencial medicinal, forma parte del uso popular y, como se cuenta en el Dioscórides renovado, el botánico y cirujano del siglo XVIII José Quer decía: «el fruto de la espina santa –como también se conoce– es un admirable diurético, muy propio para despedir las arenillas de los riñones y la vejiga, si se usa por largo tiempo el cocimiento hecho de los frutos machacados».

Propiedades medicinales

  • El paliure se sigue considerando hoy en día un buen diurético, urolitiásico, hipotensor y depurativo. En España se encuentra sobre todo en herbolarios de Catalunya, donde lo indican para tratar piedras del riñón que no han crecido demasiado.
  •  
  • Como diurético es útil asimismo en la retención de líquidos y la dificultad para orinar. Pero sobre todo se suele incluir en fórmulas herbarias para bajar o cuanto menos controlar la tensión sanguínea.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Tisana para regular la tensión: A fin de regular la hipertensión, en herboristería se recomienda una fórmula diurética muy ajustada que combina los frutos del paliure con espino blanco, hojas de olivo, pasiflora y melisa, a partes iguales.
  • Cómo prepararla: Se emplea una cucharada de esta mezcla por cada vaso de agua, se hierve durante apenas 2 minutos, se deja reposar otros 10 y se puede tomar una taza hasta tres veces a lo largo del día.
  •  
  • Tisana para tratar pequeñas piedras en el riñón: En este caso el paliure  se puede combinar con abedul, brecina, barbas de maíz y cola de caballo, además de anís estrellado para mejorar el sabor.
  • Cómo prepararla: Se hierven dos cucharadas soperas de la mezcla por un cuarto de litro 2 o 3 minutos, se deja reposar 10 más y se toman un par de tazas al día, tras las comidas.
  •  
  • Infusión para bajar el colesterol LDL: Se usa asociándolo a uno de los mejores recursos herbarios para este fin, la alcachofera, junto con boldo, alfalfa y menta.
  • Cómo prepararla: Se hierve una cucharada sopera por taza de agua durante  2 minutos, se deja reposar 8, se cuela y se toma dos o tres veces al día, preferiblemente en ayunas.
  •  

Precauciones

Para evitar descompensaciones tensionales, quienes se medican por hipertensión o cardiopatía deben consultar antes con su médico.

Presentación

Como frutos desecados para infusión, en extracto líquido y en tintura.

 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017